Luis María Martínez: “Los problemas sociales, casi todos, tienen una crítica vigencia”

En esta entrevista,el poeta y ensayista nacional habla de su vida y obra.

¿Dónde vives?

Vivo en una población aledaña a la capital del Paraguay: Lambaré.

La estimo por ser una población pequeña donde puede disfrutarse de las cosas simples de la vida, sin las interferencias que tienen las ciudades populosas, donde se opera una enorme pérdida de tiempo sin provecho alguno.

¿Cómo es posible encontrarlo para hablar sobre la literatura o hasta invitarlo para actividades culturales?

Basta ponerse en contacto con los medios fáciles de comunicación: teléfono, alguna nota, o personalmente en sitios de fácil acceso. Siempre estoy disponible para actividades culturales, toda vez que no coincida con obligaciones ya contraídas o por algún impedimento de horario cotidiano. Bien se sabe que finalmente el escritor resulta ser un hombre público, cuya opinión, vida y obras escritas trascienden más allá de lo meramente personal.

Háblanos un poco de tu trayectoria profesional como escritor. ¿Qué libros ha escrito y publicado?

Mi trayectoria como escritor tiene una duración que supera 50 años. He escrito una cantidad apreciable de poemarios, más de una veintena, expresando mis experiencias personales y en muchos aspectos relacionados con la vida histórica del país. Además, varios ensayos sobre la obra y vida de poetas prácticamente ignorados del país, por lo que le adjudiqué el título adecuado: «El Trino Soterrado». Y otros del itinerario político y social del Paraguay: «Cuaderno de Notas» (2 tomos), «Periodista Inoportuno», «Hérib Campos Cervera» (padre) y otro, de la difusión e influencia en América de José Martí. Se halla un volumen en preparación: una serie de notas sobre escritores paraguayos y extranjeros y apuntes de aspectos literarios varios.

¿Cuáles son los autores que le han marcado o que le encanta leer sus obras?

En mi adolescencia dos escritores son lo que marcaron mi vida: Jack London, un escritor norteamericano, que relató sus experiencias marineras de gran riqueza, la vida de aventuras en Alaska, tomó literariamente como personajes de novelas a perros, cosa que no se había hecho nunca; profetizó sobre la posible hecatombe de la humanidad en la «Peste Escarlata» y adelantó la aparición fatídica del fascismo, con su represiva brutalidad y su inhumana alienación, con «El talón de hierro»

Luego, el escritor ruso Máximo Gorki, escritor parecido a London, pues relató la vida de los vagabundos, y descubrió la enorme riqueza vital que subyace en los acontecimientos simples de tantos seres humanos.

En poesía, a los poetas españoles de la generación de 1927. Me incliné posteriormente y en gran medida hacia el estilo poético de Miguel Hernández, quien fue el vocero más connotado, enérgico y personal de la Revolución Española de 1936-39, la primera experiencia fascista en Europa.

¿Cuáles son los diez libros que debemos leer para conocer mejor el Paraguay?

Creo que las obras completas de Rafael Barret, entre las cuales se hallan el «Dolor Paraguayo», «Lo que son los Yerbales», «Modalidades Actuales», «Mirando Vivir», «Migraciones» de Eligio Ayala, «Infortunio del Paraguay» de Hérib Campos Cervera, «El Dr, Francia visto y oido por sus contemporáneos» de José Antonio Vázquez, «Yo el Supremo» de Augusto Roa Bastos, «Antología Poética» de Elvio Romero, «Obras Teatrales» de Julio Correa, «Historia de la Cultura Paraguaya» de Carlos R. Centurión.

Casi en todas sus obras se nota la perspectiva social del Paraguay ¿Qué representa para Ud. hoy el tema social en su país?

Estimo que el tema social es tan vigente y fundamental como desde hace mucho tiempo. Los problemas sociales, casi todos, tienen una crítica vigencia: la salud, la educación, la vida política poco justa y libre, las desigualdades económicas y sociales, la escasa evolución del itinerario histórico del país y un enorme montón de cosas más.

¿Hasta que punto puede la literatura contribuir en la cooperación al desarrollo en el país?

Creo que la literatura debe animar a amar la belleza, además a fortalecer el sentido crítico de la gente, en el examen de la experiencia histórica del país. Mostrar lo que anhelamos y lo que necesitamos con la máxima urgencia: superar esa especie de parálisis histórica en la que aún permanece el país y hacer progresar al país en todos los sentidos.

¿Qué sentido tiene la escritura en su vida?

La escritura permite en primer término expresar los propios sentimientos y pensamientos, relacionados con la experiencia personal, que siempre es única. Luego, el afán de contribuir a despertar el sentido crítico de la gente, que amen de la belleza y que den una orientación provechosa a la vida.

¿Cómo la vida de un escritor puede hacerse más presente en el Paraguay?

Pudiendo tener acceso a los medios de comunicación: diarios, radios, televisión. Nada casi de eso existe en nuestro medio. Tener facilidad para publicar libros, cosa que no es tan fácil, puesto que FONDEC (Fondo Nacional de la Cultura y las Artes) debe atender una numerosa especialidad de la cultura y las artes: teatro, danza, artes plásticas, músicos y sus recursos deben ser distribuidos entre todos ellos. Urge la creación de un Instituto del Libro, que se concentre en la edición y distribución de los libros. Al escritor siempre le es difícil manejarse con recursos propios y dedicarse a otras actividades no intelectuales.

Consejos para los jóvenes escritores…

Que lean buenos libros, los escritos de la mejor literatura nacional y mundial, que enriquezcan sus conocimientos con otras ramas de la ciencias y de las artes. Que no inviertan su tiempo en entretenimientos pueriles, en futilezas que se hallan a montones en la vida diaria, en actos de todo tipo, en fantasías inútiles que ofrece en consumismo, que operan continuamente empobreciendo en realidad la racionalidad de la vida…

¿Qué es lo que le hace reír?

Lo notable y paradójico que yace en las situaciones simples, que de pronto sale a la luz, que genera sorpresa.

¿Qué es lo que le hace llorar?

El dolor ajeno y las injusticias. Y las soluciones difíciles para corregir tales situaciones.

¿Cuáles son sus sueños?

Que el pueblo pueda disfrutar de sus derechos fundamentales: salud, educación, medios económicos para vivir bien. Que la cultura cumpla su rol de comunicación, belleza y virtudes críticas. Que los escritores tengan mayores facilidades para dar a conocer sus escritos. Que todo el país funcione y progrese. Que reine tanto la justicia como los derechos proclamados por las Naciones Unidas.

¿Conoces otros países? ¿Brasil por ejemplo?

Conozco varios países del continente nuestro: Argentina, Uruguay, México, Colombia y numerosos países europeos. Del Brasil conozco Río de Janeiro, San Pablo, Curitiba, Cascabel, algo de Recife, Foz… Un país maravilloso, con un pueblo muy dinámico y comunicativo, con hombres y mujeres bellos y originales. He leído innumerables obras de su literatura, que se destaca por su vigor y fortaleza, y libros de otros géneros, estampas del país, como por ejemplo, de Stefan Zweig y la Revista de Cultura Brasileña editada por la Embajada del Brasil en Madrid, que la recibía hace varios años, aunque ya no en los últimos tiempos.

¿Dónde es posible comprar sus libros?

En algunas librerías de Asunción, aunque las mismas adolecen de un mal inveterado: no se preocupan en renovar su existencia de libros y el mal principal es la escasa distribución en todo el país.

El que posee el mayor número de mis libros es la Editorial Arandurá – un término guaraní que equivale a sabiduría o conocimiento – cuyo correo electrónico es : arandura@hotmail.com y su página web es:  www.arandura.pyglobal.com

¿Le gustaría dar un mensaje al pueblo brasileño?

Que siga con su afán de mejoramiento económico y social para el pueblo. Que siga con su contribución al fortalecimiento del Continente. Que trate de afianzar su comunicación con los demás pueblos del Continente. Que distribuya en mayor medida la literatura del país.

Que afiance su marcha hacia el futuro. Que siga vigorizando su alegría risueña y original. Que no decline en su talento nacional y universal. Que sea el Brasil de siempre, de vuelo real e inusitado.

 

Comentarios

Publicá tu comentario