Lugo llamó a la unidad para las municipales

“En apenas dos años del nuevo gobierno el rostro del país cambió y hay mucho que festejar”,  dijo Fernando Lugo despertando los aplausos de una multitud de alrededor de 30 mil personas que ayer se congregó en las históricas plazas del Congreso en Asunción. Celebrando aquella victoria electoral del 20 de abril de 2008, que inauguró el difícil proceso de cambios que se vive en el país, el presidente insistió en la necesidad de consolidar la unidad de la alianza electoral entre el Partido Liberal y los partidos de izquierda nucleados en el Frente Guasu para consolidar, con una victoria electoral en las municipales de noviembre próximo, el rumbo del gobierno. “Ojalá la memoria de los ganadores siga fresca, viva y palpitante. Ojalá sepamos abrir la puerta de los municipios con la mejor herramienta”, indicó.

“En el 2013 para que el proceso no se interrumpa solamente les quiero ver unidos. Este pueblo heroico no va a entregar sus conquistas, no daremos marcha atrás, ya no volveremos a los cuartelazos ni a los golpes ni interrupción de proceso», agregó

Destacó  los logros de su gobierno, principalmente haber abierto el camino para hacer efectivas las reivindicaciones paraguayas en Itaipú, donde Brasil se comprometió a pagar 350 millones de dólares más por el uso de la energía que Paraguay está obligado a venderle a precio de costo por el leonino tratado que firmaran los dictadores Alfredo Stroessner y Emilio Garrastazu Medici en 1973.

Pasó luego a señalar la gratuidad de los servicios de salud, histórica decisión que desató un número récord de consultas en los servicios. Al crecer la demanda, quedó al desnudo la escasa capacidad presupuestaria del estado para hacer efectiva la gratuidad porque siguen faltando médicos y suministros en los hospitales y puestos de salud.

Lugo dijo que la economía del país es  “saludable a pesar de la peor crisis financiera de la historia”, aunque los indicadores dan cuenta de un proceso que marcha hacia la recesión.

Apuntó como logro la ampliación de la asistencia para familias carenciadas y expuso : “Quién iba a pensar en el fin de la corrupción escandalosa en las oficinas públicas”.

El discurso fue muy criticado por  sus opositores y por la prensa empresarial que coincidió en apuntar  “la falta de autocrítica” y calificar como “autoelogioso” el discurso del presidente.

Se apuntó también el hecho de que faltara el dirigente Camilo Soares durante el acto en el que participaron los adherentes del Partido Liberal y del Frente Guazú.

Soares, titular de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), organismo de asistencia a sectores carenciados, pidió permiso para afrontar una imputación que se le hiciera por una presunta sobrefacturación en la compra de “coquitos”,  unos panificados populares .

Los opositores y la prensa empresarial cargaron sobre Soares como “ejemplo” de la corrupción gubernamental, aunque todavía no existe condena sobre el funcionario, en una campaña donde tuvo poco espacio en los medios para defender su postura.  Así se defendió el acusado: “Muchos no apuntan a Camilo, el objetivo es el presidente Lugo, esto es claro para mí. Pero a pesar de los pesares vamos a seguir adelante. Yo soy un soldado de la causa del socialismo”, dijo el funcionario con permiso.

Lugo tuvo párrafos de respuesta durante el discurso. Dijo que su gobierno “no roba” y alentó al pueblo a que no se deje amilanar por este tipo de campañas. “Que no nos corran con la vaina del “chaque” (cuidado en guaraní)”, dijo.

Para el pueblo

“Por más esfuerzos que hagan los libretistas de la discordia que querrían vernos enfrentados con los medios, con los empresarios, con el Parlamento, con nuestros opositores, no lo lograrán, porque este es un gobierno que ha llegado para unir a la gente y no para dispersarla”, apuntó el presidente.

Recordó entonces la serie de desacuerdos políticos a la interna de su alianza electoral e incluso los acalorados contrapuntos que se mantiene con los opositores del Partido Colorado y Patria Querida.

Lugo dijo que en su consideración  “todos están en un pie de igualdad”  cuestión que dijo quedó expuesta en su relación con los trabajadores del estado  “nuestros compañeros de trabajo, son del Partido Colorado y nadie les ha molestado”.

Lugo insistió en la necesidad de que la gente participe  “porque somos un gobierno de y para las grandes mayorías; un gobierno que nace del pueblo, se asienta en el pueblo, gobierna con el pueblo y rendirá cuentas al pueblo en su momento”.

Después hubo música y una celebración moderada.  La necesidad de iniciar la Reforma Agraria y de reactivar la economía son elementos que no pasan desapercibidos en la mayoría que llevó este gobierno al poder, campesinos pobres y sin tierra y trabajadores pobres de los conurbanos de las grandes ciudades.

 

Comentarios

Publicá tu comentario