Lugo, el cambio, la palabra, los hechos

Para nosotros y para el mundo, la victoria de Lugo y su asunción, significa el comienzo de cambios importantes para esta región de Latinoamérica.

El 14 de agosto, frente a unas 15.000 personas, nuestro nuevo Presidente saludaba a la gran fiesta popular reivindicando el único periodo independiente que vivió nuestra República, el de Francia y los López. Nos recordaba que el cambio será profundamente cultural, de la mano de Rafael Barret, Roa Bastos y Elvio Romero. En ese mismo acto habló el vice-presidente cubano Ventura Machado, se cantó el himno de la Internacional socialista y se consagró a Lugo mburuvicha, mediante una emotiva ceremonia indígena.

Toda esta carga simbólica-cultural tiene un alto contenido patriótico y liberador. Los medios masivos de comunicación están utilizando estos elementos, las cercanías de Chávez y Correa más el apoyo del campo popular, para caracterizar al gobierno como de izquierda, más que nada como método preventivo o amenaza por si se le ocurre, en realidad, cambiar las formas de distribución de riquezas en un sentido revolucionario.

Pero de que hay cambios, hay cambios. El desbloqueo del escenario político y la ruptura con la idea de omnipotencia del Partido Colorado son cambios importantes para romper con el continuismo stronista y empezar una verdadera transición democrática. Estamos seguros de que habrá muchos cambios más. El problema es el carácter de estos cambios. Y no es un problema menor, dada la diversidad e inclusive el choque de intereses entre los sectores que apoyaron el cambio. Ejemplo: algunos sectores que apoyan a Lugo quieren que se fortalezca el negocio sojero; otros plantean regularlo con mayores impuestos; mientras que un sector del campo popular plantea eliminar el monocultivo, la utilización de semillas transgénicas y los agrotóxicos para implementar un modelo que recupere el suelo, fomente la soberanía alimentaria y la producción de productos orgánicos que aporten al saneamiento del ecosistema y de los seres humanos.

Las posibilidades de materializar el emotivo discurso del 14 de agosto, se empiezan a nublar aún más con la composición del Parlamento y del Poder Judicial. Ambos tienen una predominancia conservadora que no es precisamente partidaria de los textos e ideales de Barret, Roa Bastos y Elvio Romero. El caso de las fiscalías es más dramático dada la innegable injerencia de los grupos mafiosos.

Ciertamente, el mismo Poder Ejecutivo, salvo el Ministerio de Relaciones Exteriores (que con Hamed y Lara, es la punta de lanza progresista de Lugo), está repartido de una manera bastante conservadora, si tenemos en cuenta que los principales Ministerios como Hacienda, Industria y Comercio, Agricultura y Ganadería, Justicia y Trabajo, Obras Públicas y Comunicaciones, están ocupados por referentes que defienden el libre mercado, el latifundio y la flexibilización laboral. De modo que podemos rematar diciendo que el gobierno, así como está organizado al empezar su mandato, será favorable a la acumulación de riquezas de los empresarios y terratenientes, aunque con una mayor asistencia hacia los sectores carenciados, dado los nombramientos de los ministerios y las secretarías sociales. En resumen, el diagnóstico de este gobierno, dada su situación y composición estructural, es favorable a la oligarquía modernizante, con un Presidente progresista que tiene apoyo popular.

Sin embargo, aunque el nuevo gobierno diste mucho de ser revolucionario, se dio un gran paso hacia la apertura política, hacia el desmantelamiento de un Estado que históricamente ha sido privado y hacia una instalación del debate ideológico y de la simbología de izquierda, que no debe ser desaprovechada por las organizaciones políticas que históricamente han derramado sangre luchando a favor de los explotados y excluidos, sin lograr la adhesión plena de estos a un proyecto histórico que libere sus capacidades en favor de sí mismos. El escenario está para ser usado. Tal vez Lugo necesite de medidas callejeras que justifiquen más coraje para los cambios necesarios.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.