“Los primeros cien días de Cartes se centrarán sobre los hechos vinculados al EPP”

Así manifestó el activista de Derechos Humanos del Servicio Paz y Justicia de Paraguay, Abel Irala. Esto posibilitará, que el gobierno pueda avanzar en medidas neoliberales, según el mismo.

Imagen referencia. Fuente Imagen: paraguay.com

Consultado sobre lo que representa el EPP para los movimientos sociales manifestó: “Estamos analizando esto desde diferentes perspectivas, como antecedente inmediato nosotros sabemos que hay un trabajo de inteligencia que se viene desarrollando en la zona con el asesoramiento de importantes grupos internacionales en materia de seguridad e inteligencia enmarcados en la lucha contra la insurgencia, llámese esto CIA, llámese Gaula, llámese Plan Colombia. Y entre los antecedentes más cercanos el trabajo que probablemente todavía este realizando el grupo de seguridad Mossad, el grupo israelí.”

Añadió: “Lo que sucedió el fin de semana, lo que está sucediendo en la zona norte, probablemente signifique que los 100 primeros días del gobierno de Cartes, se centre el debate y la atención pública sobre los hechos supuestamente vinculados al EPP. Este hecho sin duda conducirá a la mayor criminalización y profundización de la persecución de los movimientos sociales, por un lado. Pero por otro lado deja libre para que el gobierno pueda realizar una serie de reformas o medidas en cuanto a su plan de gobierno que no sean de interés público o que no cobre mayor fuerza en el debate en la opinión pública. Creemos que esto es uno de los elementos que traen estos últimos hechos que sucedieron.”

Al respecto de lo que se esconde detrás de la lucha contra el EPP, el activista de DD.HH. respondió: “Hay varias cosas, por un lado Paraguay se ha venido preparando para una lucha antiterrorista, la injerencia de los EE.UU. ha sido para preparar a las fuerzas armadas y a sus fuerzas represivas para esta lucha antiterrorista. Llamativamente, un elemento nuevo que surge ahora a partir de las declaraciones del ministro del interior, Francisco de Vargas, es que por primera vez un ministro del interior califica al EPP como un grupo terrorista, es decir da una luz verde para fortalecer los vínculos con los países que luchan contra el terrorismo, habilitar el uso de la ley antiterrorista y poner en marcha toda una maquinaria que se ha montado, desde el edificio del grupo táctico ubicado en Hugua Ñandu, montado y equipado por la embajada de los EE.UU., la entrada en acción de uno de los nuevos grupos de elite que tiene que ver con el COR (Comando de Operaciones Rurales) que también ha sido producto del trabajo en conjunto entre Paraguay y EE.UU.

Asimismo agrego: “Creo que esa zona de San Pedro, Concepción tiene dos cosas muy importantes, uno la gran riqueza en cuanto a biodiversidad (la riqueza de sus suelos, de sus bosques) y por otro lado, paralelamente a eso también tiene la mayor cantidad de asentamientos campesinos y de organizaciones campesinas que aún se resisten al modelo extractivista de la soja. Por un lado el deseo del capital de apropiarse ilimitadamente de esos recursos y que ve como oposición a los movimientos campesinos que se niegan a desplazarse de esta zona y allí entonces se implementa toda una maquinaria represiva que debe entrar a actuar bajo la escusa del terrorismo porque si no existiera tal grupo o tales acciones terroristas todo lo que se ha hecho fue en vano.”

Consultado sobre qué grupos se esconderían tras el EPP, expresó: “Creemos que más allá del EPP existen grupos irregulares en el Paraguay, algún grupo de mucho poder económico capaz de decidir por ejemplo sobre la vida de uno u otro campesino, el grupo que está cometiendo los asesinatos de tipo sicariato que han cobrado la vida de Lorenzo Areco, Toto Lezcano y Vidal Vega. Evidentemente son grupos económicos que actúan fuertemente al margen de la ley y deciden sobre la vida de los referentes campesinos. Estos grupos podrían estar ligados a la narcopolítica, a la narcoganadería, podrían estar ligados directamente a la mafia nacional e internacional. Y bien sabido también es la existencia de Capangas, guardias armados, o civiles armados en las propiedades de las grandes estancias de los grandes ganaderos cuidando sus latifundios y haciendo justicia por manos propias para defender los abigeatos, para defender sus vacunos, para defender sus maquinarias, para defender su inversión, para defender su capital privado. No es raro que un policía de civil se encuentre cuidando una estancia y las casetas policiales incluso, varias de ellas nos cuentan, de que están dentro de las propiedades de ciertos terratenientes, como el caso de Mary Llorens que tenía dentro de su propiedad una caseta militar.”

Referente al panorama que se vislumbra para los Derechos Humanos dijo: “Nosotros creemos que se viene un panorama bastante duro. Ya eso el gabinete de Cartes, el discurso mismo de asunción de Cartes, indican la ausencia en su discurso de los Derechos Humanos, de la Reforma Agraria, de la dignidad humana. Estas ausencias ya son un signo importante. En política los signos son hechos importantes. Creemos que la forma en que se va a reaccionar ante estas situaciones es nuevamente la militarización, y la militarización conlleva sí o sí mayor persecución hacia los movimientos sociales, que aparte de todas estas cosas que sabemos de ser imputados, de ser perseguidos, de romper lazos fundamentales en una comunidad, de estigmatizar la lucha campesina por sobre todo lo que consigue es paralizar las movilizaciones, paralizar las luchas por las reivindicaciones campesinas, lo que da pie a que el gobierno pueda avanzar y profundizar ciertas medidas neoliberales con la escusa perfecta de tener controlada una buena parte de la población supuestamente por acciones que se dan en la zona.”

Comentarios

Publicá tu comentario