Los pobres en Paraguay pagan más impuestos que en los Estados Unidos según economista

José Carlos Rodríguez afirma en un estudio que pensar que los empresarios pagan muchos impuestos es un error.

Paraguay tiene la menor carga de impuestos de la región, que en gran parte recae en los pobres.

En un reciente estudio denominado “Análisis del sistema tributario en el Paraguay y potencial de recaudación”, elaborado por el economista José Carlos Rodríguez, el mismo asevera que el mecanismo más poderoso para generar igualdad social serían los impuestos. Según el trabajo, el Paraguay tiene una Presión Impositiva (12,2% del PIB) menor que el promedio Latinoamericano (16%) y casi la mitad del Mercosur (23,6%). Sin embargo, esta baja imposición no tiene que ver con su calidad de país pobre, pues tiene un ingreso cercano a 4000 dólares per cápita año lo que es el equivalente de países como Bolivia, Honduras, Maruecos, Georgia y Armenia, donde hay una presión tributaria entre 14,7 y 21,8 del PIB. “Cómputos cuidadosos del FMI señalan que al país le correspondería una recaudación mayor”.
Los pobres pagan más impuestos que los ricos.
El problema no sería solo que Latinoamérica y Paraguay tributan poco, sino que también tributan en forma injusta. Los impuestos indirectos son los más altos, dichos tributos son regresivos, pues los que tributan pueden transferirlos al consumidor final, y con este sistema terminan los pobres pagando más que los ricos. Según el economista “América Latina paga un 9,6% de impuestos indirectos y Paraguay un 9,4%. ¡Pagamos proporcionalmente más impuestos indirectos que los Estados Unidos!, aunque algo menos que Europa”.
La diferencia estaría en los impuestos Directos y en la Seguridad Social, “lo que se cobra muy poco”. Así lo confirma el estudio, “la imposición directa que es la más justa, es la menor. Entre los países desarrollados, USA cobra 16,8% de impuestos directos, cifra cercana a Europa que cobra 16,4%. América Latina cobra 5,6% de impuestos directos y Paraguay cobra solo 2,1% del PIB en impuestos directos. Esa es la gran diferencia. A. Latina y Paraguay tienen mucho menos imposición directa que las demás zonas del mundo”.

Igualar para crecer.
Según Rodríguez, “históricamente, una causa de la fragilidad económica había sido la extrema desigualdad, que, constituye una situación extremadamente inequitativa y dificulta la cohesión social. Por ello, las sociedades de América Latinas tienen la mayor tasa de delincuencia del mundo”. Por ello según la CEPAL “no solo es necesario crecer para igualar, sino también al revés, es necesario igualar para crecer”.

Mentiras fiscales.
El estudio concluye que la equidad social no será la consecuencia natural de la acción del mercado y la inacción pública. Muchas mentiras referentes al sistema tributario están instalados, sentencia Rodríguez: “con el discurso y la práctica anti-fiscalistas, se propagan errores exorbitantes, que se defienden como grandes verdades. Por ejemplo, que el empresario en Paraguay paga mucho impuesto. Que el sector privado va a sustituir al Estado en la provisión de bienes públicos. Que lo que no se gasta en impuesto es lo que se invierte. Que la competitividad puede desarrollarse sin Estado que le provea de bienes básicos y haga inversiones públicas”.

Cultura evasora.
El economista afirma que existe una cultura evasora -o simple pereza fiscal— que busca justificar su accionar en la corrupción, de la que sin embargo es cómplice, “aquellos que pueden evadir impuestos y que lo hacen, acusan de corrupción a los funcionarios que ellos mismos sobornan. Luego argumentan que existe corrupción, para eludir las contribuciones”.

El estudio.
El trabajo de José Carlos Rodríguez fue presentado el pasado viernes 10 de junio en el marco de la campaña “Impuestos justos para inversión social” impulsada por la ONG Decidamos, campaña por la expresión ciudadana, y el Centro de Documentación y Estudios, en el mismo se realiza un análisis detallado sobre el sistema tributario de nuestro país, identificando las modalidades impositivas vigentes, la estructura del régimen fiscal, el destino de la inversión y sus consecuencias para la persistencia de la pobreza y la desigualdad, presentando además propuestas para alcanzar la justicia tributaria.
El estudio fue elaborado como parte del proyecto “Alianza ciudadana para la transparencia y el desarrollo – Paraguay” apoyado por Oxfam y cofinanciado por la Unión Europea.

Comentarios

1 Comentario

  • Avatar
    Axel Benitez
    4 octubre, 2015

    Lo positivo es que ahora los pobres se redujeron en un 50%, segun HC..

Publicá tu comentario