Los oscuros y enredados orígenes de Canal 9

Abdo Benítez llegó a ser uno de sus orientadores periodísticos. De la mano de los Saba a la del Fantasma González.

La historia del Sistema Nacional de Televisión (SNT)-Canal 9 TV Cerro Corá, sale, como muchas historias de este país, del vientre de 35 años de estronismo.

Stroessner, Paraguay, Canal 9

Uno de los tantos discursos oficiales de Strossner, ocasión en la que visitaba el país el dictador chileno Augusto Pinochet. Fuente: www.osvaldozayas.blogspot.com

Allá en los inicios de 1964, el doctor Carlos Morínigo Delgado terminaba finalmente de convencer al dictador de que su gobierno, de Paz y Progreso, necesitaba de un canal de televisión para comunicar al pueblo sus grandes obras. Habia intentado varias veces infructuosamente, pero esta vez Morínigo Delgado había sacado provecho de una enojosa situación que soportó Stroessner. Durante el acto de la firma del Convenio de Cooperación y Amistad entre ambos países, el entonces presidente del Brasil Ernesto Geisel preguntó inocentemente al dictador: “Esto saldrá en la televisión del Estado paraguayo, ¿verdad?”, a lo que Stroessner respondió un “Sí” vergonzoso. Parece que entonces el Estado ni siquiera tenía una cámara de filmación.

Sin más trámites, el dictador le ordenó: “Ejapo katu doctor la ñande canalra”.

Stroesner desarrolló así la idea de que se montara un canal de televisión que sirviera para la propaganda de las obras de su gobierno, pero que debía autogestionarse como una empresa privada, claro que con las fáciles exenciones fiscales y el apoyo del Estado estronista. En los meses de 1964, Morínigo Delgado avanzaba en la compra de los equipos. Para el 29 de setiembre de 1965, inauguraba la salida al aire del Sistema Nacional de Televisión-Canal 9 TV Cerro Corá con la primera trasmisión y, por supuesto, con la magnánima presencia del Excelentísimo Señor Presidente de la República.

En 1973, previo visto bueno de Gustavo Stroessner, Morínigo Delgado se apropió de alrededor de 130 metros cuadrados del predio del Parque Carlos Antonio López, en el Barrio Sajonia, para asentar la nueva sede de Canal 9. No necesitó pedir permiso a las autoridades municipales ni firmar papeles de compra venta ni registrar el título de la propiedad ante escribanía. Sencillamente empezó a construir la sede del canal. Que es el lugar donde funciona hasta hoy.

Durante todo este tiempo de funcionamiento, el canal recibía periódicamente las visitas de Gustavo Stroessner y Mario Abdo Benítez. Los primeros trabajadores del canal recuerdan las recorridas del Don Mario Abdo por las instalaciones del medio, sus precisas instrucciones periodísticas, y sus órdenes políticas, igual que los de Gustavo. Cuentan que una vez, Don Mario instruyó personalmente a uno de los presentadores para que dé el tono y el ritmo apropiados a las lecturas informativas diarias.

Desde aquel año de inauguración hasta 1989 pasaron 24 años en los que el Canal 9 se mantuvo sirviendo al gobierno dictatorial y a sus dueños económicos, que obtenían réditos importantes. Años durante los cuales construyó los inicios de la historia televisiva y audio visual de este país, ocultó los crímenes de la dictadura y atacó a sus opositores.

Pero 1989 trajo el golpe de Estado del 2 y 3 de febrero que tumbó al dictador. Con la caída de éste cayó la capa del doctor Morínigo Delgado.

Dicen que dos o tres días después de la caída de  Stroessner, apareció en las oficinas del canal Alcides Riveros, entonces próspero empresario importador y actual propietario de Radio 1 de Marzo. Riveros fungió unos cuantos meses de administrador. Luego aterrizaron al medio con todas las pompas Mirtha y Gustavo Saba, hija y yerno respectivamente del nuevo presidente, Andrés Rodríguez. El antiguo dueño seguía yendo al canal, pero cada vez en forma más esporádica. Hasta que dejó de ir. Nadie sabe qué paso con su condición de accionista mayoritario del Canal. Simplemente desapareció. En 1991, para sacarse de encima el polvo levantado por los demás  medios de comunicación, Mirtha y Gustavo Saba declararon públicamente que ellos habían comprado la mayoría de las acciones que pertenecían a Morínigo Delgado. Que todo era legal.

Alrededor de 7 años después de aquellas declaraciones, los vaivenes políticos del país no favorecieron esta vez a los Saba. Durante las  internas coloradas para la elección del candidato presidencial de la ANR realizadas en 1998, los Saba apostaron fuerte por la candidatura de Luis María Argaña. La victoria de Lino Oviedo les dejó en una difícil situación, y más aún cuando Oviedo, mediante terceros, les avisó que debían ir despidiéndose del canal cuya propiedad obtuvieron si mucho esfuerzo. Sabiendo de que Oviedo hablaba en serio, para 1999 vendían el canal al actual propietario, el mexicano Remigio Fantasma Ángel González.

Esta es la historia enredada y oscura de Canal 9 TV Cerro Corá.

Comentarios

Publicá tu comentario