Los muertos sin nombre de Río Tinto

Agradezco a Guillermo Huerta Echeverry el envío de un artículo de Lola Galán publicado en El País de España el 23 de marzo del 2.007. Se refiere a la masacre de más de 100 mineros en las minas de Rió Tinto de Huelva (España).

No me estoy refiriendo a la discutida empresa del aluminio, pero sí a su antecesora británica la Río Tinto Company Limited, que uniéndose a otras compañías, que fue absorbiendo, llegó a ser la Río Tinto Alcan actual.

En el siglo diez y nueve y por 81 años (hasta mediados del siglo XX) la empresa británica Río Tinto explotó los yacimientos mineros en Huelva, cuya data llegan hasta 3.000 años antes de Cristo con los tartesos y fenicios.

Condiciones de trabajo muy duras, como la que existían en nuestros yerbales, unidas a la quema del mineral para purificarlo al aire libre. Cuentan que el aire en muchos kilómetros a la redonda era irrespirable.

El sábado 4 de febrero de 1888 se reunieron en la plaza del Pueblo unas 12.000 personas para protestar por las condiciones de trabajo y por las quemas al aire libre. El Regimiento de Pavia del Ejército español disparó contra la muchedumbre. Más de 100 fueron los muertos.

Existe una película sobre estos hechos titulada “El corazón de la Tierra”.

Repito: recuerdo todo esto porque la Río Tinto Company Limited es el origen de la actual Río Tinto Alcan, Y de “tal palo tal astilla”
La Río Tinto Alcan quiere usar gran parte de nuestra electricidad, la energía más limpia y segura, que podría generar muchísimos más puestos de trabajo que los 1.200 que esta planta de aluminio va a crear.

Si llega a aprobarse tamaño proyecto en nuestro país, la sociedad paraguaya va a lamentarse de no haber analizado el tema con mayor atención y se repetirá lo de Itaipú y Yacyretá.

Comentarios

Publicá tu comentario