Los medios públicos van de la mano con la democracia, señala consultor del Banco Mundial

IP Paraguay entrevistó a Henoch Aguiar consultor del Banco Mundial en materia de comunicación.

Fuente IP Paraguay.

Los medios públicos no gubernamentales constituyen una garantía para el fortalecimiento de la democracia, aseguró el experto argentino en telecomunicaciones Henoch Aguiar, consultor contratado por el Banco Mundial para elaborar un estudio sobre los modelos existentes en el mundo para la implementación de un nuevo sistema de medios públicos en Paraguay, impulsada por la Secretaría de Información y Comunicación para el Desarrollo (Sicom).

Henoch Aguiar consultor de comunicaciones contratado por el Banco Mundial. Fuente Ip Paraguay

El ex secretario de Comunicaciones de Argentina  y actual profesor de Legislación Comparada y Comunicación Organizacional de la Universidad de Buenos Aires compara a este tipo de medios con una “plaza pública”, donde todos pueden concurrir, detalla los pasos que el país está dando para fortalecer un sistema de medios públicos, y asegura que  muy pronto, la producción de conocimientos va a generar  “un espacio de aire fresco y aire nuevo para la opinión pública” en Paraguay.

¿Cuál es el trabajo que realiza actualmente con la Sicom?

– Es un estudio de apoyo que está realizando el Banco Mundial para la Sicom, a los efectos de ver cuáles son los modelos y las alternativas existentes en el mundo de implementación de un nuevo sistema de medios públicos.

¿Cuáles son los tipos de medios que logró recoger el estudio?

Hay cuatro tipos de medios. Los comerciales, los tradicionales que conocemos; medios pertenecientes a organizaciones sin fines de lucro; y dos tipos de medios públicos, los gubernamentales, y los no gubernamentales. Un medio gubernamental es aquel que está en la órbita de Presidencia, del Poder Ejecutivo, en donde puede nombrar a la gente que está, sacar a la gente que está e incidir en su línea editorial.  Hay muchos de estos medios en América Latina y en muchos países.

En Europa no es así, porque conoció una cosa muy terrible que fue el nazismo y el fascismo. Estos dos gobiernos, si así se les puede, llamar hicieron de la manipulación de la opinión pública una de las grandes herramientas de control de la manipulación de masas. Cuando nace la televisión  en Europa posterior a la segunda Guerra Mundial no tuvieron ni que pensarlo, fue como un reflejo espontáneo el hacer que esos medios públicos de televisión fueran no gubernamentales.

Tenían que ser dirigidos (los medios) por personas totalmente independientes del gobierno, le que le permitieron a esos medios ser neutros, objetivos frente a la realidad, pluralistas y representativos del conjunto de la sociedad, no iban a hacer como lo que han hecho Hitler y Mussolini, medios al servicio de un proyecto político. Para ello fue absolutamente natural. Nacen así con mucha fuerza las televisoras públicas no gubernamentales, en Alemania, Suecia, y en la mayor parte de los países europeos.

¿Es importante que existan este tipo de medios?

Sí, muchísimo porque un medio privado tiene una misión que es entretener, llegar a la mayor audiencia posible a efectos de financiarse a través de la publicidad. Llega a todos, pero no tiene por qué decirlos a todos, sino tiene que decir las cosas que más vendan. No son la Madre Teresa de Calcuta y está bien que así lo sean, porque esas son las reglas comerciales.

Los medios que tienen que ver cooperativas, radios comunitarias, etcétera, van a un público determinado también.

Si hay medios estatales, gubernamentales, controlados por el gobierno como muchos países de América Latina, esos medios hablan de la política de gobierno. Tienen también un objetivo que es parcial.

Resulta ser que nadie se hace cargo de  todos los han sido excluidos, de los que no son vistos por los medios privados, comunitarios o gubernamentales. Los únicos que están mirando, buscando el incluir a todos, el decir a todos, el representar a todos son los medios públicos no gubernamentales.

Un medio no gubernamental, independiente, público, es aquel que seguramente va a ir a buscar lo nuevo, lo diferente, en debates donde normalmente se escucha una voz. Es el medio que más abre el arco, no pinta  con tres colores primarios, pinta con toda la gama de colores e intenta buscar siempre aquel punto o tema no visto por la sociedad.

Si los medios, por el motivo que fuera, no cubren alguna realidad, no plantean alguna temática, no analizan algún problema que tiene que ver con la vida de la gente, sea porque no tenga la espectacularidad para que forme parte de la televisión, resulta ser como que yo tapara con un manto de cemento la vida y la obra y los problemas de muchas partes de ciudadanía. Sacar esa tapa, descubrir las cosas lindas y las feas, simplemente buscar ver no la totalidad que es imposible, sino dar la mayor riqueza de contenidos y permitir la mayor cantidad de voces, esa sí es la función de la televisión pública. Es fantástica. Que esté para todos, que sea como una plaza pública, donde pueden transitar todos. La plaza es de todos, el lugar que, por ser de todos, todos podemos transitar.

INDEPENDENCIA POLÍTICA Y ECONÓMICA

Para asegurar la independencia de los medios públicos del poder político y económico de turno, es recomendable no depender de una sola fuente de financiamiento, señaló en otro momento el consultor del Banco Mundial en materia de telecomunicaciones, durante una breve visita que realizó a Asunción  esta semana.

Aparte del contenido, ¿qué otras características debe exhibir un medio realmente público?

Una de las características esenciales es la doble independencia. La independencia del medio frente al poder económico, al mercado, frente a los anunciantes, y la independencia frente al poder político.  O sea, que ni el gobierno de turno pueda ordenar la línea editorial ni que la línea editorial depende de decir las cosas que a los anunciantes les caen bien.

Tener un órgano de control que sea pluralista y representativo del conjunto de la sociedad y que sea independiente. Un colegiado pluralista, independiente, y con una enorme autonomía de contenidos y también económica.

Y que en sus contenidos busque hablar de todos los temas que sean importantes, pero sobre todo hablar de los temas que no están presentes, tratar de ser inclusivo. A los que son parte de la audiencia habitual permitirles llegar a puntos, a temas, a problemas y a personas o grupos sociales que no están normalmente representados y entre todos ser un factor de unión y de generación no de una cultura común porque eso no existe, sino de capacidad de convivencia de las diferentes culturas, opiniones, cosmovisiones, que tenemos todos, eso sí, generar la convivencia en respeto a los diferentes, conocer y respetar las diferencias del otro, permitiendo que todo esto forme un conjunto armónico dentro de la sociedad, ese es el rol de una televisión pública no gubernamental.

¿Cómo no hacer vulnerables a los medios públicos frente a los poderes de dónde proviene su fuente de recursos?

Hay dos modelos contrapuestos. La televisión pública de Suecia se financia sólo con el presupuesto, no pasa publicidad, es de los pocos casos en el mundo. La televisión pública chilena se financia sólo con publicidad, no tiene presupuesto, son como los dos extremos. La mayor parte de las televisoras públicas, y es lo recomendable, tienen los dos ingresos: presupuestario más publicidad, porque les da libertad. Si hubiera en algún momento una tensión con el gobierno de turno, el canal tiene dónde recostarse con la publicidad que puede obtener; o  si los anunciantes le pone mala cara a los contenidos hiper libres de la televisión pública,  y quieren retacear la publicidad, tiene resto para vivir con el presupuesto (público). Lo ideal es tener una mezcla de las dos cosas.

“LA GENTE ESTÁ CANSADA DE MÁS DE LO MISMO”

¿Hacia dónde se encamina Paraguay?

Lo que veo hay una decisión política muy importante del presidente Lugo de avanzar a esa dirección, es una decisión muy valiente porque lo tradicional es que un presidente que tiene un sistema de medios o que inaugura un sistema de medios lo utilice para decir que es inteligente, brillante y canta bien, y que es lo que mejor de esta tierra.

De eso estamos cansados, de ver eso en diferentes estados nacionales y provinciales de toda América Latina, en donde el medio público se transforma en el medio oficialista y apenas cambia el mandatario se transforma en fanático del nuevo y habla pestes del viejo.

Y eso sucediendo así en una especie de comedia. Entonces, la idea primero expresada y después ya implementada por Lugo de armar un ente público no gubernamental que asegura la pluralidad de voces, en donde las minorías parlamentarias, políticas, y las minorías sociales normalmente no presentes van a tener un lugar asegurado para ser representados, me parece una idea muy valiente, muy poco egoísta y muy inteligente para generar una democracia verdaderamente inclusiva en Paraguay.

Sin embargo, hay sectores que consideran al sistema de medios públicos de Paraguay como un plan solapado para limitar la democracia y afectar la libertad de prensa en el país. ¿Qué cree usted?

No, es exactamente lo contrario, y no es una idea que uno pueda expresar para Paraguay. Allí donde hay un medio público no gubernamental que funciona de manera eficiente la democracia se fortalece muchísimo más. Es mucho más fuerte la democracia francesa con el sistema público audiovisual nacional francés que es absolutamente independiente de (Nicolás) Sarcozy, que si no lo fuera. Es claramente democrática la vida en Inglaterra donde cambian de primer ministro y pueden llegar a terminar con la monarquía si el 51% de la Cámara de Diputados lo decidiera así y tienen uno de los sistemas públicos más prestigiosos del mundo.

Donde hay un medio público no gubernamental de verdad, la democracia florece. Donde no florece es cuando medios públicos están serviles al poder de turno, ahí es más de lo mismo. Los poderes económicos y políticos se refuerzan.

En cambio, el medio público no gubernamental es el espacio de la diversidad, va  de la mano con la democracia.

Tanto es así que podemos decir lo siguiente, y esto es muy claro, es una ley de hierro:  Hay democracias políticas que no tienen medios públicos no gubernamentales, pero no hay ningún país en donde existe un medio público no gubernamental independiente que no sea una democracia.

Por definición, ningún tiranzuelo del mundo, ningún déspota aunque se disfrace de democrático, va  a aceptar que haya  lugar en donde se digan todas las opiniones y en donde se tome especial cuidado en dar las opiniones que no son las que tienen el poder, que no son las que se derivan de su poder, nadie lo acepta. No todas las democracias tienen un ente público no gubernamental, pero donde hay un ente público no gubernamental es la garantía de que está viviendo en una democracia verdadera.

¿Qué pasos debe dar Paraguay para fortalecer el sistema de medios públicos?

Creo que la idea del sistema de medios públicos ya está, forma parte de una iniciativa política y está originada en el gobierno de Lugo, pero me parece que va más allá del gobierno de Lugo, porque precisamente es para todos, no es para un grupo, ni siquiera para el grupo gobernante hoy en día.

Me parece que el camino es muy bueno, hay que profundizarlo, profesionalizarlo, darle salida, es importante crecer pausadamente.  Acá no es importante que los medios públicos crezcan grandes, importa sobre todo que crezcan objetivos, independientes, autónomos y plurales. Lo que importa acá es la naturaleza, la calidad del medio, el resto vendrá con el tiempo y la población se dará cuenta muy rápidamente, y el periodismo en general lo va a ver muy pronto como un espacio de aire fresco y aire nuevo para la opinión pública de Paraguay.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.