Los Maká, o como sobrevivir a la ciudad

"Vivimos en la tierra", la danza de bienvenida. Foto: Miguel Armoa.

«Vivimos en la tierra», la danza de bienvenida. Foto: Miguel Armoa.

“Vivimos con la tierra” se llama el primer baile típico, con cánticos, de bienvenida que realizan los nativos Maká, en su celebración por los 30 años de la comunidad Kenkukue, conocida más como Nueva Colonia Indígena Maká de Mariano Roque Alonso.

“Hay que fijarse en las piernas, todos los movimientos están coordinados, todo ordenado”, dice a los presentes, Jorge Martínez, el cómico locutor que hace de maestro de ceremonias en la festividad. “Este es uno de los pueblos que más impulsa la conservación de su cultura”, agrega.

Luego les toca a las mujeres con una danza “dedicada a la niña que se convierte en mujer”, quienes marcan el ritmo con sus sonajeras de pezuñas. “Aplauso si le gusta”, invita el animador.

Sigue la danza del cazador que la realizan hombres y mujeres. Los primeros imitan la carga de la presa en danzas semicirculares, mientras las mujeres se sujetan de sus brazos y espaldas siguiéndoles el ritmo.

Entre los llamativos y coloridos atuendos maká, las plumas del avestruz son su base principal, aunque también hay de otras aves. “Son plumas de verdad, no de plástico, de avestruz, comida típica de los Maká, aparte las hamburguesas”, bromea Jorge. “Pase, vea, toque, no tiene alarma…”. “Esta ‘danza del guerrero’ está dedica a los mismos, nuestro cacique, Andrés Chemei, es el mejor cazador”, relata. “Pueden sacar fotos, es gratis”, indica dando paso a las risas.

La demostración de las traiciones preparadas por los pobladores de Kenkukue para sus invitados y la prensa, cierra con la “danza del tambor”, donde se forma un círculo humano que gira y baila alrededor de un anciano que toca el instrumento. En la tradición, es una danza para elección de pareja. Aunque también sirve para “bajar de peso”, dice Jorge.

Foto: Miguel Armoa.

Danza de las mujeres.

Danza de las mujeres.

El jueves 16 de abril, Kenkukue cumplió 30 años. En 1985, tras la inundación vinimos acá, recordó Mateo, director del colegio. Resaltó el esfuerzo de la comunidad por la unidad cultural, y resaltó la figura de Andrés Chemei, como protector cultural de la vida social y política de los Maká.

El cacique, quien goza de un gran respecto entre su gente, solo estuvo sentado y contemplando la actividad sin intención alguna de brindar discurso alguno que lo hiciera lucir. Su historia y trayectoria es suficientemente elocuente. Fue educado y protegido por el mismo general y antropólogo ruso Iván Belaieff, militar que participó de la guerra del Chaco, y quien invitó a los Maká a venir a orillas del Paraguay ante la llegada de la guerra. Se encargó gestionarles las tierras que hoy tienen tituladas los nativos en Presidente Hayes, una isla de unas 335 hectáreas ubicada frente a la localidad de Zevallos Cué, a la altura del Botánico.

La figura de Belaief, quien convivió con los Maká e impulsó la grafía de la lengua de los indígenas para que lo pudieran conservar, es recordada en la comunidad con una escuela que lleva su nombre, un busto, y las historias que se relatan de él y los abuelos.

Andrés Chemei, el histórico cacique de los Maká.

Andrés Chemei, derecha, el histórico cacique de los Maká.

Al acto de aniversario fueron invitados varias autoridades y figuras. Jorge Servín, titular del Instituto paraguayo del Indígena (INDI) pronunció un discurso, resaltando que “mucho se puede aprender de los Maká, quienes vinieron de otro espacio y supieron adaptarse”. Aseguró que la Senavitat les construirá viviendas dignas, y con capacidad para soportar inundaciones en la ribera.

Los Maká dejaron sus tierras ribereñas en 1985 tras una gran inundación. Desde entonces están en Kenkukue, de apenas 10 hectáreas, entre más de 1200 habitantes, por miedo a las subidas. Servín instó a reocupar las tierras que les dejaron sus abuelos, ya que incluso hay amenazas de ciertos grupos para apoderarse de las mismas. Posteriormente entregó una placa de reconocimiento Andrés Chemei.

Pero el discurso ni la presencia de autoridades desataron tanta algarabía entre los nativos, grandes apasionados del fútbol, como la presencia del ex jugador Rogelio Delgado, actual titular de la Asociación de Futbolistas del Paraguay, invitado al evento. “Rogelio Delgado, Campeón del mundo, jugador de la selección, con mucho orgullo”, lo presenta Jorge Martínez. Delgado, campeón de la Intercontinental con Olimpia y mundialista en México 86, dijo que tiene un aprecio enorme por los Maká, y comentó que “Coco”, uno jugador indígena de la comunidad, fue uno de sus primeros maestros. Luego uno de los presentes recordó que el ex jugador, durante una “fiesta de pubertad” allí, tomó un gran trago de chicha que le hizo pasar un mal rato.

La comunidad cuenta incluso con un club de fútbol. El maestro de ceremonia, se jactó ante el público de que el Atlético Maká es actualmente puntero en la Liga de Mariano Roque Alonso. La mayoría de los participantes de los bailes vestían la camiseta del club.

aniversario com maka

La mayoría de los pobladores se dedican a la artesanía, y oficios menores, aunque actualmente también hay varios dedicados a la docencia, nos cuenta Jorge Martínez. “También tenemos 2 licenciadas (enfermeras) y el director de la escuela es Maká”, resalta.

Además de la comunidad de Roque Alonso, hay makás que están en Ciudad del Este y Encarnación. Aproximadamente unos 70 y 23 respectivamente, según Martínez.

El comunicador resalta de su pueblo su capacidad de adaptación. Puso de ejemplo la artesanía, donde ven lo que la “sociedad consume” para realizar sus creaciones, o incorporan nuevos elementos. Hay muchas cosas que ya no son de antes, ya no es el hilo que obtenían de plantas del monte, muchas semillas se reemplazan por mostacillas de plástico, pero “no deja de ser el ser”, dice Jorge, la esencia de su cultura.

Foto: Miguel Armoa.

Jorge Martínez.

Jorge Martínez, maestro de ceremonias del aniversario.

20150416_115320

20150416_114610

20150416_114633

 

maka

 

20150416_114956

 

20150416_115037

 

20150416_115207

 

20150416_115343

 

20150416_115445

 

20150416_115856

 

Foto: Miguel Armoa.

 

Comentarios

Publicá tu comentario