Los jóvenes de Paraguay son de los que más temprano inician relaciones sexuales en la región

Estudio derriba mitos sobre salud sexual y reproductiva de adolescentes.

Imagen: Radarg.org.

“El CEPEP tiene la satisfacción de presentar el Estudio de Salud Sexual y Reproductiva en Adolescentes y Jóvenes. Se centra en distintos aspectos de la vida de las adolescentes, iniciación sexual, violencia, métodos anticonceptivos, embarazo y violencia de la que son objeto”, expresó Karen Rivas, Vicepresidenta del Consejo Directivo del Centro Paraguayo de Estudios de Población (CEPEP), durante el lanzamiento de dicha publicación, realizado en el Hotel Crowne Plaza, y que contó con la participación de la Viceministra de Salud, doctora Raquel Escobar Argaña. Dicho estudio se centra en la salud sexual y reproductiva de adolescentes de entre 15 y 19 años y contó con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) para su realización.

Manuelita Escobar, Representante Auxiliar del UNFPA, expresó que contar con datos pertinentes y de calidad sobre la salud sexual y reproductiva de adolescentes es de gran valor, teniendo en cuenta de que la población joven es la que prima en el país. Aunque estos datos ya los tenemos en la Encuesta Nacional de Demografía y Salud Sexual y Reproductiva, juntarlos en un solo documento “nos da la posibilidad de mirarlos en forma integral y a la vez poder desagregarlos según necesidad”.

“Por otro lado, el informe da cuenta de la sexualidad de adolescentes, tema principal en nuestro país, de sus conductas y de cómo resuelven o no los problemas vinculados al ejercicio de la sexualidad en edades tempranas. Podremos leer la tendencia de la fecundidad en este grupo etario, los grupos sociales a los que pertenecen aquellas adolescentes que quedan embarazadas, sus características y cómo afecta este hecho a sus vidas”, enfatizó Escobar.

Asimismo, puntualizó que este informe también derriba de cierta forma el mito adultocéntrico de que los y las adolescentes no tienen relaciones sexuales, o que no tienen curiosidad hacia ella. “La perspectiva que nos muestra el documento es que adolescentes y jóvenes ya han pasado por la experiencia de la sexualidad, y no siempre de forma placentera, sino a veces en forma violenta o de abuso. Pasa que a veces es más fácil negar una realidad, negar que chicos y chicas tienen relaciones sexuales y no siempre de manera placentera, sino a veces a través de violencia o abuso”, remarcó.

Por último, indicó que para el Fondo de Población el tratamiento del tema adolescencia y juventud es un mandato que transversaliza nuestra programación y que el Director Ejecutivo del UNFPA, Dr. Babatunde Osotimehin, “ha puesto a esta población como población como meta y centro de nuestro trabajo”.

La Viceministra Escobar Argaña destacó la importancia de contar con datos y conocer las configuraciones sociales para analizar cómo el personal de salud atiende a los y las adolescentes, sobre todo promoviendo la autonomía de ellos y ellas. “Estamos buscando desde el Ministerio de Salud Pública instalar el concepto de derechos y el interés superior de los y las adolescentes. Sabemos que cuando llegan al servicio de salud ya con un embarazo, ha sido un fracaso de nuestro Sistema. Por ello la información y la educación son clave y quiero en esta oportunidad ratificar una vez más nuestro apoyo al Marco Rector Pedagógico Integral de la Sexualidad”, sostuvo, a la par de reconocer la relevancia de la escuela en este proceso de formación.

Los principales resultados de esta investigación fueron presentados por especialistas del CEPEP, quienes remarcaron, entre otros aspectos, que la iniciación sexual de las adolescentes paraguayas está entre las más tempranas de América Latina y es casi en su totalidad premarital. El aumento relativo más importante en el porcentaje de mujeres ya iniciadas se da entre las edades de 15 y 16 años. Pero la iniciación no necesariamente significa el comienzo de una vida sexual activa, ya que sólo las adolescentes casadas y unidas registran una actividad sexual reciente.

Asimismo, se vio que la fecundidad adolescente es más alta entre las residentes de áreas rurales, las de menor nivel educativo, las que viven en las regiones Norte y Este, las de nivel socioeco­nómico bajo y quienes en cuyos hogares se habla predominantemente el guaraní. En estos mismos grupos es donde con mayor frecuencia se encuentran las adolescentes que ya tienen dos o más hijos/as, y las que con mayor frecuencia se han iniciado sexualmente sin protección anticonceptiva.

Fuente: UNFPA.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.