Los huelguistas de hambre corren riesgo de infecciones

La defensa de los cinco huelguistas con prisión en Tacumbú piden control médico diario y lugar más seguro para la vida.

Los campesinos presos rechazan ser llevados a juicio hasta que no se defina la titularidad de las tierras. Foto: Gentileza.

Los campesinos presos rechazan ser llevados a juicio hasta que no se defina la titularidad de las tierras. Foto: Gentileza.

El abogado Vicente Morales y la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (CODEHUPY) presentaron un hábeas corpus genérico en favor de Arnaldo Quintana, Rubén Villalba, Néstor Castro, Adalberto Castro y Felipe Benítez Balmori, en huelga de hambre desde el 14 de febrero. Antes, la huelga se desarrollaba en el “zótano” de la Penitenciaría. Luego de la mediación de obispos, se los trasladó al servicio de Sanidad de la Penitenciaría. Pero en este lugar, sostienen los defensores, ellos pueden contraer infecciones.  Está en riesgo “su salud, a causa del contacto con otras personas privadas de libertad con diversas afecciones”, sostiene Codehupy.

En el recurso de hábeas corpus genérico presentado esta mañana, se solicitan la atención y el control médico permanente que corresponden a dichas personas en situación de huelga hambre. “Esto incluye el pesaje y revisión médica de dichas personas dos veces al día”, dictaminan.

Los huelguistas exigen su libertad y la recuperación de Marina Cue. Marina Cue es el territorio (del Estado según la mayoría de la documentación disponible) donde el 15 de junio de 2012 murieron 17 personas, once ocupantes y seis policías. Solo los campesinos están acusados, incluso de haber “invadido una propiedad privada”, en un proceso que gran parte fue manejado por el fiscal Jalil Rachid, hijo de Bader Rachid Lichi, ex titular del Partido Colorado, al igual que Blas N. Riquelme, el que usurpaba esas tierras durante la masacre.  Ahora Rachid fue trasladado a la fiscalía de Caazapá.

 

Comentarios

Publicá tu comentario