Los fueros de los dueños de medios

Un debate generado en la red social Twitter plantea el blindaje informativo del que gozan los propietarios de los medios de comunicación ¿Quién los investiga y los juzga si ellos manejan la agenda informativa país? Es la interrogante.  

Juan Carlos Wasmosy, Aldo Zuccolillo y Antonio Vierci, propietarios de los grupos empresariales más importantes del país. También manejan principales medios de comunicación en Paraguay.

Tuits de decenas de internautas, entre ellos del periodista Luis Bareiro, publicadas en estos días se enfrascaron en esta discusión.  El debate se disparó a partir de la información hecha pública de que en las góndolas de un supermercado de la Cadena Superseis, propiedad de A. J. Vierci,  fueron encontrados productos que serían de  contrabando.

El asunto aborda uno de los problemas más serios a resolver en el proceso de construcción democrática en Paraguay: los inmensos intereses económicos que hay detrás de los propietarios de los grandes medios de comunicación, hecho que les otorga un fuero mucho más sólido que el que le sacaron días atrás al senador Víctor Bogado.

No es la prensa la que debe investigar a los dueños de los medios si cometen contrabando. Es la justicia, afirmó Bareiro. Un tuitero, aludiendo a que el periodista de un medio pudiera investigar al propietario de este (a su patrón), le dijo al mismo: “…imagínate la objetividad que va a tener la auto investigación”.

En los últimos 10 años -gracias a las publicaciones de los medios comerciales y alternativos, impresos, radiales, digitales y televisivos- fueron puestos bajo la lupa y expuestos al debate público los pecados de los sojeros, los ganaderos, los dueños de bancos;  de los dirigentes de fútbol, de las trasnacionales;  de los políticos, de los jueces y fiscales; de los dirigentes de las ongs, de las organizaciones sociales urbanas y campesinas. La vida de moralistas, prostitutos y depravados. De casi todos los sectores de la sociedad. Pero nadie ha osado levantar la mano contra los dueños de los medios. La afirmación de Bareiro sólo viene a confirmar esta impunidad.

No solo es impensable que un periodista de Abc color investigue algún posible negociado de Zuccolillo con las miles y miles de hectáreas de tierras urbanas y rurales que posee a través de Inmobiliaria del Este. O que un periodista de Última Hora investigue qué productos y cómo importaba Vierci en épocas del estronismo. Tampoco es realista pensar que las instituciones contraloras e investigadoras del Estado investiguen a los citados dueños de ambos medios. Porque la capacidad de presión informativa y política de sus medios tiene cautivos a políticos, jueces y fiscales, y aun a otros sectores privados críticos. Un amague de alguien desde el sector público o privado contra ellos, y sería acribillado con el poder de fuego de Abc Color o el multimedio de Vierci.

¿ Quién entonces puede investigarlos y hacer público sus chanchullos, si se los encontrare, para que la ciudadanía los juzgue?

Esta discusión también lleva a otra interrogante: ¿Quién tiene el poder real en sociedades en proceso de construcción democrática como la nuestra: el Estado o los poderosos sectores económicos que poseen influyentes medios para proteger sus intereses? O ¿Quién controla realmente el proceso democrático en Paraguay: los empresarios dueños de los medios, la ciudadanía o el Estado?

El tema es de fondo, y debe ser discutido por periodistas, políticos, empresarios y, porque no, por el poder público. Pero sobre todo por toda la gente que vivimos en este país.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.