Los desaparecidos de la democracia

El martes 3 de febrero se cumplirán 17 años de la desaparición de los niños soldados Cristian Ariel Núñez y Marcelino Gómez, ambos tenían 14 años cuando fueron reclutados ilegalmente (la edad reglamentaria es de 18 años).

Los niños soldados oriundos de la ciudad de Caaguazú prestaban el servicio militar obligatorio en el destacamento militar “Gral. Patricio Colmán”, en Lagerenza – Chaco, de donde desaparecieron el 3 de febrero de 1998.

La versión oficial de las Fuerzas Armadas señaló que los dos conscriptos fueron a buscar una vaca. Estaban bajo el mando del Sub-Teniente Blás Vera y desde entonces nunca más se supo de ellos.

El caso fue denunciado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y admitido en el 2003. En noviembre del 2009, el Estado reconoció su responsabilidad internacional en la desaparición forzada de los niños soldados mencionados.

Desde 1989 han fallecido 147 jóvenes víctimas del Servicio Militar Obligatorio (SMO).

Ña Lula

“Triste, eso lo que te puedo decir, estoy triste desde ayer. Hice una pancarta y puse sobre mi portón, recordando a Christian y Marcelino, desaparecidos hace 17 años. Me siento mal”, nos dice Ña Lula, Deogracia Lugo, madre de Christian.

Doña Lula dice que los reconocimientos y reparaciones ofrecidos por el Estado no le sirven como madre. “Aikuaase la che memby rapykuere, noimene ojuka ha oñoty chupe hikuai”.

Cuestionó además que al principal sospechoso de las desapariciones lo sigan ascendiendo en jerarquía militar. “Blas Vera es el culpable, él sabe bien que pasó. Ojekuaapa, pero ojupi de jerarquía. Algún día va ser papa, sino hay justicia en nuestro país habrá en justicia divina”. A Ña Lula le dijeron que Vera llegó a Mayor, y lo volvieron a ascender. “No hay nadie que le apriete. Tenía que pagar 24 millones al Estado, pero no pagó, él sigue ascendiendo”.
Ña Lula recordó que durante el proceso por el esclarecimiento de la desaparición de su hijo, unos hombres con pasamontañas la habían agarrado por la calle, golpeado, y exigido que cese con las denuncias.

La madre dice que mañana volverán a organizar en Caaguazú un recordatorio. “No tengo luego miedo, porque esos militares ya me jugaron mucho”.

Los casos

El Estado Paraguayo y los familiares firmaron un Acuerdo de Solución Amistosa, del cual varios puntos ya se cumplieron: Pedido de perdón público, reparación económica, pensión graciable, conformación de Comisión de Verdad y Justicia, exhibición de documental de Niños soldados en la Academia Militar. Así también, para preservar la Memoria de los niños, 2 calles en la ciudad de Caaguazú llevan sus nombres y se instaló una placa frente al destacamento militar de donde desaparecieron.

Sin embargo, el Estado paraguayo hasta la fecha aún no ha dado respuesta al punto TERCERO del Acuerdo de Solución con respecto a las “GARANTÍAS DE JUSTICIA”  por el que está obligado a: “Disponer de todas las medidas que estén a su alcance para investigar los hechos y sancionar a todos los responsables de las violaciones cometidas en perjuicio de los niños Marcelino Gómez Paredes y Cristian Ariel Núñez”. Así lo indicó la organización Serpaj Paraguay.

“Poco o nada se ha hecho al respecto, la justicia por medio de una Resolución había impuesto una multa (Gs. 24 millones) al entonces Sub-Teniente Blás Vera y hasta la fecha no se ha cumplido con dicha disposición. El militar sigue ascendiendo dentro de la esfera castrense”, reclamó Serpaj Py.

“Desde el Servicio Paz y Justicia, reivindicamos y nos solidarizamos con la incansable lucha de doña Deogracia Lugo y doña Zulma Paredes, madres de los niños soldados desaparecidos, y con ellas seguimos y seguiremos reclamando al Estado paraguayo ‘VERDAD y JUSTICIA’”, expresaron.

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.