Los Derechos Humanos prácticamente estuvieron ausentes en el discurso de Cartes

En un extenso discurso, de casi media hora, leído desde dos telepronters transparentes colocados a sus costados, el nuevo presidente del Paraguay dijo que la democracia no es un fin sino un medio. Al conmemorarse otro mes más de la Masacre de Curuguaty solamente nombró a los DD.HH. en alusión a los organismos de integración.

Fuente de Imagen: IP Paraguay

En su discurso de asunción al mando, hoy 15 de Agosto, Horacio Cartes luego de jurar como presidente de la República del Paraguay, en la explanada litoral del Palacio de López, comenzó –como ya es usual en sus discursos- invocando a su dios para que le dé sabiduría, prudencia, fortaleza y justicia. Hizo lo mismo con la Virgen de Caacupé y la de Asunción.

En un discurso conciliador con énfasis en la lucha contra la pobreza dudó de la democracia como fin señalando que está “es un medio” y el fin el bien común.

“Ponderamos nuestra democracia, pero por sobre todo llenémosla de contenido. ¿Podemos acaso estar orgullosos de la democracia, si sigue habiendo la misma con mayor cantidad de pobres? ¿Podemos gritar que conquistamos la democracia sino somos capaces de dar oportunidad de trabajo digno a nuestra gente? Ponderamos la democracia, nos jugamos por la libertad, exigimos justicia para todos pero fundamentalmente tenemos el compromiso de hacer que cada uno de los habitantes del Paraguay tenga las mismas oportunidades de trabajo, de educación, de salud y de seguridad. Que haya pan y trabajo en cada hogar paraguayo”, afirmó.

Recordó que fue electo como presidente por su “querido Partido Colorado”. Un partido que tuvo que modificar sus estatutos para colocarlo como candidato ya que no tenía el mínimo de 10 años que requerían los estatutos anteriores para candidatarlo.

Más adelante dijo que la prolongada transición a la Democracia ha concluido en el Paraguay con este traspaso de mando de un signo político a otro. “El proceso electoral ha demostrado que vivimos en una Democracia plena”, dijo.

En otro momento de su discurso hizo referencia a las riquezas con que cuenta el Paraguay, expresó que “no podemos seguir contaminando nuestras aguas, no podemos seguir deforestando sin control, el mundo nos exige un cuidado del medio ambiente y el Paraguay nos pide ese cuidado”.  Algo que llama la atención atendiendo su cercanía al sector agroexportador sojero principal responsable de la contaminación de ríos y deforestación en el país.

Más adelante se comprometió en dar el ejemplo en cuanto a seriedad, credibilidad y previsibilidad.

En otra parte dijo anhelar las más fructíferas relaciones con los países vecinos “y con todos los Estados con los cuales mantenemos relaciones diplomáticas. Nos anima la franca predisposición de mantener, las más cordiales y fecundas relaciones bilaterales, antes que agravar diferencias coyunturales. Pretendemos que nos acerquen y hermanen el entendimiento, la cooperación y la complementación que mutuamente podemos incrementar. En los ámbitos multilaterales apostamos al fortalecimiento de los organismos subregionales, regionales y mundiales”. Esto contrasta con la ausencia del presidente de Bolivia y el de Ecuador quienes estuvieron ausentes en la asunción al mando del día de hoy en solidaridad con el presidente Venezolano, Nicolás Maduro quien no fue invitado al acto.

Agregó que su gobierno participará en los organismos subregionales, regionales y mundiales para consolidar la democracia, fomentar la integración, la cooperación y la vigencia de los Derechos Humanos. Esta fue la única parte en su discurso en la cual hizo referencia a los Derechos Humanos, los cuales se encuentran en una situación sensible en Paraguay, atendiendo las recomendaciones de organismos internacionales de Derechos Humanos que llamaron la atención a las instituciones de justicia en Paraguay respecto al caso Curuguaty. Cumpliéndose hoy un mes más de la masacre donde perdieran la vida 11 campesinos y seis policías.

A los jóvenes llamó a “armar lío” en caso de que “este presidente no cumpla sus expectativas”. Armando “lío” en las afueras de los fuertes cordones de seguridad implementados para el día de hoy ya se encontraban maestros quienes reclamaban pago de salario y jubilaciones.

Más adelante hizo alusión al sistema de salud “desde el gobierno pondremos en ejecución un programa de salud pública preventiva (…) mi compromiso como presidente es luchar para que la salud pueda llegar a cada uno de ustedes” Lo que discrepa con declaraciones recientes a medios locales de su recién jurado ministro de Salud, Antonio Barrios, que presagian la vuelta del cobro de aranceles para acceder a los servicios de salud pública.

Así también habló de los adultos de la tercera edad, de la mujer paraguaya, de los niños de la calle.

En cuanto a la seguridad dijo: “que no nos van a marcar la hoja de ruta ni criminales ni grupos armados”.

Hacia el final de su alocución hizo mención a su padre y a su familia.

“Conciudadanos y conciudadanos, jóvenes, personas de la tercera edad y de todas las edades juntos edificaremos la gran y próspera nación que nos merecemos, gracias por su confianza. Pido a dios todopoderoso que me ilumine, me de la sabiduría y la fuerza para servirles, unidos construiremos un nuevo rumbo. Viva el Paraguay. Que dios bendiga a cada uno de ustedes” Concluyó Horacio Cartes su primer discurso como presidente del Paraguay.

Comentarios

Publicá tu comentario