Los derechos de los pueblos indígenas

Más allá de la caridad está la justicia social y la primera aparece como una forma anterior a ésta esta última en la historia. Estas dos formas de acción coexisten y comparten espacios físicos y territorios sicológicos.

Los estados nacionales están basados en un sistema de derechos cuyos agentes son sus habitantes, independientemente de sus prácticas caritativas. El estado garantiza (debería y puede) una vida digna para todos y todas las que en él existimos. Para reclamar lo que nos es propio, tenemos que conocerlo y no sentir que se nos dan como favor cuando en realidad es un derecho por ser persona.
Paraguay firmó el año pasado la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas. Firmar un tratado significa que los habitantes de ese país pueden tomar esa legislación, de hecho deben hacerlo, para mejorar sus condiciones de existencia y ampliar sus libertades.

Esta declaración ha tenido poca difusión, ya que si bien favorece a los pueblos indígenas perjudica a los y las que viven de estos pueblos, tomándolos como objeto de investigación y lucro y no como sujetos políticos y culturales.

En esta declaración de 46 artículos se enuncia voluntades, sentires y derechos de pueblos del mundo y Paraguay está en este mundo con todos sus mundos, sus lenguas originarias y ancestrales, culturas y seres humanos diversos, pobladores milenarios de estas tierras.

En el Artículo 1 de esta declaración se reconoce a los indígenas como sujetos de derecho, «como pueblos o como personas, de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales reconocidos por la Carta de las Naciones Unidas, la Declaración Universal de Derechos Humanos (3) y la normativa internacional de los derechos humanos».

Se agrega en el Artículo 3 que «los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación. En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural».

Más adelante en la declaración se amplía: «Los pueblos indígenas, en ejercicio de su derecho de libre determinación, tienen derecho a la autonomía o el autogobierno en las cuestiones relacionadas con sus asuntos internos y locales, así como a disponer de los medios para financiar sus funciones autónomas».

Comentarios

Publicá tu comentario