Los bancos privados recaudan fortuna con dinero público, según especialistas

BCP fortalece la especulación financiera y debilita a la economía afirma la Sociedad de Economía Política del Paraguay.

La política del BCP iría en detrimento de la producción según la SEPPY. Foto: Presidencia

La Sociedad de Economía Política del Paraguay, grupo que integra a economistas, periodistas e historiadores, afirma en un pronunciamiento que la tendencia inflacionaria que se ha presentado en la región en lo que va del año ha llevado a las autoridades económicas a tomar medidas al respecto. «En el caso paraguayo, el Banco Central ha optado por desplegar una política monetaria contractiva, basada en el aumento de las tasas de interés de las letras de regulación monetarias (LRM), que llegaron al 10 % anual, cuando el año pasado estaban cercanas al 1 % anual».

La Banca Privada recauda como nunca gracias a recursos del Estado

Según afirma la SEPPY, estas tasas tan elevadas que paga el BCP a las entidades financieras condujeron a que los Bancos privados hayan trasladado gran parte de sus depósitos a la banca central, que ha retirado en este concepto una importante porción de la masa monetaria, al costo de pagar una alta tasa de interés. Y esto ya está resultando en elevadísimas ganancias para los Bancos, que entre enero y mayo del presente año han tenido utilidades por 153 millones de US$, que es 34 % superior a las ganancias del mismo periodo del año pasado.

Por otra parte, afirma la Sociedad, «en este momento de crisis a nivel mundial, y de fuerte inflación en la región del Mercosur, los Bancos en Paraguay están ganando más que nunca, gracias a la política monetarista de inspiración neoliberal que está aplicando el BCP. Y esto nos parece un grave error puesto que de esa manera se está drenando recursos del Estado paraguayo en favor de la banca privada, mayormente de propiedad extranjera».

Aumentan el interés al público, y reduce la producción.

Según el pronunciamiento, las entidades financieras actualmente tienen invertidos en las letras del BCP un monto cercano a los 1.315 millones de US$. Por este dinero el Banco Central está pagando en promedio un 10% de interés, lo cual significa que este año pagará a los que poseen esas LRM aproximadamente 131 millones en concepto de intereses, con un riesgo de morosidad cero para los Bancos. En otras palabras, explican que «les estamos regalando a intermediarias financieras más de 130 millones de US$ para que ellas suban sus tasas de interés al público, encarezcan los créditos, y se reduzca el consumo, aunque inevitablemente, también se reduce la producción, por el encarecimiento de los créditos».

En vez de pagar a los Bancos, invertir en producción

La Seppy propone, que en vez de que el BCP combata la inflación quitando dinero del mercado, pagando por ello a los Bancos 131 millones de US$, la política económica más racional y conveniente para el país hubiese sido la de utilizar esos fondos para fortalecer la producción, otorgando líneas de créditos más baratas para los sectores productivos. «Si esos 131 millones en vez de aumentar las ganancias de los Bancos se utilizaba para aumentar la producción nacional de azúcar, de lácteos, de frutas y hortalizas, de carne para el mercado interno, etc., los precios de estos productos hubiesen bajado por la mayor oferta disponible, y se hubiese controlado la inflación, en un proceso que a la vez genera más empleos, más producción, más crecimiento e incluso mayores ingresos tributarios para el Estado».

Negocio redondo con dinero público.

"En vez de que el BCP combata la inflación quitando dinero del mercado, pagando por ello a los Bancos 131 millones de US$, "

En otra parte, el grupo de discusión económica afirma que los bancos privados hacen gran parte del negocio con dinero público, puesto que muchas instituciones estatales tienen sus recursos depositados en la banca privada, en vez de tenerlos en el BNF o el propio BCP. «Una medida más rápida y barata para reducir la oferta monetaria hubiese sido que se retire el dinero público del sector privado y se lo deposite en el Banco Central», proponen los profesionales.

Finalmente concluyen, afirmando que «el círculo es perfecto para la banca privada: reciben los depósitos de varias instituciones públicas por las que pagan un bajísimo interés, compran con estos y otros recursos las letras del BCP, y finalmente cobran altísimos intereses que la banca estatal les debe pagar. Es decir, les damos nuestro dinero para que nos lo presten, y le pagamos intereses por ello. Y a la par, encarecemos los créditos, frenamos la producción, el empleo y el consumo. Este es el resultado de la fe ciega del BCP en el monetarismo neoliberal».

La Seppy está presidida por el economista Luis Rojas, y cuenta en la vicepresidencia con el también economista Aníbal Amado, mientras como Secretaria Ejecutivo se encuentra el periodistas Idilio Méndez.

Comentarios

Publicá tu comentario