Los 70 días de una novela mediática

Este medio día estabamos en el Bar Leo comiendo con los ojos obsortos en la pantalla plana del televisor.  Los platos humeantes en las mesas atestadas de comensales eran un pretexto para darnos cita a mirar cómo el minero número 21 salía por el tubo elevador del agujero donde quedaron atrapados.

La mujer de la mesa de al lado, empleada de una financiera cercana al bar, comentaba a sus amigas que sus últimos 70 días habian sido ocupados por «la apasionante historia» de los 33 mineros chilenos.  Agregó, entre risas, que era «una pena que terminara», aunque manifestó su satisfacción porque estaban saliendo con vida todos los protagonistas de la historia. Terminado el rescate, dijo, «vovleremos a la vida».

Las expresiones de la mujer refleja el atracón de entretenimiento que los teleespectadores del mundo se están dando con el rescate de los mineros. Un culebrón sin dudas mejor que aquella telenovela llamada «Esclava Isaura» que me habia apasionado en mi pubertad.

Millones de seres humanos en el planeta pudieron salirse de su realidad y refugiarse en el entretenimiento que ofrecía Chile. Millones y millones de dólares movieron las contrataciones de televisación directa y los avisos publicitarios. El presidente chileno habrá elevado su popularidad. Miles se habrán ahorrado alguna golpiza de sus maridos o se habrán salvado de algún infarto, gracias al entretenimiento que les regaló la parafernalia mediática.

Lo que me pregunto es que estará pasando con el sufrimiento atroz que viven los 33 mineros. Parece que esto no tuvo la menor importancia.

Tiempos del Homo videns. Tiempos del Capitalismo planetario que nos convierte en protagonistas o espectadores de tragedias que venden bien.

Comentarios

Publicá tu comentario