Livieres desvió dinero de pobres para religiosos, porque les servirían a “largo plazo”

Entre las diversas acusaciones que soporta el obispo de Ciudad del Este, Rogelio Livieres, se encuentran casos de malversación de dinero. La Diócesis del Este emitió un informe con la defensa contra las diversas acusaciones que pesan contra el religioso. En el caso de malversación de fondos de Itaipú, el mismo indicó que cambio el destino de unas donaciones destinadas a los pobres, para financiar su seminaria, porque les beneficiaría a “largo plazo”. Con este alegato fue sobreseído en una investigación fiscal.

Una de las principales se relaciona a la malversación de las donaciones otorgadas por la Binacional Itaipú (unos U$ 300.000), caso que fue denunciado desde el 2008 por laicos de Ciudad del Este. El dinero estaba destinado a la asistencia de niños de labios leporinos, niños de la calle, personas privadas de libertad y familiares, atención sicológica a mujeres víctimas de violencia doméstica y a embarazadas. El Obispo destinó por completo a la manutención del Seminario. Según un informe de la Diócesis, Livieres “justificó su decisión señalando que los futuros sacerdotes serían los más efectivos agentes de cambio social y, por lo tanto, que era el mejor modo de servir a los pobres en el largo plazo”.

Otro punto cuestionado a Livieres es la dilapidación del patrimonio inmobiliario de la Diócesis. Respecto a este punto la Diócesis asegura que Livieres remató bienes de la Iglesia para “pagar la educación de casi 200 seminaristas y el desarrollo de pastorales”.

Comentarios

Publicá tu comentario