Liberales recuerdan hoy un frustrado golpe de Estado

El intento de golpe fue contra el gobierno del presidente Juan G. González, el 18 de octubre de 1891. Lideraron la frustrada asonada el mayor Eduardo Vera y Antonio Taboada. Era el primer intento de los liberales de acceder al poder por la vía no electoral desde la fundación del Partido Liberal.

 

Fuente: ultimahora.com

18 años años después de terminada la Guerra de la Triple Alianza, y luego de confrontaciones fuertes entre los dos partidos (Partido Liberal y Asociación Nacional Republicana) recientemente fundados (en 1887), ambos partidos ensayaron un gobierno de conciliación pactando los nombres de la dupla Juan G. González (ANR) –Víctor M. soler (PL) para la presidencia y vicepresidencia, respectivamente. Este acuerdo se rompió el año siguiente.

A falta del entendimiento, ambos partidos van a elecciones en 1888 con sus candidaturas propias: ANR con la dupla González-M. Morínigo, y el PL con la candidatura del coronel Juan A. Meza. Los comicios son ganados por el candidato colorados. Juan G. González inaugura con su gobierno un periodo de apertura hacia el PL, para pacificar los ánimos y trabajar por el destruido país.

Pero en 1891 la historia registra la violencia política en las elecciones parlamentarias de Ybycui, en las que el candidato liberal José de la Cruz Ayala y sus partidarios son asaltados por milicianos colorados. Este hecho será el argumento de los liberales para el intento de golpe de Estado contra el gobierno colorado de Juan G. González.

La conducción de la toma del poder a través de las armas la lidera, militarmente, el mayor Eduardo Vera, ex combatiente de la Guerra Grande y entonces presidente del PL; la conducción política recayó sobre Antonio Taboada. Aquel 18 de octubre de 1891, las fuerzas liberales intentan tomar la Escolta Presidencial y el Cuartel de Caballería de Asunción.  El resultado de la aventura militar, de apenas unas horas, son decenas de muertos y heridos en ambos bandos, incluyendo la del mayor Vera, el exilio de varios importantes dirigente del PL, el apresamiento de centenares de militantes de este partido, y la victoria contundente de las fuerzas gubernistas de la ANR.

Con el tiempo, la imaginación popular liberal y sus intelectuales irán construyendo de este hecho político-militar un símbolo de búsqueda del poder para reconstruir la nación, reflejada en la canción que dice “Liberales a la carga, mayor vera o sapuka’i, ña manóro ña mano, por el bien del Paraguay”.  

Fuente: enciclopedia Crónica Histórica Ilustrada del Paraguay, Capítulo IX, La República Liberal, escrita por Milda Rivarola.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario