Ley de Paridad une a mujeres de todos los partidos

Mujeres políticas harán un acto para apoyar a senadores que presentan el proyecto de  Ley de Paridad

Tras debatir durante más de dos años, mujeres de todos los sectores políticos del Paraguay coinciden en la importancia de la aprobación de una Ley de Paridad Democrática, que permitirá a las mujeres ocupar espacios reales de decisión. El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se presentará en la Cámara de Senadores en proyecto de ley que llevará, en forma paritaria, la firma de hombres y mujeres congresistas de la cámara de senadores. Ese día, un acto de apoyo a la presentación será llevado a cabo frente al congreso a las 10:30 horas. Se prevé lectura de un manifiesto con numerosas firmas de mujeres y  hombres en apoyo al proyecto. El evento además, plantea un acto lúdico de lanzamiento de globos de colores al cielo como una señal de unidad de todos los sectores en tiempo de democracia.

El manifiesto de adhesión se puede firmar en línea y el contenido del  Proyecto de Ley se encuentra disponible en el sitio Queremos Paridad

Algunos datos

A nivel de la Presidencia, las candidaturas femeninas se mantuvieron en un 22% en las elecciones generales del 2003, 2008 y 2013, siendo la candidatura de Blanca Ovelar en 2008 la que tuvo posibilidades de resultar electa, quedando al final en segundo lugar. Para las gobernaciones, las candidaturas de mujeres han sido más bajas, con un porcentaje  entre 8 y 13% en las elecciones durante la última década. En los cargos pluripersonales, como la Cámara de Senadores se ha verificado un aumento sustancial en las candidaturas que alcanzaron en las últimas elecciones (2013) el 43% de candidaturas femeninas, en los demás órganos colegiados (Cámara de Diputados y Juntas Departamentales) las candidaturas de mujeres también han superado el 35%.

Sin embargo, el aumento en las candidaturas a nivel porcentual no analiza la posición que ocupan las mujeres en las listas, y al verificarse el índice de elegibilidad es posible corroborar que si bien más mujeres integraron las listas partidarias y de movimientos, la posición que ocuparon en las mismas no era ventajosa para alcanzar escaños o bancas. Así, en la Cámara de Senadores una mujer fue electa por cada 183 candidatos/as, mientras que entre los hombres 1 fue electo por cada 46. Los datos también muestran que la elección de mujeres en general registró un crecimiento porcentual de 4% entre las elecciones de 1998 a 2003 y de 2003 a 2008, no así en el último periodo de 2008 a 2013, donde se mantuvo en un promedio de 16,7%.

Si se observan los datos desagregados por tipo de elección, se constata que en las Juntas Departamentales disminuyó la elección de mujeres. Esto indica que el mecanismo formal de la cuota se ha agotado y que posiblemente no se avanzará más en la elección de mujeres a no ser que el Estado y los partidos políticos intervengan con políticas más efectivas y una masa crítica ciudadana promueva de forma decidida una mayor representación de mujeres en los cargos de elección popular. Otro aspecto a considerar es el porcentaje de elección de mujeres en la suplencia, lo que demuestra que éstas están más presentes en los primeros lugares de la “suplencia” que de la titularidad.

Así, en las últimas tres elecciones generales, lo que representa la última década democrática del país, las mujeres han mantenido un índice de candidaturas de entre el 30 y el 40%, lo que lleva a afirmar que las mujeres están participando activamente en los procesos electorales, pero ubicadas en lugares de las listas sin las mismas posibilidades que los hombres para resultar electas.

Las elecciones a nivel municipal, es decir, donde se eligen intendentes y juntas municipales se realizan con dos años de diferencia a las generales y el proceso de conformación de las listas es descentralizado dentro de los partidos. El promedio de las últimas tres elecciones muestra que el 6% de las mujeres han sido electas como intendentas en los más de 230 municipios del país. Sin embargo, en relación a la Juntas Municipales se observa el aumento de candidaturas en las elecciones de 2006 y 2010, el cual fue tres veces más en el caso de los hombres y casi cuatro entre las mujeres. Esto corrobora el hecho de que más mujeres se candidateen no significó que haya aumentado el porcentaje de mujeres electas, de hecho, éste se mantuvo.

Si se analizan más a fondo estos números, es posible ver que en las elecciones de 2001, una mujer era electa por cada 16 candidatas; en las del 2006 fue una electa por cada 19 candidatas y para las elecciones del 2010 el índice subió a una electa por cada 50 candidatas. Entre tanto, los hombres continúan teniendo menos competencia, pues estos son elegidos en razón de uno por cada 14 candidatos hombres en el año 2010; uno de cada 5 en el 2006 y uno de cada 3 en 2001.

En las elecciones municipales del 2015, hubo 77 mujeres candidatas a la intendencia, frente a 669 hombres. De ese número fueron electas 25 intendentas de los 250 distritos que eligieron autoridades, esto significa que el 10% de las intendencias tienen al frente a una mujer, elevando el porcentaje en relación a las elecciones del 2010. Con relación a las Juntas Municipales, hubo más de 10 mil mujeres candidatas, lo que representó el 37% de las candidaturas, no obstante, conforme datos preliminares, fueron electas el 20% de mujeres en las juntas, porcentaje que disminuyó en relación a las elecciones anteriores.

Comentarios

Publicá tu comentario