Levantan prisión domiciliaria a obreros marítimos

Vista de la protesta realizada por los obreros marítimos en protesta contra los despidos.

Vista de la protesta realizada por los obreros marítimos en protesta contra los despidos.

El juez Pedro Mayor Martínez levantó hoy la prisión domiciliaria que pesaba sobre los once trabajadores de la Liga de Obreros Marítimos del Paraguay (LOMP) que se encontraban imputados por exposición al peligro en el tránsito fluvial, marítimo y aéreo. Los obreros habían sido detenidos por una protesta realizada el 12 de noviembre en 2014 en aguas del río Paraguay contra el despido de 200 estibadores del puerto privado San Francisco de Caacupemí.

El magistrado dispuso la medida a pedido de la defensa en una audiencia de revisión de medidas realizada este lunes en el Palacio de Justicia y a partir del requerimiento conclusivo del fiscal Víctor Maldonado, quien en su escrito solicita el sobreseimiento provisional de los imputados. Hasta la audiencia fijada para el 8 de mayo, los trabajadores seguirán con medidas restrictivas de libertad como la prohibición de salir del país y de cambiar de domicilio.

No obstante, el abogado Pedro Benítez adelantó que en la audiencia preliminar pedirán el sobreseimiento definitivo, pues el proceso viola garantías constitucionales como el de la libertad de expresión y de la manifestación pública.

Los trabajadores que fueron imputados tras participar de un cierre momentáneo del tráfico fluvial a la altura del puerto privado son Pedro Ocampos, Ricardo González, Mario González, Isabelino Ramírez, Pablo Brítez, Cristian Morel, Pedro Brítez, Néstor Sosa, Romier Torres, Néstor Jara y Miguel Sánchez.

La empresa también había interpuesto un recurso de amparo para prohibir cualquier manifestación similar en las aguas del río y las calles circundantes a la empresa. El juez Gustavo Amarilla concedió este recurso y así impidió a los trabajadores manifestarse en los alrededores de la firma.

Durante la protesta, la Prefectura Naval había enviado lanchas de guerra y helicópteros, que empezaron a hostigar a los trabajadores provocando fuertes olas que llegaron a tumbar algunas de las canoas poniendo en riesgo la vida de los manifestantes. Las personas que caían al agua iban siendo arrestadas por la fuerza naval.

Comentarios

Publicá tu comentario