«… Le reté a Stroessner por correr y dejar su mortero»

(Jorge Lombardo. Publicado en www.uhora.com) En el aniversario de la victoria de Boquerón en la Guerra del Chaco, dos ex combatientes  narran aquella crucial batalla. «Demasiado mucho le reté a Stroessner por correr y dejar su mortero», relata en guaraní Carmelo Cisenando Maldonado, excombatiente de la Guerra del Chaco, quien participó en la batalla de Boquerón, ocurrida hace 78 años. Allí conoció a Alfredo Stroessner, quien luego se convertiría en dictador de Paraguay por más de 35 años.

Carmelo tiene 98 años y es oriundo del distrito de Lima, en San Pedro. Su ingreso al cuartel fue casual, ya que su padre lo envió a cumplir el servicio militar como un castigo a una travesura menor que ni siquiera recuerda.

Conoció la torva faz de la guerra a los 18 años y, aunque ahora tiene problemas de audición, tiene una memoria sin grietas sobre la Guerra del Chaco, según su sobrino, Sergio Maldonado.

«Él cuenta que los bolivianos estaban mejor equipados. Ellos tenían buenas trincheras. En algunos puntos incluso estaban reforzadas con materiales de construcción y, por si esto fuera poco, ponían arbustos espinosos. Era impenetrable», agrega Sergio.

HÉROE. El héroe de San Pedro tiene cuatro heridas de bala, dos en cada pierna.

Uno de esos proyectiles le quitó para siempre la facultad de tener hijos.

Por minutos, su mirada se vuelve ausente. Será el aburrimiento, que como una hormiga le camina por el brazo. El relato testimonial sobre la guerra se compone de palabras y de silencios.

«Hay cosas que él ya no cuenta, él es mi ídolo, y entiendo que existan cosas de las cuales prefiere no hablar, pero siempre fue muy reservado», según el sobrino.

Carmelo se inició en la guerra con el grado de cabo segundo y llegó a sargento primero. Luego del estruendo de la contienda, conoció la paz que brinda un trabajo normal y se casó hasta quedar viudo en la década del 80.

Asimismo, fue febrerista y chofer de Rafael Franco, en la denominada Primavera democrática, en la década del 40.

«Luego pasó por la misma situación que les toca a tantos excombatientes: se los descuida y viven en el olvido; muchos lo adoptaron, pero solo para cobrar su pensión; por eso nosotros hace un año lo rescatamos, y ahora vive acá con nosotros», alega el sobrino.

Su sobrino reclamó que el Gobierno mejore las condiciones para el trato y la relación que tiene con los excombatientes. «Nosotros por suerte tenemos un vehículo, pero existen excombatientes que no cuentan con este medio y tienen que tomar un taxi o buscar quien los acerque a cobrar, y eso es lamentable», relata. «Ellos ya son pocos y se merecen lo mejor», concluyó Sergio.

FUE LA BATALLA DECISIVA PARA DEFINIR EL RESTO DE LA GUERRA DEL CHACO

«Boquerón, la primera batalla decisiva de la Guerra del Chaco, dio al Paraguay una enorme ventaja sicológica y obtenía el dominio completo de la campaña», se lee en el libro La Conducción de la Guerra del Chaco, del norteamericano David Zook.

Iniciada la guerra, en 1932, la primera tarea de las tropas nacionales consistió en recuperar el fortín Boquerón, que fue tomado por las tropas bolivianas. Luego de 23 días de lucha, las tropas locales recuperaron este punto. Esta victoria fue determinante para los paraguayos durante el resto de la contienda.

DESPEDIDA DE UN HÉROE

«Boquerón es una palabra mágica; allí nació la unidad para la defensa territorial del Chaco y de allí vendrá el progreso de la República», dicta una parte del mensaje que el excombatiente Mario Ortiz tenía que pronunciar hoy, pero que no lo hará debido a que falleció el pasado 24 de setiembre, a los 93 años de edad.

El héroe tenía que pronunciar un mensaje hoy, en conmemoración de la contienda de Boquerón, para los jóvenes del Colegio Nacional de la Capital (CNC).

El benemérito de la patria se desempeñó como telegrafista del Tercer Cuerpo del Ejército Paraguayo.

El excombatiente instó a las nuevas generaciones a defender la patria amenazada, ya no de gente que porta fusiles, sino de personas que expulsan y matan compatriotas cada día.

Comentarios

Publicá tu comentario