Lawfare: Corte Interamericana juzgará el golpe parlamentario a Fernando Lugo

Por Jorge Zárate

El pasado 28 de diciembre del 2021 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) admitió una demanda de Fernando Lugo contra el Estado paraguayo por el golpe parlamentario que sufriera en junio de 2012, una decisión que puede abrir un antecedente para otros casos de destituciones en la región.

Se trata de un hecho “histórico” e “inédito” que permitiría estudiar la seguidilla de «golpes blandos» que se sufrieran desde la destitución de Mel Zelaya en Honduras en junio de 2009.

La CIDH consideró importante para la admisión de la demanda, que el Congreso sólo diera 16 horas a la defensa del expresidente y que el libelo acusatorio tenía apenas dos hojas.

Su abogado, Emilio Camacho recordó: «Nos notifican del juicio a las 18 horas del jueves y nos citan al día siguiente a las 9 de mañana. En el juicio planteamos un cuarto intermedio para producir pruebas, no nos dejaron y llevaron adelante el juicio de la manera más cruel e inicua y ese mismo día votaron. Fue un auténtico golpe de estado parlamentario», expuso citado por el sitio ruso de noticias Sputnik.

“Es un caso paradigmático», dijo para agregar: «Nuestro reclamo implica una defensa del Estado de derecho en el continente americano. Atropellaron a Dilma [Rousseff, Brasil, 2011-2016], [Rafael] Correa [Ecuador, 2007-2017], a [Manuel] Zelaya [Honduras, 2006-2009], a Cristina Fernández [Argentina, 2007-2017]. Es una defensa al estado democrático y a la voluntad popular. Si la CIDH lo resuelve a favor de Lugo, marca un antecedente para los otros expresidentes», consideró en la entrevista citada

El lawfare, o «judicialización de la política», consiste en el «uso indebido» del sistema judicial para fines de destrucción de imagen pública e inhabilitación de un adversario político, según lo define el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag).

Vale decir que en la “indefensión” de Lugo durante su juicio político se produjo la “violación de derechos fundamentales y del pacto de San José de Costa Rica”, según considera Camacho.

Ahora las partes tienen 6 meses para aportar pruebas.

Aunque posteriormente puede darse un acuerdo, también el litigio puede continuar hasta que se de una sentencia.

«El presidente Lugo dice que en caso de que la CIDH haga lugar a su reclamo, que estaría en torno de los 500 millones de guaraníes, que son como como 70 mil dólares, lo va a donar a la comunidad indígena Avá Guaraní», informó Camacho.

Lugo, elegido en 2008, fue candidato de una alianza de partidos progresistas con el de centro derecha Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA). El gobierno del exobispo interrumpió décadas de hegemonía del Partido Colorado, que gobernaba ininterrumpidamente desde 1947.

Lugo fue apartado de su cargo por la Masacre de Curuguaty, un trágico evento en el que unos 400 policías acudieron a desalojar de unas tierras en litigio a un grupo de campesinos sin tierra. La impericia de la fuerza pública y eventos que nunca se investigaron, derivaron en la muerte de 11 campesinos y 6 policías.

«El pueblo votó a Lugo, pero se violentó la soberanía popular y aprovecharon una masacre en una comunidad de campesinos. Es el primer caso de lawfare e instrumentalización de la institución para perseguir políticos. A Lugo se lo destituye por su idea política», recordó el abogado.

¿Presidenciable?

Otra de las aristas de la presentación tiene que ver con la posibilidad de habilitar la candidatura presidencial de Fernando Lugo para las elecciones de 2023. «Hoy no discutimos el tema. No se descarta la candidatura de Lugo, pero en este momento estamos en otra cosa. En esta instancia no corresponde trabajar sobre eso», le dijo Camacho a Sputnik.

La Constitución prohíbe la reelección de manera expresa, pero buena parte de los constitucionalistas creen que como Lugo no cumplió su mandato, podría volver a ser candidato. Igual, la actual conformación de la Corte Suprema de Justicia del Paraguay, hace pensar en un rechazo in limine a la posibilidad.

Entre tanto desde el Frente Guasu evaluaron el pasado 2021 como un año “de resistencia”: “Nuestra población paraguaya ha tenido que seguir haciendo frente al duro impacto sanitario, económico y social producto de la pandemia, ante un gobierno que, a pesar de los innumerables recursos obtenidos, no solo ha sido incapaz de afrontarlo de forma eficiente, sino que además se vio envuelto en múltiples escándalos de corrupción”, dice el texto que dieron a conocer.

Pidió entonces unir las fuerzas “democráticas y patrióticas” en el año que comienza. “Vemos con optimismo…un futuro de lucha y de cambios necesarios. Reiteramos nuestro llamado a todas las fuerzas democráticas y patrióticas a caminar en este 2022 juntos en la construcción del tan anhelado Paraguay para todos y todas, que estamos seguros será una realidad, más temprano que tarde”, expresó.

A la interna del FG ya está lanzada la candidatura presidencial del senador Sixto Pereira y se espera que en breve pase lo mismo con la senadora Esperanza Martínez, ex ministra de Salud, de recordada buena gestión en el gobierno de Lugo, donde por primera vez en la historia paraguaya la atención médica fue gratuita para la gran masa de la población.

 

Links

Caso de expresidente paraguayo Lugo en CIDH marca antecedente en América Latina – 31.12.2021, Sputnik Mundo (sputniknews.com)

Paraguay: CIDH analizará una denuncia de Lugo por el golpe institucional de 2012 (ambito.com)

Golpe yanqui en Paraguay (alainet.org)

Comentarios