Laterza Cue: Fuerzas policiales atacan las afueras de una escuela primaria y realizan desalojo violento

Policías atacaron a un grupo de campesinos que intentó evitar el avance policial hacia una escuela. Cascos azules avanzaron con maquinarias que iban desmantelando terrenos y casas para posibilitar plantar soja a una empresa. Detuvieron a mujeres que filmaron los actos de violencia. “Orejuka va’erã la oremosê haguã”, aseguró un dirigente.

Efectivos policiales custodiando sojales de la empresa Entre Rios. La situación ya fue denunciada el año pasado. Habían impedido el caso a una comitiva del INDERT. Foto: Marcos Ybañez.

Unas 119 familias que habitan en la zona de Laterza Cué, ubicada en el distrito de Mariscal López, departamento de Caaguazú, se resistieron al desalojo ejecutado este jueves por cerca de 300 policías.

Félix Benítez del Movimiento Campesino Paraguayo (MCP), nos relató  que el grupo de policías se acercó resguardando maquinarias que iban desmantelando algunos terrenos y casas. Avanzaban con una pala cargadora, una topadora y un tractor, y deshicieron unas 5 hectáreas, entre ellos la chacra de un campesino y su vivienda.

Según Benítez, los policías fueron filmados al llevarse de todas las pertenencias del labriego. El fiscal a cargo del procedimiento, Troadio Galeano, no se acercó en ningún momento a comunicarse con ellos.

Al ver el avance de las fuerzas hacia la escuela San Rafael, de la comunidad, los campesinos formaron una barrera humana y ahí empezaron a dispararles con balas de goma y gases lacrimógenos. Benítez fue uno de los heridos, y asegura que en medio de la confusión probablemente muchos fueron golpeados, siendo uno de los afectados, también les arrojaron gases lacrimógenos.

Hay varios heridos según el dirigente. Aseguró así mismo que hay niños, estudiantes y mujeres en la zona. «Orejuka va’erã la oremosê haguã», sentenció Benítez. 

Indicó al momento de nuestra comunicación, a las 12:45, que los policías y cascos azules, armados, rodean los cuatro costados de la escuela y desconocen sus intenciones.

Por su parte, la profesora Natalia Samaniego González, relató varias mujeres fueron detenidas en el desalojo por filmar las acciones violentas de la policía. Para las 13 horas estaba estipulado otro desalojo en  San Carlos, del mismo distrito. Según la docente, los policías no pueden ver gente hablando por teléfono porque les retienen.

Denunció así mismo que con ayuda de la policía están echando, quemando y entrando a plantar soja.

“Las compañeras están con mucho miedo”, indicó, los padres están en compañía de sus hijos en la escuela.

Conflicto

El conflicto de tierras en esta zona se remonta a los tiempos de la dictadura, cuando un influyente terrateniente griego, Euthymios Gregorios Ioannidis, se instaló hacia 1967 en la zona para posteriormente apropiarse de las tierras que pertenecían al empresario Mario Laterza (unas 3000 hectáreas).

A instancias del griego, ingresaron al lugar además 170 familias, y así también a base de engaños trajo colonos brasileños para venderles tierras en situación irregular. Estos últimos, que llegaron con todos sus ahorros, en su gran parte terminaron empobrecidos.

En su época, el griego mantuvo un régimen de terror en la zona, manejando a todas las autoridades distritales.

Unos 20 años después, el griego convenció a los pobladores para realizar un juicio de usucapión para obtener la titulación de las tierras, pero a nombre de una sola persona a fin de supuestamente acelerar los trámites. El elegido para esto, José Díaz Filho, recomendado por el mismo griego, tras ganar el juicio en 1992 le vendió todas las tierras a la empresa Arcadia S.A., vinculada al griego, por 20 millones de guaraníes, con los pobladores adentro. Arcadia posteriormente transferiría los derechos a otra empresa vinculada al mismo.

El reinado del griego terminó en 2001. Cuando fue acusado de ser autor moral del asesinato del intendente de Mariscal López Rubén Acosta (ANR), y se fugó del país. Sin embargo su nombre siguió siempre presente.

Tras sucesivos trámites, las tierras en conflicto, cuyos pobladores nunca quisieron abandonar, terminaron en manos de las empresas Agrisa, Agrorama y posteriormente Agrícola Entre Ríos, que estarían vinculadas al griego. Entre Ríos está a nombre de José López, comenta Benítez.

En 2004, se formó el grupo campesino encabezado por Teófilo Aguilar, que presuntamente responde a la empresa, y quienes se habrían dedicado a instigar a los colonos brasileños y paraguayos, para que abandonen Laterza Cué, a base de amedrentamientos, confiscaciones, saqueos, secuestros y amenazas de muerte.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.