Las peores escenas de sexo en la literatura de este año

La revista inglesa Literary Review busca llamar la atención sobre el mal gusto. Stephen King y Haruki Murakami figuran entre los doce finalistas.

Por Stephen Bates.

Stephen King. Imagen: Life.

Lo primero que se desprende de las nominaciones para los premios de mal sexo literario de este año –que elige la Literary Review– es lo fecunda que puede ser la imaginación de los escritores. Si hicieron la mitad de las cosas que atribuyen a sus personajes, lo más probable es que tengan los anteojos empañados.

Hay lenguas ágiles, habitaciones que empiezan a sacudirse, cavernas húmedas y cálidas, descargas volcánicas, carne húmeda, ciénagas insondables de peces muertos y lirios amarillos en flor y sótanos llenos de vinos y licores que despiden oleadas de tenues aromas. Y eso antes de llegar a masajear, amasar, estirar, frotar, pellizcar, golpetear, rozar, lamer, besar y dar mordisquitos, todo lo que llega a ocurrir en una sola oración gracias al escritor David Guterson.

Los premios, que ya llevan 19 años, tienen ahora una lista de 12 autores finalistas, entre los que saldrá un ganador el 6 de diciembre. Entre ellos figuran los escritores más distinguidos –o, por lo menos, más vendidos– del mundo, provienientes de Gran Bretaña, Estados Unidos, Hungría, Japón y Australia.

Uno es el monarca del horror, Stephen King, que probablemente no se dio cuenta, al escribir su nueva novela 11.22.63 que había usado un verbo difícil: “se inclinó hacia atrás y la cabeza chocó ( bonked ) contra la puerta”, puso. Y bonking tiene un significado procaz en el Reino Unido.

Haruki Murakami, autor de la trilogía 1Q84 , también podría haberlo pensado mejor antes de llamar a uno de sus personajes femeninos Fukaeri (con una pronunciación muy parecida a “ fuckery ” que en inglés tiene varias acepciones, entre otras “prostíbulo”, “relaciones sexuales”, “mierda”, etcétera).

The Literary Review, una reconocida publicación, literaria, fundamentó su premio: “El objetivo es llamar la atención sobre el uso crudo, falto de gusto y con frecuencia descuidado de pasajes redundantes de descripción sexual en la novela moderna y desalentarlo”.

Solamente dos de los novelistas en la lista son mujeres: Jean Auel, la autora de 75 años de la colección prehistórica Earth’s Children y Dori Ostermiller, una escritora nacida en Los Angeles.

La más chocante es probablemente la descripción de Christos Tsiolkas, el escritor australiano, en su novela Dead Europe , que no es apropiada para el desayuno de un lector de diarios; y la más sucinta es, sin duda, la de Chris Adrian en The Great Night ambientada en San Francisco: “Entonces cogieron con ganas, que era lo más lógico”.

Entre los ganadores de años anteriores figuran celebridades como Tom Wolfe y Norman Mailer. El año pasado ganó el inglés Rowan Somerville, por escenas de su libro La forma de ella. Ahora, Somerville escribió una nota contando cuáles son sus escenas de sexo preferidas. Allí eligió, entre otras, escenas de Plataforma (Michel Houellebecq); de Drácula (Bram Stoker); de El amante de Lady Chatterley (D.H. Lawrence); de Historia del ojo, (George Battaile) y de Lolita, la clásica historia de Vladimir Nabokov.

La ceremonia de entrega de premios será en el Club Naval y Militar de Londres en Piccadilly, conocido muy apropiadamente como In and Out (adentro y afuera).

Fuente: Revista de cultura Ñ.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.