Las cúpulas sindicales dialogan con el Gobierno “a espaldas del pueblo”

Lo dicen Eladio Flecha, de Paraguay Puahura, y Teodolina Villalba, de la Federación Nacional Campesina. Consideran que las negociaciones son una traba porque el pueblo  “quiere seguir luchando por la derogación de la Alizanza Público Privada”. Estas dos organizaciones más la OTEP-Sindicato Nacional aprontan su congreso para el 4 y 5 de junio.

Teodolina y Marcial Gómez, secretarios generales de la Federación

Teodolina y Marcial Gómez, secretarios generales de la Federación

Se ha vuelto  más que evidente la separación entre las organizaciones sindicales que siguen en la mesa de negociación con el gobierno de Horacio Cartes después de la huelga general del 26 de marzo último y el resto del movimiento social.  El camino de la calle y el camino de la negociación parecen no llevar por el mismo sendero ni al mismo puerto.

Para el 4 y el 5 de junio, un bloque importante de aquella huelga general aglutinado en la Federación Nacional Campesina, la OTEP-Sindicato Nacional y el partido Paraguay Puahura, se convoca a congreso “a fin de construir un programa para continuar la lucha por la derogación de la Ley de Alianza Público Privada (APP) y contra otras injusticias”. Pero sus dirigentes mayores adelantan que en este proceso “hallamos una traba que es la mesa de negociaciones que abrieron las cúpulas de las centrales sindicales con el Gobierno, a espaldas del pueblo”.

Los debates del Congreso de este bloque girarán en torno de “Tierra, producción y soberanía: construyendo un nuevo Paraguay”, a realizarse el miércoles 4 junio en varios departamentos del país y el jueves 5 de junio a nivel nacional en Asunción. Para el Congreso en la capital aguardan la presencia de unos 500 delegados de todo el país.

Sonia Leguizamón, CGT, el ministro de Trabajo y Aldo Snead, CUT, durante los festejos del Primero de Mayo.

Sonia Leguizamón, CGT, el ministro de Trabajo y Aldo Snead, CUT, durante los festejos del Primero de Mayo.

Adelantan que invitarán a las cúpulas sindicales (CUT-A, CUT, CCT, CESITEP, CGT) a que “vengan a responder por sus acciones”.

La Federación Nacional Campesina había condicionado su participación en una mesa con el gobierno a la derogación de la Ley de Alianza Público Privada. No se puede hablar de desarrollo nacional con una ley que puede enajenar todos los recursos del país, dice Federación.

Las centrales habían condicionado su participación en la mesa de negociación a que no se toque a ningún trabajador que se haya acoplado a la huelga. Luego se abrió una cantidad de mesas. Y como si ya estuvieran en el mismo carro, el 1 de mayo, Día del Trabajador, cuatro centrales realizaron una misa y una ofrenda floral en compañía del ministro de Trabajo, Guillermo Sosa.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.