Las ave marías no alcanzan

Los «Vatileaks». ¿En nombre de Dios todo vale?

El Papa se mostró muy dolido por el arresto de su mayordomo.

El Papa se mostró muy dolido por el arresto de su mayordomo. Foto: El Comercio.Pe.

De nuevo, la Santa Sede es noticia que recorre el mundo, y otra vez es producto de la revelación de documentos que confirmarían delitos administrativos y financieros del Estado del Vaticano que, en este caso,  ha salido a luz la semana pasada por decisión de Paolo Gabriele,el hombre que más cercanía tenía con el Sumo Pontífice, en su calidad de mayordomo de sus apartamentos.

Detenido este viernes 25 de mayo por la policía de Benedicto XVI, su servidor más íntimo está acusado de filtrar una gran cantidad de cartas y documentos confidenciales, hecho que llevó a reconocer a un vocero del Papa que  “esto es muy grave”, intentando anticiparse a lo que ya se difunde por todas las vías de comunicación mundial como “Vatileaks”.

De acuerdo a la versión oficial, Gabriele fue encontrado en posesiónde documentos privados en su domicilio de la Vía de Porta Angélica, anexo al Vaticano, que comparte con su esposa y tres hijos.

En enero pasado, la televisión italiana había mostrado algunas cartas privadas del Secretario de Estado, Cardenal TarcisioBertone, revelando prevaricato, nepotismo y una red de corrupción interna en la concesión de contratos sobrefacturados con empresas italianas, que envió a Ratzinger el Arzobispo  Carlo María Vigano, ex Gobernador de la Ciudad del Vaticano y actual Embajador en Washington de la Santa Sede.

Según trascendidos, uno de los puntos gruesos de este nuevo escándalo tiene relación con malversación de fondos desde el Banco del Vaticano, cuyo Director EttoreGottiTedeschi, fue cesado el día jueves, provocando conmoción y tristeza en Benedicto XVI “por las filtraciones”, aunque sin condenar el hecho, el cual es  investigado por la policía interna y por un Comité de Cardenales.

Los dramas e intrigas en el pequeño como poderoso y venerado Estado Vaticano, no son nuevas y van desde las finanzas hasta la pederastia, como se lee en el libro Sua Santita, de Gian Luigi Nuzzi, destacando el respaldo y participación directa de jerarcas religiosos durante las más terroríficas tiranías que han asolado a la humanidad desde el fondo de su historia.

LA RESPONSABILIDAD DEL CELEBRE KAROL WOJTYLA

Entre los numerosos e inteligentes escritos del Papa Juan Pablo II, se lee que toda organización duradera no sólo necesita una ideología trascendente, sino también una base tangible, terrenal, y quien minusvalore esos componentes substanciales puede poseer formación católica, pero ignora la realidad, dado que “sin dinero y sin fincas, hace ya mucho que no existiría el Papa ni el principado de la Iglesia e, incluso, jamás hubiera habido Papas”.

Con esa convicción, Karl Wojtyla protegió a muchas personas sin escrúpulos que, con su respaldo, incursionaron con fuerza en el mundo financiero, entre ellos Paul Marcinkus, quien era conocido como “el gorila” cuando sólo era guardaespaldas de Pablo VI pero, elevado a Arzobispo por el Papa polaco, rápidamente se convirtió en el “Banquero de Dios”.

Nombrado primero como responsable del personal del Vaticano, con la misión, entre otras, de organizar las giras del sumo pontífice, el hábil y eficaz Marcinkus quedó facultado para operar con millones de dólares de donaciones, transacciones e inversiones, consolidándose como uno de los hombres más poderosos de la Santa Sede, y capo, capíssimo del Banco Católico

“No se puede mantener en marcha la Iglesia sólo con Ave Marías”, se ufanaba en declarar desde su bunker del órgano bancario más oculto del mundo, develado finalmente por numerosas  investigaciones como un nido de negocios ilegales, con larga estela de transferencias de miles de millones de billetes de todo tipo y origen, desde y hacia cualquier parte del mundo.

El también polaco Marcinkus, Doctor en Derecho Canónico, obraba con plena impunidad en su condición de jerarca absoluto,siempre al margen del Estado Italiano, dado que el Banco Santo pertenece al Vaticano, Estado Soberano.

Al frente del instituto “para obras religiosas”,  hiló alianzas con la mafia, Primero con el Abogado MicheleSindona y después con Roberto Calvi, Director del Banco Ambrosiano y hombre fuerte de la logia masónica P2, con quienes se libró al lavado de dinero, ocupando las primeras planas de la prensa europea y norteamericana, como honorables y exitosos hombres de negocios, verdaderas leyendas de las finanzas, elogiados y protegidos por el varias veces Presidente del Gobierno Italiano, el democristiano Giulio Andreotti, ilustrísimo miembro de la “Cosa Nostra”.

En la investigación que siguió tras los escándalos que estallaron contra Marcinkus, se verificó que quien comenzó la relación con Sindona fue el propio Juan Pablo II junto con los Cardenales Villot y Vagnozzi, quienes buscaban desplazar hacia el extranjero la montaña de dinero que tenía  acumulado el Vaticano.

El plan tenía varios vértices, por un lado, eludir a la justicia italiana, por evasión impositiva y no declaración de bienes, y por otro burlar a los sindicatos de trabajadores que reclamaban mejores salarios y condiciones laborales a las empresas de la Santa Sede, la que optó por transferir muchas filiales y capitales hacia Centro y Suramérica, en particular en los países con dictaduras militares.

La decisión de Wojtyla, Villot y Marcinkus, fue la de invertir en diversos países, en particular Estados Unidos, en áreas diversificadas, más difícil a ser controlados, pero el escándalo estalló cuando comprobaron que Sindona los estafa estafando, dado que en las más importantes operaciones comenzaba siendo el negociador en la venta de empresas y bienes inmuebles del Vaticano, por ejemplo, cuyo precio por lo general él fijaba y, a través de testaferros, terminaba comprando.

¿EN NOMBRE DE DIOS TODO VALE?

Sindona había crecido tanto que se convirtió en uno de los financistas de la campaña que permitió la reelección de Richard Nixon en la Casa Blanca en 1972, aunque cayó preso y terminó con cadena perpetua, en un final que también se llevó a su amigo Calvi, a quien la mafia dejó colgado de un puente en Londres, después de haberlo asesinado por traidor, tras ser abandonado por el Vaticano que, para tapar los escándalos de ambos, llegó a pagar multas de 250 millones de dólares.

La historia de las finanzas de la Santa Sede da para muchos libros, porque su lado tenebroso arranca en el siglo IV y se prolonga hasta nuestros días con acciones muy lucrativas en el Chase Manhattan, Celanese, Goléate, General Foods, Procter & Gamble, Standard Oil, Unilever, Westinghouse, UrisBuildingCorporation y en la TishanReality&Construktion, según el teólogo y filósofo HubertusMynarek, quien fue Decano de la Facultad de Teología Católica de la Universidad de Viena.

El mayordomo.

El mayordomo. Foto: Tal Cual.

Marcinkus, amenazado por innúmeros procesos de terminar también en la cárcel, e impedido de residir en Italia porque la Cosa Nostra puso precio a su cabeza, está jubilado como santo varón del catolicismo, vive en la xenófoba Arizona, y disfruta del golf y de una opulenta existencia bien protegida, en premio a su contribución  al aumento de la fabulosa fortuna del Vaticano, en nombre de Dios, de la filantropía y del amor a los pobres.

Parte de su trabajo hizo que la Santa Sede hoy sea propietaria en buen porcentaje de los Estudios Paramount de Hollywood, cientos de terrenos para apartamentos de vacaciones en OysterBay y Long Island en Estados Unidos, en el Stock Exchange Tower y el Port Royal Tower de Montreal, Canadá, urbanizaciones en toda Italia y en la costa francesa y española, campos de golf y complejos hoteleros en muchas naciones, tiendas en los Campos Eliseos, de París, y varios etc.

El viaje de Juan Pablo II a Africa, en 1990, también organizado por “el gorila”, reportó al Vaticano la basílica “Nuestra Señora de la Paz”, junto a un parque que triplica la superficie dela Santa Sede, regalo del tirano y megalómano HouphouetBoigny, de la riquísima Costa de Marfil, poblada por 15 millones de africanos, 80 por ciento pobres y la mitad muy, pero muy miserables.

El muy católico y filántropo Boigny, invirtió una inmensa fortuna en construir la basílica, con 7.800 metros cuadrados de vitrales, tres veces más que la Catedral de Chartres en Francia, 120 mil metros cuadrados de mármol italiano, un palacio con 20 habitaciones, la “residencia papal africana” y dos mil focos de mil 100 vatios para mantener iluminada la Casa de Pedrom al lado del noventa por ciento de la población que carece de electricidad.

Cada día con menos adhesión, el poder financiero de la Iglesia Católica continúa creciendo, porque sus piernas caminan por todo el planeta y sus manos abarcan toda clase de negocios y negociados, sensiblemente reforzados en el reinado de Wojtyla quien, sólo en Roma, aumentó a 922 el número de iglesias, todas revestidas con oro y mármol, sin necesidad de explicar nada a nadie, dado que el Vaticano es un poder teocrático, único representante en la tierra del poder divino.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.