Las acciones más importantes de Lugo fueron «conservadoras y de restauración del Estado oligárquico», según Najeeb Amado

Najeeb Amado, Secretario General del Partido Comunista.

El secretario general del PC explica en esta entrevista que se cansaron de las reuniones estériles con Lugo.

El partido de José Asunción Flores, Antonio Maidana, Carmen Soler, Luis Casabianca, Derlis Villagra y tantos otros luchadores se abre del gobierno de Fernando Lugo, cansado de su mutismo, de ese hábito tan de cura de escuchar, anotar y luego desandar, deshacer para hacer lo “políticamente correcto”.

En una entrevista con E’a, Najeeb Amado, secretario general del Partido Comunista (PC), explica las razones del retiro de apoyo del PC al gobierno de Lugo. Amado destaca que todas las acciones más impactantes del gobierno fueron claramente conservadoras y de “restauración del estado oligarquico mafioso”.

El pacto en el Congreso con el oviedismo para la recomposición de la Corte Suprema de Justicia, el Tribunal Superior de Justicia Electoral y la Contraloría General parece ser la gota que colmó el vaso de los comunistas. Para el Partido Comunista esta negociación con Lino Oviedo es la muestra más clara de que el gobierno prefiere arar con los bueyes viejos de la política para garantizar eso que llaman gobernabilidad.

Najeeb nos cuenta que el gobierno de Fernando Lugo se encerró en la lógica de los Miguel Angel López Perito, Rafael Filizzola, cual es la de garantizar la restauración de una legalidad que la “derecha desanda y negocia cuando se le da la gana”.

-¿Que debió hacer el gobierno?

Para Amado al gobierno le correspondía abrirse de ese modelo, sostenerse en las organizaciones sociales y políticas e infiere que el pacto es el cierre de varias otras medidas que venía construyendo una pirámide de derecha, claramente privatista, y en su lado social asistencialista y desmovilizador.

“No se discutió en nada con ese Estado oligárquico y mafioso; ni siquiera el gobierno asumió su deber, a través de la Procuraduría General, de reclamar vía judicial las tierras mal habidas, unas siete millones de hectáreas según la Comisión Verdad y Justicia”.

Al terminar el año, la conducción del PC se encontró con esta realidad ya casi inapelable en la atmósfera gubernamental. Ya lo había advertido en una nota con E’a el jefe del Gabinete Social, Miguel A. López Perito: “No hay condiciones para grandes transformaciones”, habia dicho en aquella entrevista. “No pudimos influir en la subjetividad política para reorientar el proceso a través del gobierno”, reconoce por su parte Amado.

El PC se cansó de las reuniones con Fernando Lugo, de las propuestas arrimadas y de las cosas discutidas en Mburuvicha Roga. Finalmente las cosas se movían por arriba y por abajo se aplicaba anestecia, y aún, garrote. Hasta constituirse en una “línea política catastróficamente reformista de cultura conservadora, conciliación oligárquica y de infantilización con un política claramente asistencialista. Todo esto surge de los López Perito, Rafael filizzola (ministro del Interior)…”

¿Por qué ahora y no mucho antes?

Amado toma aire y responde: “Es nuestra primera experiencia, todavía luchábamos porque las cosas cambien, porque la orientación del Gobierno sea asumir esa mayoría democrática que existe en el país pero que todavía no tiene forma orgánica para desmontar el estado oligárquico que organiza el poder en el país”.

Recuerda que en diciembre del año pasado el Partido ya advertía el sendero que hoy confirma, pero “no pudimos generar subjetividad para forzar una reorientación”

El Partido Comunista es parte del Frente Guasu, un entreverado de movimientos y partidos del frente gubernista.

¿Cómo queda la participación en este espacio?

-Nosotros intentaremos dar la discusión democrática y de generar un espacio de autonomía que nos ayude a reorganizar las fuerzas sociales y darle sentido popular a la disputa política. Pero si nos dicen que ya no podemos estar en ese espacio, pues no quedará otra salida que abandonar el frente. Y, como tratando de encontrar el hilo general de la decisión de retirar el apoyo al gobierno, redefine: “La línea es muy clara: por un lado está la restauración conservadora de derecha y por el otro lado lo que nosotros y la gran mayoría queremos cual es la profundización de cambios democráticos. Proponemos un debate urgente y necesario”.

-¿Y con el gobierno?

-El gobierno ha abandonado las banderas populares. Con el gobierno, debate y confrontación sanos. Hay muchas posiciones críticas en el campo popular. Necesitamos una agenda mucho más autónoma.

El futuro

Najeeb reitera que existe una nueva mayoría democrática en el país que no quiere nada con la oligarquía mafiosa y que ese es el espacio de construcción y articulación posible. En el 2011 proponen una reunificación sobre agendas mínimas de movilización contra las privatizaciones, la represión violenta contra los sectores organizados, por la recuperación de las tierras mal habidas, entre otras demandas, y por encontrar una línea que permita influir en el proceso político.

Comentarios

Publicá tu comentario