La venganza de Axl: los Guns N’ Roses pasaron por Asunción con un tremendo show

La histórica banda de un Axl Rose prendido fuego se presentó el sábado. Crónica, fotos y videos.

La silueta y el riff de Dj Ashba daba inicio a la historia. Foto: Mariela Rodriguez.

Alrededor de las 23:30 un helicóptero empezó a sobrevolar el Jockey, lo que hizo que las emociones se dispararan y la gente se agolpe frente al escenario, Axl Rose ya había llegado a Asunción. Sabiendo de los retrasos en países vecinos uno puede predisponerse de buena manera a esperar a  Guns N’ Roses, pero cuando a las 00:10 se apagaron las luces, la sensación de las miles de personas que asistieron fue de alivio. La mayoría pronosticaba que mínimo hasta la 1 AM se esperaría por el inicio del show. En tanto, una oscura intro de teclados anticipaba lo que estaba por venir, el escenario se puso rojo y Dj Ashba apareció con su sombra que contrastaba perfectamente con la pantalla ubicada al fondo, empezaban a sonar los riffs de Chinese Democracy, la canción que abrió el concierto.

Cuando la banda entera empezó a tocar, uno se daba cuenta que el sonido se perfilaba cómo el mejor y que los Guns sonarían en Asunción potentes y fuertes como debe ser. Llegaba Welcome to the Jungle y el cantante preguntaba “¿You know were you are?” y nos decía que estábamos en la jungla y que íbamos a morir. Le siguieron It’s so easy, Mr. Browstone y Estranged. A esa altura de la noche ya quedaba claro el gran estado vocal de Axl Rose, y para quiénes tanto lo criticaron por su sobrepeso, el cantante también demostró su gran estado físico, ya que se pasó corriendo y haciendo los mismos movimientos y bailecitos que tanto le conocemos por los videos durante todo el show.

Axel Rose, ante las más de 50.000 personas que fueron el sábado al Jockey. Foto: Mariela Rodriguez.

Los temas clásicos desfilaban, Rocket Queen, You could be mine, Sweet child of mine y This i love, todas en excelentes versiones instrumentales. Los tres guitarristas son geniales, entre tema y tema, cada uno tuvo su momento en solitario para hacer sus solos. Dj Ashba es quién más llama la atención por los tatuajes y la galera en la cabeza, pero quizá Bumblefoot sea el más virtuoso de los tres, cada vez que aparecía al frente, con remera de Motorhead puesta, le sacaba chispas a su guitarra de doble mango, así también, Richard Fortus parecía ser quién más disfrutaba tocar su guitarra, a cada intervención suya no tenía reparos en demostrarlo saltando y bailando.

Sin duda, mención especial para el baterista Frank Ferrer, la manera en que le daba a los parches era una cosa impresionante, además, todo parecía salirle tan fácil, pues cada vez que salía en pantalla se lo veía sonriendo y disfrutando del momento. Una máquina. Dizzy Reed y Cris Pitman son quienes sostienen a la banda desde sus respectivos teclados y junto a Tommy Stinson en el bajo, son los Guns de perfil bajo, sin ellos la banda no sería lo que es. Contundentes y precisos como pocos, marcaron a fuego el ritmo del show.

Armas, rosas, pirotecnia y luces. El show de los Guns sobrepasó todo nivel de expectativas del público nacional. Foto: Roque Martínez.

Párrafo aparte para los covers de algunos gigantes del rock a los que los Guns rindieron tributo,  y con los que a más de uno agarraron desprevenido. A los ya clásicos Live and let die y Knockin on heaven’s doors, de Paul Mc Cartney y Bob Dylan, respectivamente, se le sumaron un meddley que incluyó Since i’ve been loving you de Led Zepellin y Another brick in the wall de Pink Floyd que sonaron a manera de intro de November Rain. Además, sobre el final versionearon a AC/DC con dos canciones, Riff Raff y Whole lotta Rosie, clásicos inmortales de la época de Bon Scott.

Promediando las dos horas de show llegó uno de los momentos más esperados, Axl se sentó al piano para tocar la que quizá es la canción más emblemática de la banda, era el turno de November rain, la balada rockera por excelencia de los ‘90s, haciéndose cargo del solo de guitarra Bumblefoot, hecho que definió quién es el verdadero guitar hero de la banda y quién luego se quedó en solitario a jugar con el tema de la Pantera Rosa. En tanto llegaba uno de los mejores momentos del concierto, con Don’t Cry y Knockin on heaven’s doors los Guns consiguieron emocionar a más de uno, sin duda.

Dj Ashba. Foto: Mariela Rodríguez.

Durante todo el recital se notaba que Axl de verdad lo deja todo sobre el escenario, daba hasta el último esfuerzo, gritando con todas sus fuerzas en cada canción. Resultaba evidente que  el muchacho de Indiana todavía conserva intacto el carisma que supo demostrar hace un par de décadas atrás.

Antes de irse, Axl Rose y los suyos nos regalaron una furiosa versión de Whole lotta Rosie de AC/DC, la penúltima canción de la noche y la fiesta era total. Ya promediaban casi 3 horas de show y Axl pedía que lo lleven a aquél lugar dónde la hierba es verde y las chicas son hermosas, los Guns se despedían con Paradise City.

La noche del sábado 15 de octubre se mantendrá imborrable en la mente y el corazón de mucha

Haciendo explotar el Jockey, Axl Rose y Bumblefoot con November Rain. Foto: Mariela Rodríguez.

gente, el Jockey Club fue el lugar desde dónde resultó admirable ver la manera en que Axl Rose se carga al hombro a una banda que sonó impecable durante todo el show, ofreciendo un set list imbatible, donde no faltaron los clásicos de siempre, las canciones nuevas y los homenajes a los grandes del Rock. Guns N’ Roses pasó por Paraguay y cumplió el sueño de miles de personas que ahora sólo esperan por los chicos malos de Boston.

Se agradece al blog La Marquesina por ceder gentilmente los videos del show. Para ver más infoy videos, buscá La Marquesina en Facebook.

Los videos:



Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.