La tierra es vida y Toto Lezcano murió por ella

 Benjamín “Toto” Lezcano fue asesinado por sicarios en la tardecita del 19 de febrero, en la zona de Núcleo 4, asentamiento Arroyito, distrito de Horqueta, Concepción. Luego de una jornada de trabajo en su chacra, se acomodó en una silla frente a su casa a la par que intentaba sintonizar en su pequeña radio el partido de Olimpia. En ese escenario recibió más de 50 impactos de balas por sicarios que monitoreaban sus movimientos.

Rezo de la comunidad frente a la casa de “Toto” Lezcano, en el mismo sitio de la masacre (Gentileza de Base – Is)

Al día siguiente del asesinato, la fiscal Dora Irrazábal declaró a la prensa que “los ajusticiamientos son comunes en zona donde dirigente campesino fue asesinado”. Si una fiscal que debe investigar una causa se expresa de este modo, quiere decir que de antemano ya tiene un posicionamiento que dará curso a una investigación tendenciosa o que el juicio ya está hecho así que ¿para qué investigar?

Asamblea en la comunidad

Al cumplirse 8 días del asesinato del dirigente, las fuerzas vivas de la comunidad se reunieron en una asamblea donde repudiaron el hecho y reclamaron el esclarecimiento del crimen pues están seguros que su asesinato está vinculado con la visible militancia que tenía “Toto” haciendo frente al avance del cultivo de la soja y sus consecuencias en la comunidad.

En esa reunión, Nancy Cuevas, esposa de Benjamín, con una fortaleza demoledora, levantó su voz para animar a la comunidad a continuar con la lucha que llevaba adelante su marido. “Toto derramó su sangre por la unidad campesina y para que no muera la lucha por la tierra”.

“¿Qué se juega en el Norte?”

En una investigación para el Serpaj, aún inédita, el investigador Hugo Pereira hace un análisis de los recursos naturales y los intereses que despiertan esta zona identificada como la segunda superficie boscosa más extendida de la región Oriental del país.

En un apartado analiza de qué manera, en general, la imposición del capital internacional se hace presente en la pérdida de soberanía territorial y económica de los espacios donde interviene, “tal como ocurre en Concepción”, afirma Pereira.

Con la lectura de varios fragmentos y datos se va tejiendo una reflexión consistente de las razones de este crimen, que no están alejadas de lo que plantea la comunidad al respecto. “(…) las exigencias campesinas de acceso a un pedazo de tierra en un medio natural sano han sido consideradas por el capital como una interferencia, lo que a su vez demuestra el “peligro” que representa para los grupos económicos la organización de pobladores rurales que no son funcionales a sus intereses.”

En ese contexto las palabras de Nancy, acerca de que la tierra es vida y de que Toto Lezcano murió por ella, tienen sentido.

En el video de abajo, Nancy Cuevas -esposa del dirigente Toto Lezcano – hablando en asamblea (Video de Carlos Goncalvez).

Fuente: Serpaj Paraguay

Comentarios

Publicá tu comentario