Sociedad de Economía Política del Paraguay criticó proyecto de Ley de Responsabilidad Fiscal

Mediante un comunicado de prensa la SEPPY críticó duramente al Proyecto de Ley que se tratará este jueves en el Senado.

Este jueves el Senado trata el proyecto de Ley de Responsabilidad Fiscal. Fuente de imagen: Radio Viva

El análisis que hace la SEPPY del proyecto de Ley dice cuanto sigue:

 El gobierno de Cartes y el bloque de la ANR aliado con el PLRA, el PDP, Encuentro Nacional y Avanza País presentaron finalmente su proyecto de Ley de “responsabilidad fiscal”, para una aprobación que esperan sea express, lo cual arrojó aprobaciones por parte de los sectores empresariales más pudientes de la economía paraguaya.

Este proyecto refleja el rumbo Cartes en su máxima expresión de construcción de un Estado orientado a los ricos, quienes así se aseguran de seguir siendo los que menos aportan impuestos al estado (menos del 20%) para que éste cumpla con su función. Es importante que la población y todos los sectores ciudadanos (quienes no fueron consultados, una vez más) puedan interpretar este proyecto, por lo cual ponemos a consideración los puntos de análisis siguientes:

– Considerando lo definido por la Constitución Nacional, los tres poderes del Estado suscriben a ser responsables en la gestión de los recursos públicos; uno se imaginaría que cualquier persona electa o designada en representación del pueblo debe por lo tanto cuidar el equilibrio de las finanzas del Estado. Pero el proyecto de Ley de Responsabilidad Fiscal presentado por el oficialismo incorpora, además de la necesidad del “equilibrio entre los ingresos y los gastos públicos”, los criterios de austeridad en la gestión pública que florecieron en el inicio de los años 2000 luego de la crisis monetaria, directamente inspirados en el Fondo Monetario Internacional. Hoy Paraguay no está en situación de crisis monetaria: su moneda está estable con un inflación baja, tiene un nivel alto de reservas, y su deuda – si bien aumentó muy fuertemente en el corto gobierno de Franco – es controlable; su PIB tiene un alto crecimiento y nos anuncian que el nivel de exportación de la soja será un record este año. ¿Por qué entonces aplicar en este momento medidas de austeridad? Es porque responden a otra lógica: la de la mayor acumulación de riquezas por los que más tienen. Los derechos no existen, y el gobierno cartista se encarga solamente de implementar medidas que permitan a las empresas, los bancos y el sector privado fijar las reglas de juego.

 – Los puntos más preocupantes del proyecto la Ley son los siguientes:

  • Limitar el incremento de los gastos corrientes al 4% (+ inflación). Esta decisión de limitar los gastos del presupuesto corresponde a una irresponsabilidad más de los administradores públicos. En Paraguay, sólo el sector salud necesita aumentar su presupuesto en al menos 100% para cumplir con la aplicación del derecho a la salud. Situación similar tenemos en la Educación, viviendas, reforma agraria, etc. El tope impuesto del 4% de crecimiento real del gasto anual significa que El Estado deja de cumplir su rol constitucional.
  • Otra de las reglas establecidas por la ley de “responsabilidad fiscal” es congelar los salarios. Es una violación a los derechos de los trabajadores, a los contratos colectivos, y es un absurdo económico: el último ajuste del salario básico es de abril 2011. El congelar los salarios tendrá un impacto directo en la demanda, y los comerciantes verán sus niveles de venta bajar. Ello, sumado al alza de los precios de la canasta básica por efectos del IVA agropecuario y otras medidas tomadas por el gobierno de Cartes, no augura ningún tipo de equilibrio económico.
  • El proyecto de ley pretender medir la salud económica con variables vinculadas al PIB, la inflación y el nivel de importación. Ni siquiera contempla el nivel de exportaciones (record este año, para soja y carne), ni el nivel de presión tributaria (otro record: uno de los niveles más bajo de todo el continente, en particular los impuestos directos), ni los niveles de desigualdad social existentes, los cuales son el mayor dato económico para medir la distribución de la riqueza.
  • Finalmente, y es el punto más importante, la mayor irresponsabilidad fiscal que se comete es la de limitar los gastos sin antes promover la búsqueda de ingresos. La responsabilidad fiscal en la gestión pública es ésta: ver las necesidades, buscar los ingresos y luego priorizar los gastos. Los ingresos y la presión tributaria en Paraguay son extremadamente bajos, y en su mayoría financiados por el IVA, el impuesto más injusto. El gobierno de Cartes cajoneó el impuesto de exportación a granos, siendo Paraguay el 4º exportador mundial, y promovió el IRAGRO que al máximo permitirá recaudar 1% de las recaudaciones tributarias, porque fue hecho por y para los grandes productores, asumiendo las posibilidades de evasión fiscal. El impuesto inmobiliario es casi inexistente, y finalmente, las grandes riquezas casi no tributan. Los gremios empresariales apoyan esta ley porque con ella no será necesario aumentar los bajos impuestos con que cuenta el Estado, conservando así sus privilegios históricos.

 La responsabilidad fiscal sería ver la realidad del país, que el PIB y la estabilidad monetaria hasta ahora sólo la aprovechan los sectores más ricos de la población, y establecer reglas de recaudación de impuestos a los actores más rentables de la economía, luchar contra la evasión y la corrupción, y realizar una planificación de gastos priorizada, en forma participativa.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.