La sinfonía pesada de Apocalyptica sonó en la noche asuncena

Crónica del concierto de la banda finlandesa de metal sinfónico vivido durante la noche del martes 17 de enero.

Cellistas del metal: Perttu Kivilaakso, Paavo Lötjönen y Eicca Toppinen. Fotografía: Alice Migoh.

La herencia de Iron Maiden llegó desde Brasil

Apenas minutos después de la hora anunciada comenzó el show de Children of the beast,  la banda brasileña tributo a Iron Maiden, que tuvo la responsabilidad de calmar la ansiedad del público para el show principal.

Los brasileños no sólo tocaron tal cual las canciones de la Doncella de Hierro, sino que también se vistieron, movieron y gesticularon como los ingleses, hecho que resultó impresionante para cualquier fan de Maiden. E incluso tuvieron a un Eddie que salió a pelear con los tres guitarristas durante “Powerslave”. Y sin dudas, hay que destacar la similitud de la voz entre el vocalista de los brasileños con respecto a la de Bruce Dickinson.

Los temas se sucedían sin respiro ni mayores presentaciones. “The trooper”, “Hallowed be thy name”, “The Number of the beast”, “Fear of the dark”… En fin, los enormes himnos del heavy metal de Iron Maiden. Más de uno quedó gratamente sorprendido con la performance de los brasileños.

Apocalyptica y su séptima sinfonía

Lo primero que llamó la atención al ver en vivo a Apocalyptica es la coordinación con la que sus integrantes se mueven sobre el escenario. Mientras ejecutaban sus instrumentos, también arengaban al público, revoleaban sus violonchelos, sacudían las cabezas, siempre con una exactitud y precisión que asombraba.

Apocalyptica es una banda única, ¿o acaso existe otro grupo de cellistas que toquen heavy metal? Además, son músicos de primer nivel los que la conforman. A los tres cellistas, Perttu Kivilaakso, Paavo Lötjönen  y Eicca Toppinen, durante la giras se suman Sirén en la batería y Tipe Johnson en las voces.

Apocalyptica es eso: tres chelos, una batería y una voz que los acompaña ocasionalmente. No necesitan más. Éstos son los atractivos que sirvieron para convocar a más de 2000 personas en un día de entre semana del sofocante enero paraguayo.

La audiencia estaba compuesta por verdaderos entendidos en el repertorio de Apocalyptica; también por quienes conocían sólo alguna que otra versión de los clásicos del metal que hacen; y finalmente por los que movidos por la curiosidad fueron hasta el Club Sport Colombia de Fernando de la Mora a conocer a la banda de finlandeses que toca heavy metal con cellos.

Fotografía: Alice Migoh.

Apocalyptica se abre paso más allá del cover

Apocalíptica abrió el show con lo más reciente de su producción “7th Simphony”, donde sonaron las primeras dos canciones. Luego se escuchó “Master of puppets”, la primera de las cuatro canciones de Metallica que hicieron en la noche.

“¡Rohayhú Paraguay, corazón de América!” fue el grito de Tipe Johnson, una vez que finalizaron “End of me” (canción del último disco y la primera que subió a canta el rubio vocalista), grito que generó la ovación de los presentes, y a la que siguió “I’m not Jesus”.

El sonido no falló en ningún momento, más allá de algún inconveniente con el retorno al principio. Tanto Children of the Beast y Apocalyptica sonaron potentes y claros durante toda la noche.

Luego de una misteriosa y oscura intro, llegó el turno del segundo cover de Metallica. Sonaba “Nothing else matters”, en donde todos coreamos esta emotiva canción que tanto nos gusta. Fue uno de los momentos más altos de la noche. A esa altura sorprendía el manejo del escenario que tenían los finlandeses, pues entre tema y tema, los músicos no se cansaban de agitar y halagar al público nacional, quienes, a cambio, devolvían el gesto con aplausos y cánticos en todo momento.

Después de la debida presentación con nombre y apellido de cada uno de los cellistas, arremetieron con dos furiosas canciones de thrash metal ejecutadas con total violencia, con los músicos llegando casi a maltratar sus instrumentos. Resultó sorprendente que puedan llegar a tocar con semejante nivel de agresividad y rapidez solamente valiéndose de sus chelos. Durante esta parte se notó el gran trabajo del baterista, que comandó este tramo del show (como en otros varios momentos), sonando bien al frente.

En el siguiente tema, otra vez se hizo presente Tipe Johnson, quien cuenta con un excelente registro de voz, recordando a los viejos cantantes de heavy metal de los 80.

En tanto, para el momento de “Seek and destroy”, los músicos preguntaban a los gritos: “¿Are you ready for metal, Asunción?” Aquí fue el público quien se encargó de poner las  voces a esta legendaria canción del thrash metal. Éste fue uno de los momentos más celebrados por todos.

Luego los finlandeses siguieron remarcando y subrayando los emocionados que se sentían por tocar en nuestro país, que hasta al más incrédulo no le quedaba otra que creer en lo que estaban diciendo. Ahí sonó “Hall of the mountain king”. Al finalizar, los músicos anunciaron que iban a hacer una excepción única, tocando una canción más antes de despedirse (en total terminaron tocando tres canciones más), debido a la increíble respuesta del público, no sin antes aclarar (una vez más) la maravillosa noche que pasaron, y dejando la promesa de que volverían otra vez.

Y así fue como pasó Apocalyptica por Asunción, una de las bandas que uno jamás hubiera creído que vería en vivo, pero que finalmente vino y brindó un tremendo show, con una performance impresionante de parte de sus tres cellistas, quienes abrieron la temporada de conciertos internacionales para el público del metal, que espera impaciente por alguna gran sorpresa durante este año, mientras ya agenda el show de Sepultura en mayo.

Comentarios

Publicá tu comentario