La pelea antropofágica por un pobre presupuesto

Anteponer, cada año, la penosa pugna por el pedazo más grande de la mísera torta antes que obligar a los ricos a que paguen más impuestos, es como poner la carreta delante de los bueyes.

Jorge Villalba Dígalo

Comenzó la época de los reclamos por destinar mayores recursos a salud, a educación, a la compra de tierras para entregárselas a los campesinos, etc., en su mayoría son reclamos muy justos   Ahora, todos estos reclamos demandan la aplicación de mayores recursos por parte del Estado, recursos que hoy no los tiene,  y sin embargo, lo que uno nunca ve es una movilización a favor de más impuestos a los sectores más pudientes de la población de forma que el Estado cuente con más recursos para atender las necesidades sociales.

Luchar solamente por un mayor presupuesto para atender necesidades sociales (por un pedazo mayor de la mísera torta) y seguir postergando la lucha para que los ricos paguen más impuestos (agrandar la torta), es poner la carreta delante de los bueyes. Es completamente inconducente a mejorar las condiciones de vida de la población.

El problema no está solamente en  el reparto, el problema está fundamentalmente en el tamaño de la torta. El Paraguay es uno de los países con menor presión tributaria de América Latina con solamente 12,5%. Y la mayor parte de la carga fiscal lo soportan los pobres y la clase media ya que el 70% de los ingresos tributarios proviene de impuestos indirectos. Es necesario luchar para que los ricos empiecen a pagar impuestos, ya que la mayor parte de los ingresos tributarios provienen de impuestos indirectos aportados fundamentalmente por los de ingresos bajos y medios.

cuanto-deja-de-aportar-al-fisco-el-sector-agropecuarioQue el Estado hoy recauda cinco veces más que en el 2003 es un dato engañoso utilizado por los neoliberales que quieren un estado raquítico, pues olvidan que la economía en ese periodo también ha  cuadruplicado su tamaño, por lo que el aumento de la recaudación se debe más al crecimiento económico que al aumento de la presión tributaria. Además la quintuplicación de ingresos fiscales por si solo no es un dato substancial. La presión tributaria (Ingresos tributarios/PIB) es un indicador más certero para saber si se está contribuyendo mucho o poco. Del 2003 a esta parte ha pasado de 9% a 12%, ha aumentado en alrededor del 33% y aún asi la presión tributaria sigue  delParaguay es una de las más bajas  de América Latina.

En las condiciones actuales atender algún reclamo y destinar más recursos a la solución de un problema social necesariamente significa desatender otro problema social. La lucha por más presupuesto en las condiciones actuales es una lucha antropofágica.

No avanzaremos nada si no entendemos que el problema está, fundamentalmente,  en el tamaño de la torta y no solamente en el reparto.La prueba está en que el sector agropecuario el año pasado dejó de ingresar 555 millones de dólares, lo que deriva en mayores presiones de Hacienda a otros sectores de la población para que los demás paguen el impuesto que no pagan los sojeros y ganaderos, los mimados del modelo económico.

Si no luchamos por el impuesto a la soja y derivados, por un impuesto a la renta personal progresivo para los de mayores ingresos, por un impuesto a los grandes patrimonios, por un impuesto inmobiliario que exonere de contribución a los pequeños productores pero que sea progresivo para los grandes empresarios, entonces las huelgas, las marchas y los escraches a las autoridades seguirán siendo inútiles.

Es necesario racionalizar el gasto público, sin ninguna duda,  pero esto no puede seguir siendo un  pretexto para seguir manteniendo el miserable aporte fiscal de los sectores que más ganan.

Comentarios

Publicá tu comentario