La ofensiva oferta laboral de Río Tinto (II)

A pesar de que los propulsores del aterrizaje de Río Tinto Alcan en Paraguay insisten en que ello derivará en un círculo virtuoso de empleo, el propio estudio hecho por la consultora CRU Strategies reconoce que el total de puestos de trabajo que generará la fundidora es de apenas 718.

El informe confidencial de la consultora británica admite que el impacto que tendrá la fundidora en términos de empleo es muy bajo, lo cual hace injustificable hipotecar las reservas energéticas a favor de un emprendimiento que no llegará a producir siquiera 800 puestos de trabajo.

Además, aclara que es simplemente una estimación que otras empresas sigan a RTA hasta formar el tan promocionado parque industrial, cuya construcción no será asumida por la empresa canadiense y que deberá ser solventada por el Estado. La supuesta existencia de este parque industrial es el caballito de batalla de los propulsores del afincamiento de RTA en nuestro país.

Sin embargo, el reporte de los consultores admite que RTA “parece reacia a hacerlo” y que los costos correrán a cuenta del Estado paraguayo.

“En efecto, el Parque Industrial no existirá a menos que el gobierno decida construir la infraestructura necesaria (desarrollo de la tierra, servicios públicos, vías de acceso y así sucesivamente), ya que RTA parece reacia a hacerlo” (pág. 267).

Sobre los criterios para analizar las características del parque industrial y su eventual impacto en la generación de empleo, el informe explica: “Hemos dividido el Parque Industrial en industrias que están relacionadas con la fundición de RTA y las que no están relacionadas. Se puede considerar que la primera tiene lugar debido a la fundición, y la otra podría tener lugar si la fundición estuviese o no allí. Por lo tanto, nuestra evaluación de los impactos se divide entre las industrias relacionadas con el aluminio y las industrias no relacionadas con el aluminio”.

 Posteriormente se describe el cálculo de acuerdo a las actividades anteriores y posteriores a la producción de aluminio, lo cual generaría poco más de 200 puestos de trabajo.

 “Para las actividades anteriores y posteriores de la producción de aluminio, hemos asignado una probabilidad a cada una – indicando la probabilidad de localizar en el Paraguay. Para resumir, las probabilidades son: laminadora 20%, planta de varillas y cables 50%, planta extrusora 50%, fundidora 25%, calcinador de coque (combustible derivado de carbón mineral) 10%. Luego hemos ponderado las cifras de empleo mediante estas probabilidades para estimar el empleo directo. El resultado es una estimación de 218 puestos de trabajo directos. Esta cifra es incrementada por la cantidad de puestos de trabajo en actividades de servicio de mano de obra intensiva– pero estas ya están contabilizadas en los impactos indirectos (cadena de suministro) de la fundición” (pág. 267).

 Como se ve, la probabilidad de que dicho parque industrial se forme, si es que el Estado asume los gastos de infraestructura, en el mejor de los casos es del 50% para una planta de varillas y cables y  una planta extrusora (donde se moldeará el material). Tengamos en cuenta que estos cálculos se refieren a empresas directamente relacionadas con el aluminio.

 En contrapartida, para las plantas no relacionadas con aluminio las posibilidades son aún más inciertas y, además, no se las incluye como un beneficio de la fundición.

 “Para las actividades no relacionadas con aluminio, es mucho más difícil estimar las probabilidades para cada actividad. Algunos de los proyectos, tales como las mini-acerías, las fábricas de fundición de silicio o fundición de titanio son en sí los principales proyectos. Además, como se ha mencionado, no consideramos que calificarían como un impacto económico de la fundición. Siendo generosos, hemos atribuido un total de 500 empleos directos que van a estar allí parcialmente como resultado de la mejora de la confianza de los inversores, y el efecto de demostración de la fundición de RTA” (Pág. 267), observa el estudio.

 Y todo esto “siendo generosos”, según el propio informe. En total, sumando los puestos de trabajo resultantes de la operación de RTA “nuestra estimación es de un total de 718 puestos de trabajo que se podría atribuir a la existencia de la fundición”, refiere el documento. Añadiendo a ello los empleos indirectos que generaría la hipotética planta industrial –si es que el Estado asume los costos–, se llegaría a un total de 1.723 puestos de trabajo.

 ¿No sería acaso más conveniente estimular otros tipos de proyectos que puedan generar más empleos? El propio informe reconoce que vender la energía a otros emprendimientos industriales sería más conveniente si el objetivo es absorber la oferta de fuerza de trabajo. “La mayoría de las otras industrias producirán más empleos por MWh, pero será lenta la absorción del excedente de energía”.

 Y, finalmente, por qué Paraguay. “Las expansiones de proyectos ya existentes en Canadá son los únicos tipos de proyectos bajo consideración en Norteamérica. En general, el alto costo de la energía y las tasas de (sic) salariales hacen que la inversión en Norteamérica (así como Europa Occidental y Australasia) un prospecto no atractivo” (pág. 73).

 Además de la energía subsidiada, la empresa viene en búsqueda de fuerza laboral desprotegida y mal pagada. Mencionemos, asimismo, el deliberado tono ambiguo del informe, que en pasajes da a entender que los 718 puestos de trabajo serán generados por RTA, pero en otros atribuye ese número a la totalidad del improbable parque industrial.

¿Cuántos puestos de trabajo finalmente se generarían si solo viene Río Tinto y nunca se forma el parque industrial? El carácter impreciso del informe no es inocente, puesto que si esta información se confirma y llega a trascender la resistencia al proyecto será más frontal y directa. Mientras tanto, el gobierno de facto de Federico Franco avanza en las negociaciones con la transnacional obnubilado en su delirio de hipotecar el país y, de seguro, algo más.

Según la tabla, los 718 puestos de trabajo directos provendrán del funcionamiento de la totalidad del parque industrial en actividades relacionadas al aluminio.

Comentarios

Publicá tu comentario