La mediterraneidad es sólo un pretexto para no gravar la soja

Se suele afirmar que las exportaciones del Paraguay sufren un “impuesto a la mediterraneidad”, un sobrecosto o castigo. Este es un discurso falso de los sojeros y sus defensores.

 

Fuente: paraguay-un-milagro-americano.blogspot.com

Uno de los argumentos más utilizados en contra de la aplicación del impuesto a la exportación de soja es que la Argentina, donde los envíos pagan 35% en concepto de retenciones, está sobre el mar, mientras que el Paraguay sufre el problema de la mediterraneidad. Se suele afirmar que las exportaciones del Paraguay sufren un “impuesto a la mediterraneidad”, un sobrecosto, o castigo,  que está dado por el costo de llegar a puertos de ultramar, que el país vecino no lo tiene.

Este pensamiento es falaz 

Un exportador paraguayo de soja tendría un CASTIGO promedio de 15 dólares de flete terrestre, más 25 dólares de flete fluvial promedio hasta el Río de la Plata, totalizando el castigo unos 40 dólares. Sin embargo, considerar la totalidad de este costo como CASTIGO o la diferencia entre los costos de exportación del Paraguay y de la Argentina es un grave error.

En Paraguay para llegar los puertos de embarques los camiones recorren en promedio unos 300 kilómetros. Sin embargo, para sacar la soja de los estados de Mato Grosso y Mato Grosso Do Sul, donde se produce el 30 por ciento de la soja brasileña, hay que recorrer 1.500 kilómetros por tierra hasta el puerto de Paranaguá, pagando un flete terrestre promedio de ¡120 dólares la tonelada!

En consecuencia, a esos productores brasileños sacar la soja hasta el Atlántico les cuesta 80 dólares más por tonelada que a los exportadores paraguayos. Por lo que mal puede hablarse de castigo a la soja paraguaya o de impuesto a la mediterraneidad.

En realidad no existe un sobrecosto por mediterraneidad. Existen simplemente costos de exportación en cada país, los que deben compararse para deducir quien tiene más o menos costo de exportación.

De ser cierta la teoría de que el Paraguay sufre un sobrecosto o castigo por ser un país mediterráneo, entonces bastaría que el Paraguay se convierta en un estado brasileño para que desaparezca sobrecosto o castigo a la exportación. Sin embargo, queda claro que la anexión del Paraguay al Brasil no cambiará en nada nuestros costos de fletes de exportación a pesar de convertirnos en parte de un país con la mayor costa atlántica del planeta.

Caso argentino 

En la Argentina casi el 100 por ciento de la producción sojera se encuentra en las provincias pampeanas, que comprende a las provincias de Córdoba, Provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa. De las cuales tres son mediterráneas (Córdoba, Santa Fe y La Pampa). Más del 60por ciento de la soja argentina se produce en estas provincias mediterráneas!

Los camiones sojeros de algunas zonas tienen que recorrer hasta más de 900 kilómetros por tierra para llegar al puerto más cercano. Un estudio de la Bolsa de Comercio de Rosario habla de que en la cosecha 2.006/2007 los camiones recorrieron en promedio unos 300 kilómetros para levantar la cosecha de granos, a lo que hay que sumar el flete fluvial y ferroviario. Los fletes internos superaron los 1.200 millones de dólares!

Las exportaciones de soja paraguaya tienen que pagar dos fletes hasta llegar a puertos de aguas profundas, el terrestre interno y el fluvial.

En el caso del  flete terrestre este también es un costo para la exportación del vecino país. Los camiones argentinos en cada cosecha recorren en promedio 300 kilómetros para llegar a los puertos de embarque, un kilometraje promedio muy similar al recorrido por los camiones sojeros en el Paraguay, conforme a un estudio disponible en la web de la Bolsa de Rosario.

En consecuencia,  el flete terrestre interno pagado en la Argentina es similar al que se paga en el Paraguay!

En la Argentina el 85% del flete de soja es terrestre y el 14% se hace via ferrocarril.

Pero a los efectos de facilitar el análisis vamos a tomar un supuesto que se beneficioso a los intereses de los empresarios sojeros paraguayos. Vamos a eliminar para los argentinos el costo del transporte por ferrocarril y además vamos a suponer que todo nuestro flete fluvial hasta llegar a los puertos argentinos es directamente la diferencia entre los costos de transporte entre el Paraguay y la Argentina, por lo que tendríamos que nuestros  empresarios de la soja pagan 30 dólares más que sus pares argentinos para llegar a los puertos de embarque rumbo al mercado internacional.

Sin embargo, no olvidemos que los envíos de soja al mercado internacional en Argentina pagan un arancel del 35% y que el precio de la soja se encuentra actualmente en 520 dólares la tonelada. De entrada la Argentina tienen un costo mayor de 182 dólares por tonelada exportada, mientras que el Paraguay tiene un mayor costo de flete fluvial de alrededor de 30 dólares la tonelada solamente.

Esto demuestra que es absurdo argumentar que no corresponde el impuesto a la exportación de soja porque el Paraguay es un país mediterráneo con mayores fletes.  Como puede notarse claramente, en realidad la mediterraneidad no es otra cosa que un pretexto de los sojeros y su ministro funcional a sus intereses para seguir manteniendo privilegios tributarios a los empresarios de la soja, el sector más rentable, que menos impuestos paga y que más evade en una de las  economías con la menor carga tributaria del planeta.

ENLACE:

file:///E:/soja%20en%20argentina/Afirman%20que%20transportar%20soja%20a%20Rosario%20cuesta%2050%25%20m%C3%A1s%20que%20enviarla%20a%20Holanda%C2%A0%20%C2%A0Asociaci%C3%B3n%20Empresaria%20de%20Rosario.htm,

 

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.