La «limpieza» liberal cerró con alrededor de 3000 «zurdos» despedidos del Estado

Luego del Golpe Parlamentario del 22 de junio, el gobierno liberal de Federico Franco desató una tenaz persecusión contra los trabajadores que ingresaron durante el anterior gobierno de Lugo, acusados de ser operadores luguistas. En seis meses  el saldo arrojó alrededor de 3000 despedidos de la administración central del Estado.

 

Fuente: ea.com.py

Estos números de despedidos fueron arrimados por el Frente de Trabajadores Estatales, que durante los primeros meses del gobierno del presidente de facto, Franco, intentó infructuosamente detener la ola de echados que fueron sumando con el correr de los meses.

Inés Franchesquelli, miembro de equipo de coordinación del Frente, informó a E’a que los números recogidos y documentados revelan que los despidos fueron ejecutados sobre todo en los primeros dos meses posteriores al Golpe; luego fue sumándose gradualmente, añadió. Frachesquelli informó que el Frente confirmó, fehacientemente, 2800 despedidos. Sin embargo, en las semanas que transcurrieron hasta hoy, los números habrán trepado, fácilmente, a 3000 mil, ya que los despidos, aunque en muy pocos números, siguen.

Según los informes periódicos difundidos por los sindicatos de trabajadores y las improvisadas coordinadoras que se formaron en los entes y ministerios para intentar detener la avalancha de cesados, las persecusiones y despidos se registraron principalmente en los ministerios y las secretarías de carácter social  como la Secretaría de Acción Social, el Ministerio de Salud, la Secretaría de la Niñez y la Adolescencia, la Secretaría de Emergencia Nacional, la Ande, Copaco, la Secretaría Nacional de la Vivienda e Itaipu, instituciones que habían sido administradas por miembros de las izquierdas y que habian asistido en forma importatne a los sectores más empobrecidos del país.

Los cerca de 3000 mil despedidos obedecieron a razones muy pragmáticas de la política del PLRA: desocupar cargos para ocuparlos con sus dirigentes y militantes, para que estos sostengan la campaña electoral del Proyecto Presidencial Efraín Alegre- Rafael Filizzola para abril del 2013. Los despedidos fueron aquellos trabajadores que durante el gobierno de Lugo no tenían estabilidad laboral, los que trabajaban con contratos de tres o seis meses.

Ningún trabajador indentificado con los signos políticos del Unace, PLRA, ANR, Partido Demócrata Progresista y Patria Querida que ingreso al Estado durante el gobierno Lugo fue despedido. La razia afectó exclusívamente a los trabajadores que provenían de las organizaciones sociales y los partidos de izqueirda.

 

 

Comentarios

Publicá tu comentario