La libertad de expresión en tiempos de la concentración mediática

A propósito del Día del Periodista consultamos al secretario general del SPP, Santiago Ortiz, y a cuatro trabajadores de prensa sobre la situación de la libertad de expresión y las condiciones laborales en La Nación, ABC Color, Última Hora y Canal 9.

Por César Centurión

El 26 de abril se conmemora en Paraguay el Día del Periodista en homenaje a la publicación del primer número del diario El Paraguayo Independiente, en 1845, durante el gobierno de Carlos Antonio López. Este fue un órgano de defensa de la independencia nacional y su principal redactor fue el propio presidente López. Asimismo, un 26 de abril, pero de 1991, fue asesinado en Pedro Juan Caballero el periodista Santiago Leguizamón a mano de sicarios al servicio de la mafia. El crimen fue cometido en represalia a sus denuncias contra el narcotráfico y sus vínculos con altas autoridades del Estado.

En mayo de 2016 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aceptó estudiar el caso de Leguizamón por violaciones del derecho a la vida, a la libertad de expresión y a las garantías y protección judiciales. El acto que se realiza cada 26 de abril frente al monolito de Santiago Leguizamón sobre la avenida Carlos Antonio López se trasladó este año frente al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTESS) exigiendo que la cartera de Estado haga cumplir las leyes laborales.

Santiago Ortiz, secretario general del Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP), explicó que las reivindicaciones principales de este año son la contratación colectiva y las mejoras salariales no solo para los periodistas, sino para todos los trabajadores de prensa en su conjunto. Agregó que a raíz de la profundización de la concentración mediática existe mayor precarización laboral, pues los periodistas, fotógrafos y camarógrafos deben generar contenidos para dos, tres o hasta cuatro medios por el mismo salario o con compensaciones extras inferiores a los valores de mercado. Esto, al mismo tiempo, reduce las opciones de empleo para los estudiantes de comunicación que se gradúan cada año al tiempo que presiona los salarios para abajo.

La libertad de expresión y los medios concentrados

Si bien la Constitución Nacional otorga amplias garantías para el libre ejercicio del periodismo, el principal obstáculo que enfrentan a diario los periodistas para realizar su trabajo y ejercer su derecho a la libertad de expresión son los propios propietarios de medios. Estos en su mayoría son empresarios que también tienen medios y con sus empresas participan en casi todas las ramas de la economía, incluyendo los circuitos ilegales. Por ello, la labor informativa de sus medios está subordinada a motivaciones de orden económico y político, por lo que no hay mayor espacio para la pluralidad de opiniones ni para visibilizar las demandas de la mayoría de la población.

En este sentido conversamos con cuatro periodistas que trabajan en La Nación, ABC Color, Última Hora y Canal 9. Esta nota desde el principio fue concebida como un diálogo con fuentes reservadas, por lo que ninguno de los entrevistados habló a condición de anonimato.

La Nación (Grupo Cartes). Nuestro entrevistado afirmó que los espacios se van cerrando cada vez más a las demandas del campo popular como las organizaciones sindicales, campesinas y de poblaciones vulnerabilizadas como las que habitan en los Bañados. A pesar de que el anterior propietario, Osvaldo Domínguez Dibb, era de la misma línea política y económica, con la adquisición de parte del grupo empresarial del presidente Horacio Cartes se intensificó la autocensura y se quebró la línea de intentar mantener cierta ecuanimidad e independencia en el tratamiento de los temas, expresó. Esto se estableció con la orden de “bajar línea” a favor del gobierno intentando presentar la idea de un país que progresa, que construye viaductos, shoppings y que goza de credibilidad en los mercados internacionales resaltando el “gran interés” de los inversionistas en comprar los “bonos soberanos”. Sin embargo, celebró que aún existen los espacios de contestación inherentes al oficio y que algunos periodistas aún pueden hacer al menos “alguito” en medio de tanta presión. Además, aseveró que la propia ciudadanía está dando su veredicto, pues desde que el diario fue adquirido por Cartes –quien lo redujo a un órgano de propaganda gubernamental– las tiradas y las ventas han caído notablemente.

ABC Color (Grupo Zuccolillo). El periodista consultado señaló que la libertad de expresión en este medio es muy limitada por los intereses económicos y políticos de su propietario, Aldo Zuccolillo. En este sentido, dijo que el derecho a la información de la sociedad y la libertad de expresión son mínimas o inexistentes cuando se trata de asuntos que afectan al propietario del medio. Pero además de la presión directa que ejercen los directivos y jefes, indicó que también existe mucha autocensura por temor a perder el empleo. Añadió que cuando el propietario del medio toma un tema, se realizan campañas en las que no solo se proscriben las voces disidentes, sino que la información es directamente distorsionada. “La libertad de expresión es generalmente solo para los patrones”, reforzó.

Última Hora (Grupo AJ Vierci). La fuente de Última Hora subrayó que lo más importante es la integridad de cada periodista, la claridad de sus valores y su compromiso con la gente más que con la línea editorial o los intereses del dueño del diario. Enfatizó que en un medio los encargados de defender la línea editorial son los editorialistas y no los periodistas. Agregó que muchas veces son los propios periodistas los que se achican o quieren ganarse el favor de los jefes sin tener en cuenta que el máximo jefe es el lector. Por otro lado, reconoció que existen presiones en temas que afectan a Antonio J. Vierci, en particular en delitos que involucran a sus firmas como el ingreso de mercaderías de contrabando. Subrayó que se debe ofrecer al público información veraz y honesta haciendo constar las versiones de todos los actores que hayan tomado parte de los hechos relatados, dejando clara la diferencia entre la información y las opiniones.

Canal 9 (Grupo Ángel González). La fuente consultada en el Sistema Nacional de Televisión (SNT) sostuvo que a consecuencia de la concentración mediática y la formación de conglomerados se producen modificaciones unilaterales en los contratos de los trabajadores. Puso como ejemplo que muchos están contratados por Canal 9, pero deben realizar tareas para Paravisión (Canal 5), TV Sur, Paraná TV, RQP 94.3 FM y desde hace poco tiempo también para un nuevo canal, 9 Noticias. Todos estos trabajos se realizan en un contexto de precarización y sin ninguna compensación extra, aseguró.

Comentarios

Publicá tu comentario