La lengua materna mayoritaria de la nueva generación ya no es el guaraní sino el castellano

Ko’ã mba’e hi’ã jaikuaa ha jajapyhy hekópe, ani ñañomise oikóva ñande jerére.

Los padres, los trasmisores por excelencia del guarani, ya no le hablan a sus hijos en el idioma nativo.

Cuando tuve la oportunidad de leer los resultados arrojados por esta encuesta,  reaccioné como aquel papá o aquella mamá que  es llamado/a a la institución donde estudia su hijo/a para comunicarle la  inconducta de su prole. Mi primera reacción fue: no, no puede ser; como aquella mamá o papá que se rehúsa a aceptar las informaciones que se le acerca, porque está tan seguro de que su hijo o hija no incurrirá en incorreciones. Pero después de reflexionar, inquirir con ojos críticos y sin fanatismo la realidad sociolingüística del país, tuve que aceptar los resultados, muy a pesar de mí.

En primer término, felicito al Centro de Investigación Social Base Is por este estudio muy revelador. Mal que me pese a mí, ambyasyetereíramo jepe, marandu ombyatyva’ekue  oiméne añetehína; chéverõ g̃uarã ningo natekotevẽivoi jahapukueterei jahechakuaa hag̃ua guarani itapykueha ohóvo mitã’i, mitãkuña’ĩ, mitãpyahu ha kuñataĩnguéra apytépe. Uno de los fenómenos sociolingüísticos que me preocupa y me pesa como una mole sobre el pecho es el corte generacional abrupto que está teniendo el guaraní: los papás y las mamás están dejando de pasar a su hijo la lengua que los identifica. Según observo en todo el territorio nacional, la mayoría de los papás y las mamás que hablan castellano y guaraní, les habla a sus hijos e hijas solamente en castellano, y esto es letal para la vitalidad del bilingüismo paraguayo. Puedo asegurar que más del 50% de los y las docentes de guaraní no promueve el bilingüismo guarani-castellano; la mayoría se comunica con sus hijos e hijas solamente en castellano, y si los mismos guarani mbo’ehára no trasmiten esta lengua a sus hijos e hijas, ¿quién lo hará? Y esto digo con mucho dolor y con propiedad, porque todo el día convivo con mis colegas docentes.

Con esto no estoy afirmando que los hijos de los y las docentes de guarani no hablan guaraní; no, estoy afirmando que no les transmiten en sus casas, lo cual hace concluir que sus hijos son de lengua materna castellana, y no guaraní. Tampoco estoy afirmando que los niños y niñas paraguayos no hablan más guaraní, sino que la lengua materna mayoritaria de la nueva generación ya no es el guaraní sino el castellano, y esto crea mucha incertidumbre con respecto a la vitalidad futura del guaraní. Si actualmente el 80% de la población adulta es de lengua materna guaraní, y ésta no es capaz de transmitir a sus hijos su lengua primera ni luchar por la vitalidad de la misma, qué pasará mañana con la lengua paraguaya por antonomasia?

Este tema es el más áspero y el que menos nos gusta abordar a las personas e instituciones que trabajamos en el campo de las lenguas. No vemos o no queremos asumir esta realidad, pero mal que nos pese, debemos asumirla.  Este es el desafío histórico de la novel Secretaría Nacional de Cultura y del Guarani Ñe’ẽ Rerekua, Academia de Lengua Guaraní que se creará este año.

Che rasa avy’a ko’ã marandu osẽva ohóvore, ñaha’ãrõ mba’épa ojuhu Censo Nacional 2012; ko’ã mba’e hi’ã jaikuaa ha jajapyhy hekópe, ani ñañomise oikóva ñande jerére; nañahesa’ỹjóiramo hekópe mba’éicha oĩ ñane ñe’ẽnguéra térã ñañomiséramo oikóva, ndaikatumo’ãi ñame’ẽ pohã omonguera ha ombohekoresãiva’erã ñane ñe’ẽnguéra. Iporãite ko’ág̃a jaikuaa ko’ãva, ko 2011-pe oguatámare Ñe’ẽnguéra Léi (Ley de Lenguas) ha henóire Secretaría Nacional de Políticas Lingüísticas ha Guarani Ñe’ẽ Rerekua (Academia de Lengua Guaraní); ko’ãva pópe oĩtahína guarani ha ambue ñane ñe’ẽnguéra. Chéve nachemondýiri ni nachemongyhyjéi marandu ojuhúva Base IS, iporã jaikuaa umíva; chemongyhyjevahína mba’épa jajapóta ñamombarete hag̃ua mokõive tetã ñe’ẽ tee, jaguataháicha jajúvo ndajahamo’ãi mombyry; tekotevẽ jajetyvyro ha ñansẽ ñande pirégui, ha vaicha chéve péva jajapoñaína, Ñe’ẽnguéra Léi jahupytýva añetehápe ohechauka jaku’eha, katu tekotevẽ japáy, jajehesape’a ha ñanderarire.

Creo que estamos a tiempo, por suerte de revertir las debilidades señaladas; según mi humilde apreciación, estamos despertando de un largo letargo y superando aceleradamente un largo colonialismo lingüístico y mental. Estamos a tiempo, aún no es tarde, y fervorosamente confío en la valentía y la capacidad de superación del pueblo paraguayo. El guaraní sigue siendo la lengua mayoritaria de la República, pero sigue sufriendo una fuerte asimetría con respecto al castellano, porque en la realidad no es aún lengua de trabajo del estado paraguayo. La población sigue pensando y queriendo vivir en su lengua, la dificultad está en que el estado fundamentalista y discriminativo paraguayo, que sigue imponiendo el unilingüismo en castellano.

Pese a la discriminación del estado, pese a la profunda alienación cultural y lingüística, la gente, los genuinos dueños de las lenguas, sigue defendiendo y promoviendo el guaraní. Ayer de mañana estuve como miembro de jurado en una competencia de colores en un colegio de Capiatá, en la modalidad Lengua y Literatura Guaraní y Castellana; cuando llegamos a la modalidad de oratoria, primero se presentaron discursos en castellano, y las tres representantes presentaron sus discursos con un escrito en la mano; pero las tres representantes que defendieron sus colores con las alocuciones en guaraní, lo hicieron sin ningún papel y se retiraron del atril, micrófono a mano, para enfrentar al público. Los cinco miembros del jurado les dimos 80 puntos –que era la puntuación total- a las mismas, y fuimos inundados por un profundo pirĩ por la elocuencia y naturalidad con que se expresaron las alumnas durante varios minutos. Impecables estuvieron las alumnas en guaraní y no así en castellano. Este tipo de hechos me da la certeza de que es posible vivir en Paraguay en dos lenguas, que es posible tener un estado y pueblo bilingües, pero debemos sacudirnos como pueblo y el estado absolutista paraguayo debe deponer su actitud poco favorable al bilingüismo.

Ko’ã mba’e rehe ningo ndaikatúi ñañe’ẽ peteĩ jeguapýpe; iñapovõ, ipe, ipoguasu ha ipukukohína. Katu iporã ñambyaimi kavichu’i raity jahechápa nañandejopirimi ko’ã káva ha jajetyvyro. Guarani oĩporã ha oĩvai avei; oĩporãitereive yma guarégui: opa hendápe ñahendu, sa’ivéma oĩ oroviáva aipo ñanembotapykueha ko ñe’ẽ; katu –ja’eva’erã- mitãpyahukuéra apytépe ojeporusa’iveha ko’ág̃a, ha péva ouvaikuaa ñane ñe’ẽme ko’ag̃aite ndajahecháiramo mba’éichapa jajapyhara ko karugua ha jahasa hi’ári.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.