La islamofóbia inspiró los atentados de Oslo

Ideología de Anders Behring, autor confeso, quien afirma que los musulmanes migran como estrategia para conquistar al mundo.

Los atentados forman parte, según su creencia, de una revolución para «liberar» Europa.

Las ideas nacionalistas y xenofóbicas están bastante difundidas en los debates de dicho continente.

Más de 80 vidas se cobró el atentado de Noruega.

Por Javier Cáceres

Los atentados del viernes pasado en Oslo siguen conmoviendo al mundo entero. El autor confeso, Anders Behring Breivik, colocó dos bombas en la zona gubernamental de la capital noruega, cerca de la oficina del primer ministro Jens Stoltenberg. En la explosión de los artefactos, fabricados con fertilizantes, siete personas perdieron la vida. Instantes después, Behring, vestido de policía, llegó a la isla Utoya, donde abrió fuego contra jóvenes del socialdemócrata partido laborista (el partido de Stoltenberg) que estaban de campamento. Triste balance tras una hora y media de masacre: 86 víctimas mortales y varios heridos.

De un manifiesto voluminoso, escrito por Behring, se puede deducir que diez años de planificación precedieron a los atentados. En el documento, que lleva el título “2083: Una declaración de independencia europea”, el terrorista explica sus motivos y menciona sus raíces ideológicas. Además, contiene material autobiográfico, una investigación sobre posibles blancos para nuevos atentados en varios países de Europa y un análisis político del continente.

El mismo Anders Behring se define como cristiano, nacionalista y conservador. Su manifiesto se caracteriza por ideas ultraderechistas e islamofóbicas. Entre 1999 y 2006 fue miembro del noruego Fremskittspartiet (Partido del Progreso), un partido de extrema derecha populista, con posiciones sumamente anti-islámicas. Escribía para diferentes páginas en Internet con ideologías similares y según la página antifascista sueca expo.se también participaba en el foro neo nazi nordisk.nu. Entre sus principales influencias Behring menciona al político holandés Geert Wilders y el psiquiatra y escritor inglés Theodore Dalrymple, ambos conocidos por sus discursos contra lo que llaman ‘la islamización de Europa’.

Anders Behring dice formar parte de una "orden secreta de caballeros".

En el pensamiento de Behring, el Islam, antes que una religión es más bien una ideología que quiere dominar el mundo. A través de la inmigración, los musulmanes empezaron una conquista demográfica en Europa. Según el terrorista, casi todos los partidos políticos Europeos son cómplices en esta ‘colonización’ musulmana, porque, influenciados por el comunismo, estimularon la migración desde el mundo árabe. Promovieron el multiculturalismo invitando a musulmanes, ‘para ser invencibles en las elecciones’.

Behring cree que Europa evolucionará hacia una guerra civil que acabará con el ‘marxismo cultural’ y sus conceptos como el estado social y el multiculturalismo. La primera fase de esta ‘revolución nacionalista’ comienza ahora, con atentados. Es por eso que atacó al partido socialdemócrata y a su organización juvenil, porque los considera ‘traidores’. Sostiene que él forma parte de una ‘orden secreta de caballeros’, que tiene miembros en varios países europeos.

Los políticos, escritores y páginas en internet a los cuales refiere Anders Behring Breivik en su manifiesto, se distanciaron de los atentados y dijeron que el noruego es un psicópata aislado. Geert Wilders describió al terrorista como “violento y enfermo”.

Sin embargo, los pensamientos de Behring no son nada aislados en Europa. La propaganda xenofóbica que periodistas, políticos y ‘analistas’ diseminaron en las últimas décadas creó un clima hostil hacia los inmigrantes, especialmente contra musulmanes. Partidos de ultraderecha surgieron y se desarrollaron en todos los países del continente y cada vez más políticos de ‘centro’ empezaron a adoptar el mismo discurso. Tanto Angela Merkel, canciller de Alemania, como el presidente francés Nicolas Sarkozy y el primer ministro británico David Cameron advirtieron que la sociedad multicultural ha fracasado.

En Europa existen diversos partidos xenófobos y anti-islámicos. Antes eran los judios, ahora los musulmanes.

El hecho de que en las primeras horas después del atentado, tanto la prensa como analistas hayan sospechado de que los autores podrían ser musulmanes, refleja la fuerza que tienen las ideas islamofóbicas. El diario amarillista ingles The Sun, un día después de los hechos, publicó en su portada que el responsable sería Al Qaeda.

Ante un contexto de profunda crisis económica que genera una creciente tensión social en países como Grecia y España, partidos políticos vuelven a utilizar a la oveja negra del inmigrante como enemigo interno. En un debate público dominado por diferencias culturales se esconden los problemas socioeconómicos con los cuales miles de europeos serán confrontados en los próximos años. No es sorprendente que justamente los partidos xenófobos y anti-islámicos sean los que más gritan a favor de socavar el estado social y promueven los recortes en la salud pública, educación, jubilaciones, etc.

Si bien el hecho en sí es aislado, la ideología nacionalista y xenofóbica en que se basó Behring está bastante difundida en el debate político europeo. Los atentados en Oslo muestran hasta que niveles puede llevar tanto odio.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.