La huelga, el salvador que desciende por segunda vez

Choferes de la Línea 30 llevan casi una semana de vigilia en Asunción y dos meses de huelga contra los despidos, por el respeto de las leyes laborares y contra la persecución sindical.

En torno al brasero se sucedían las historias y se realizaban los preparativos para pasar la noche.

Entre rondas de chistes y casos ñemombe’u, el mate circula en la semidesierta noche de domingo. Resguardados entre el zaguán del Viceministerio del Trabajo y el campamento donde descansan los crucificados, sentados alrededor del brasero los relatos se entremezclan con los preparativos para pasar la noche. “Peteî che socio ko tres días odesaparece, oje desatina, oho opara esteral mbytetépe. Péa ko karai pyhare la odesatina va’ekue chupe. Chéko barrio Obrero-pe aiko va’ekue. Ha una día ajejokuái ha akañy. Añepyrû adispará, adispará asê amo San Vicente-pe. Ha’etéku ndahecháiva mba’eve”, relata uno sobre su experiencia con el Pombero.

Los choferes de la Línea 30 llevan casi una semana frente a la dependencia ministerial, y casi dos meses de huelga, luego de que el pasado martes la reunión tripartita concluyera sin ningún acuerdo. En tanto, otro grupo permanece acampado frente a la parada de la empresa en Luque. Alrededor de 60 choferes-cobradores, tal como ellos se reivindican, se declararon en huelga luego del despido de ocho compañeros en una represalia de la empresa contra la formación de un sindicato. Los choferes decidieron organizarse para hacer cumplir la jornada laboral de ocho horas (frente a las 15 a 18 horas que deben trabajar actualmente), el salario mínimo y el seguro social del IPS. Diez se encuentran crucificados y cuatro en huelga de hambre hace más de 30 días.

“Nosotros esperamos que mañana o pasado se encuentre una solución. Tenemos una esperanza. Desde el martes no hubo ninguna conversación”, nos contó Bernardo Villalba, del Sindicato de Trabajadores de la Línea 30.

Sobre las verificaciones realizadas por el viceministerio y de las que los trabajadores no pueden participar por oposición de la empresa, Villalba sostiene que “por ética la directora del Trabajo (Gloria Cañete) no tuvo que haber hecho esa revisión sin nuestra participación. Tuvo que haber recurrido a la justicia para que nosotros participemos de esos controles”.

En efecto, Cañete nos confirmó que los trabajadores no toman parte de las inspecciones por la negativa de la empresa y que cuando se da este tipo de casos el único recurso que queda es accionar ante la justicia. Mientras tanto, los controles supuestamente siguen su marcha y la funcionaria aseguró a este medio que el conflicto ya se encuentra en la parte final.

Los choferes de la Línea 30 peregrinaron desde Luque hasta Asunción para la reunión tripartita. Foto: Marco Flecha.

El martes pasado, los choferes crucificados, en compañía de sus colegas y otros activistas, partieron de Luque en carritos rumbo a Asunción para la reunión tripartita. Cuando se encontraban sobre la avenida España, un cerco policial les hizo desviar el camino para impedirles que pasen frente a la casa de Horacio Cartes. “Imba’e pio la avenida España péare la ndajaikatúi jahasa hóga renondépe”, fue el reclamo de los manifestantes.

Los trabajadores se ratificaron en que los ochos despedidos sean reincorporados, en tanto que la empresa se mantuvo en que admitiría solo a seis. Ya llegada la noche, se seguía esperando un acuerdo de último momento que destrabe el conflicto. Así, se les anunció que el representante de la empresa, Aufredi Paredes, saldría a conversar con ellos, por lo que se les solicitó que se alejen unos metros para dar “garantías” al gerente de la firma. Sin embargo, todo fue un engaño para que Paredes pueda huir del lugar a bordo de una patrullera.

“Honorables, trabajadores y colorados”

Según había denunciado el secretario general de la Federación Paraguaya de Trabajadores del Transporte (Fepatrat), Juan Villalba, el propietario de la empresa, Justo Martínez Noguera, cuenta con la protección del senador colorado Óscar González Daher. Consultado al respecto, el gerente negó que González Daher tenga alguna participación accionaria en la firma, pero dijo que ambos señores tienen en común “que son honorables, trabajadores y colorados”. “Soy colorado no niego mi nación”, remató.

También aseguró que los despidos no obedecen a ninguna represalia, sino a una “restructuración administrativa”.

Según datos oficiales de Setama, la Línea 30 explota en total 6 ramales en el trayecto Luque-Asunción, un itinerario con gran flujo de pasajeros (http://bit.ly/1aNrCAJ).

Martínez Noguera había sido procesado por evasión de impuestos al mando de la firma de transporte Nueva Italia por un monto de 51. 562.296, de acuerdo a un informe del Ministerio Público (http://bit.ly/18o180I).

En tanto, Aufredi Paredes había sido detenido en el centro de Asunción con clavos “miguelito”, honditas, balines, palas y armas presuntamente, según denunciaron los trabajadores, para realizar un autoatentado con el fin de incriminar a los sindicalistas. Por su parte, Paredes acusó a estos, específicamente a Juan Villalba, de haber plantado esos clavos en su vehículo. Sobre las honditas y balines dijo que iban a ser destinados a su estancia para espantar palomas y que las armas eran legales.

“Esos clavos ‘miguelito’ fueron plantados por los huelguistas, específicamente por Juan Villalba. Mi guardia y yo teníamos armas, algo totalmente legal. Esos balines y honditas eran para mi estancia,  para espantar palomas”, había declarado Paredes en una entrevista en el local de la empresa. El gerente fue liberado pocas horas después sin cargo alguno.

La huelga, «algo salvador que desciende por segunda vez», profetizó Barrett. Foto: Charizard.

La noche fue transcurriendo dejando a un lado el mate a fin de realizar los aprestos para la cena. “Epytána jakaru”, me invitan cuando decido despedirme. “Sí, jakaru ha epyta jake avei”, refuerza otro entre las carcajadas del resto. Cerca de la medianoche dejo inconclusas estas líneas y hojeo uno de los tomos de las Obras Completas de Rafael Barrett en busca de aquella magnífica apología de la huelga, al que definió como algo salvador que desciende por segunda vez y que debe difundirse a escala planetaria:

“¿Qué puede lograr el capital si no lo oxigena continuamente el trabajo? Todo el oro del universo no bastaría para comprar una migaja de pan el día en que ningún panadero quiera hacer pan, mientras que para hacer pan no hace falta oro, porque aquí está la sagrada tierra que no se cansará nunca de ofrecer el oro de sus trigos maduros a la actividad de nuestros brazos. Y este es el premio de tantos miles de años de servidumbre bañada en lágrimas y en sangre; vosotros, y solo vosotros, sois los árbitros del destino. ¡Vuestra presencia, oh manos humildes que todo lo ejecutan, es la condición indispensable de la vida!”.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.