La homilía prohibida de Caacupé: el padre Luna dijo que el gobierno de Franco carece de legitimidad

Fue a las 3 de la mañana, no la transmitieron los medios y tuvo muy poca repercusión. El provincial de los jesuitas, el padre Alberto Luna, aseguró que el juicio político fue producto de un acuerdo para colocar un gobierno sin legitimidad social. Habló de Curuguaty y criticó el latifundio, el sistema judicial.  “¿Qué estará sintiendo la defensora del indígena pobre, cuando un grupo de indígenas fueron expulsados de sus casas por orden de un juez?».

La homilía del Padre Luna se realizó a las 3 de la madrugada del 8 de diciembre. Foto de Homilia de Caacupé del 2011. Imagen ilustrativa. Foto: Ñanduti.

El pasado 8 de diciembre, el Padre Alberto Luna, provincial de los jesuitas, durante su homilía cuestionó la legitimidad del gobierno actual, instando al mismo tiempo a los cristianos a comprometerse con la realidad.

Al inicio de su prédica, el P. Luna, calificó a la Virgen de Caacupé como defensora de los pobres, ya que según la leyenda se inició con aquel hecho del pedido de auxilio que realizara el indígena José, un tallador de madera, quién al sentirse perseguido por otros indígenas, se escondió detrás de un árbol y comenzó a rezar para pedir protección. Sus enemigos pasaron de largo sin percatarse de su presencia. Como gratitud, esculpió dos imágenes de la Virgen. El P. Luna, basado en esta historia afirmó que la Virgen de Caacupé, desde su origen, aparece como una protectora del indígena y del pobre.

La identidad de la Virgen de Caacupé

El jesuita manifestó “¿qué estará sintiendo la defensora del indígena pobre, cuando un grupo de indígenas fueron expulsados de sus casas por orden de un juez?. Se le habrá caído el corazón por el suelo al ver lo que pasa en nuestro país. También se le habrá caído el corazón por el suelo, al ver campesinos pobres que no tienen tierra, o que tienen muy poco, situados cerca de los grandes latifundios. Otros tienen que dejar sus tierras porque son intoxicados por venenos. Ellos tienen que ir a rebuscarse en las ciudades, pasando a vivir en los bañados, derritiéndose en casitas. Luego, tienen que volver a salir de estos lugares. En estos momentos está la construcción de la costanera, que se toma como un factor de progreso; sin embargo, otra vez, va a expulsar a mucha gente para ir a vivir en otro lugar”, lamentó.

La pobreza 

En otro momento, el P. Luna manifestó que actualmente se habla mucho del tema de la inseguridad, el robo y el asesinato, sin considerar que los mismos están relacionados con la situación de pobreza en que está sumido el país. “La raíz de la violencia está en la pobreza, el abandono, la falta de vivienda, escuela, la enfermedad, la falta de comida, la vestimenta. No habrá paz si no nos levantamos contra la pobreza”.

¿Qué pasó en Curuguaty?

Siguiendo con la lista de situaciones problemáticas, habló también del tema Curuguaty. “A la Virgen se le habrá caído también el corazón por el suelo, por lo que pasó en Curuguaty en junio de este año. Una tierra del Estado paraguayo de la que alguien se apropió. Aquí hermanos paraguayos se enfrentaron. Hasta ahora no se aclaró qué pasó allí. No se sabe si es que campesinos mataron a policías o, policías mataron a campesinos. O, si aparecieron francotiradores con armas pesadas. Esta situación descompone y separa a las familias paraguayas».
Políticos se pusieron de acuerdo para echar al gobierno legítimo
Para el P. Luna, el juicio político fue producto de un acuerdo entre los partidos políticos para destituir a un gobierno legítimo y así colocar a otro pero sin legitimidad social. “Luego, vino el juicio político que nos dividió más todavía. Dirigente y partidos políticos e pusieron de acuerdo para echar al gobierno legítimo y poner a otro que el pueblo no eligió. Nosotros lo católicos nos encontramos divididos ante el juicio político. Se descompuso la democracia”.
El papel del cristiano en la coyuntura actual 

Padre Alberto Luna.

El sacerdote instó a los cristianos a buscar la verdad y no adherirse a un sistema que carece de legitimidad, como es el gobierno de Franco. “Los católicos estamos llamados al compromiso con nuestro pueblo, en la búsqueda de la verdad. No debemos temer a la verdad. Más allá de las alianzas o vínculos con grupos o sectores políticos, económicos, debemos buscar la justicia, el diálogo maduro y honesto. Más allá de las posturas personales, la Iglesia debe buscar la verdad y la justicia. Si el cristianos va a tomar partido, lo debe hacer por el pobre. La política es una herramienta que necesitamos y además se debe usarlo bien. La democracia es buena y tenemos que promocionar en nuestro país. La soberanía es del pueblo , no del gobierno”, afirmó.
Algunos políticos llegan a Caacupé solamente para aparentar
«Ahora se están acercando las elecciones y ya hay cantidad de carteles fuera de tiempo. Queremos saber de dónde saldrá la plata para pagar todo eso. Hay políticos que nunca quisieron mirar al pobre, sin embargo recorren casa por casa. Ellos se ríen y mienten a la gente. Dicen que van a hacer muchas cosas pero en el fondo ellos saben bien que no lo harán. Nos quieren tener como ignorantes, se burlan de nosotros. Basta ya de los que nos quieren tener así! De nada les servirá ponerse frente a la Virgen, si total mañana otra vez van a robar y olvidarse de los pobres”, denunció el sacerdote.
Construir la patria nueva
El P. Luna también denunció la situación de los paraguayos y paraguayas que salen a buscar trabajo en otros países y que son como extranjeros en su propia tierra. Además, criticó el abuso que se hace con el medio ambiente a través de la deforestación, el envenenamiento de la tierra. “La tierra sufre y está con fiebre. Miremos dónde estamos viviendo y no hagamos enojar a los espíritus de la naturaleza, del agua, del bosque”.
El sacerdote hizo un llamado a los cristianos para construir una patria nueva. “Dejemos las cosas feas atrás. Nos acercamos a ese futuro donde el Estado va a servir al pobre, al indígena, y donde la gente no va a necesitar salir de su “valle” para ir a otro lugar.
Fue muy aplaudido
Luna recibió varias veces el aplauso del público ante sus fuertes posicionamientos, a diferencia de lo que fue la monótona homilía central del Mons. Giménez, quien a diferencia de años anteriores evitó realizar críticas políticas y se dedico a hablar de la familia, de la película 7 cajas y de artistas paraguayos.
La cúpula de la iglesia católica fue una de las primeras en apoyar y legitimar el golpe parlamentario de junio pasado. Esta posición abrió una división con sus bases, lo que posteriormente obligó a sus autoridades a pedir perdón por la injerencia en el juicio político.
Fuente: Paraguay Resiste.

Comentarios

Publicá tu comentario