El amor por la guitarra

Felipe Vallejos, uno de los pioneros del hevy metal y el punk en Paraguay, perdió su Gibson SG, que lo acompañaba desde 1986. “Mi guitarrra es parte de mí, de modo que me pertenece por motivos mucho más profundos y a la vez sencillos que la guita o el vulgar apego a una «cosa», nos dice.

felipe vallejosHace dos semanas, Felipe se encontró con la puerta de la cochera abierta. Le pareció extraño pero no le alarmó tanto al ver que en la casa las cosas estaban como él las había dejado. Mas en estos días se dispuso a buscar la guitarra para un ensayo y, zas, no la encontró por ningún lado. Debe ser difícil imaginarse tanto apego a algo, pero, y nos cuenta Felipe, su guitarra es un regalo de su padre, al ver éste que allá, a mediados de los 80, andaba su hijo “haciendo barullo”. De ese barullo metálico, saldría la primera banda de heavy metal en Paraguay: Rawhide, con Emilio Paredes, Santiago Bernal, Marcus Boeze…

Su Gibson SG “es toda una historia, toda una vida”, cuenta Felipe, muy consternado por la desaparición de uno de “sus grandes amores”. “Si la ven y la interrogan, ella solita les va a contar mil historias…”, sentencia Vallejos

Luego de Rawhide,  Felipe se sumó a Requiem. Más adelante a Ni los perros, esta banda de Kike Calabresse, con mucha performancia. Y cuando el mundo del hard rock recién amanecía en estos lares, Vallejos irrumpió en una banda de punk rock: Kaos. Actualmente es integrante de El Templo.

En todo este tiempo lo acompañó su Gibson SG, original.

“Me acompañó durante todos esos años de taladrar los aires con algunos riffs de heavy, punk y rock & roll, desde 1986 en adelante, desde que llegó a mis manos originalmente blanca de «cuna» hasta adquirir esa tonalidad amarillentuzca cubierta de blasfemas y feas calcomanías».

Así como avanzó en la música, también Vallejos le “hizo” mucho a la pluma, en suplementos culturales,  pero la frustración que ahora siente “es inmensa e indescriptible. No se imaginan el dolor que siento al tener que escribir esto”, cuenta.

Llevaron la Gibson con su estuche original Gibson (de la misma época de su guitarra) y todo lo que había adentro.

Si alguien sabe del paradero de la guitarra de Vallejos,  se puede comunicar con él al 0971347934

Seña, pelo y marca

Su guitarra tiene muchas particularidades.  Leamos cómo Vallejos la describe: “Aparte de las calcos, su color amarillento y rayaduras varias, tiene en el lugar del puente original un puente fijo con micro afinador que yo mismo le puse hace como mil años. Los pickups tampoco son los originales y en cambio usaba unos humbucker Seymour Duncan maravillosos. Las clavijas tampoco son las originales, excepto una, y que tiene otro tamaño (se ve eso). Mi nombre e iniciales están gravados en algunas partes atrás… ¿Qué más…?

Qué se yo, si la ven y la interrogan, ella solita les va a contar mil historias…”

 

Comentarios

Publicá tu comentario