La Fiscalía recusó al juez y frenó por segunda vez la audiencia del caso Lindston

La tercera no fue la vencida: se volvió a suspender ayer la audiencia de los 14 campesinos.

Fuente: Base Investigaciones Sociales

Los campesinos, entre ellos Sindulfo Aguero, están acusados de colaborar con el EPP en el secuestro de Luis Lindstron.

La audiencia se retomará luego de que un tribunal de Concepción decida si el juez Jorge Benítez sigue al frente o deberá ser otro magistrado quien termine la audiencia previa al juicio oral. Esto porque hoy los fiscales antisecuestro Sandra Quiñonez, Francisco Ayala y Federico Delfino pidieron apartar a Benítez supuestamente por pre-opinar o por ignorancia.

Campesinos, Linstron, juicio, acusados

El abogado Roque Orrego de Codehupy, defensor de 6 de los 14 campesinos acusados

Tras el pedido de los fiscales de retirar repentinamente 150 pruebas acusatorias ayer martes, la audiencia hoy miércoles retomó con normalidad. En la primera parte los abogados defensores de los campesinos acusados leyeron la lista de aquellas pruebas que no querían que se retiren de las acusaciones, porque según la defensa son la muestra de que existe persecución de pensamiento de parte de los fiscales y que éstos, al hacer sus allanamientos llevan lo que encuentran sin criterio.

En un segundo momento el juez Benítez dio la palabra a los fiscales para argumentar sobre sus acusaciones, mas a través de Delfino, los fiscales se limitaron a ratificar su acusación por escrito. Cuando le tocaba desmenuzar el tema de las pruebas a uno de los abogados defensores, los fiscales pidieron repentinamente volver al punto anterior. Ante esto el juez rechazó la intención de los fiscales y reafirmó que le tocaba en ese momento la palabra a los abogados de los acusados. En ese momento y a través de Francisco Ayala, los fiscales comunicaron al juez que pedirían que se le aparte al frente del proceso. Los argumentos fueron confusos, pero aparentemente fue porque el juez pre-opinó e incluso por ignorancia supina.

Desde ese momento el juez no tuvo más que suspender, por tercera vez consecutiva y por segunda vez por pedido de la Fiscalía, la audiencia preliminar. Ahora un Tribunal de Apelación de la ciudad de Concepción debe estudiar el informe que envíe el juez Benítez y, finalmente, decidir si éste sigue al frente del proceso o lo continúa otro juez. Hay tres días de plazo para que se defina esto, una vez que se envíen los informes.
Ante esta nueva suspensión, se calentaron los ánimos de los familiares de acusados presentes en la sala, que empezaron a llorar, gritar y abuchear generalizadamente a los fiscales, calificándoles de corruptos y cobardes, también señalando que se les paga el salario en vano. También gritaron “Justicia”, “Libertad” y otros pedidos hacia sus familiares. Los efectivos de la FOPE sacaron aparatosamente a los acusados la temperatura caldeada, y cuando los abogados defensores quisieron acercarse a sus defendidos, los policías los despejaron a empujones y aparentemente hasta patadas.

“El Ministerio Público sigue con sus chicanas, sin tener en cuenta que acá hay gente en huelga de hambre que su vida corre peligro. ¿Por qué hace esto el Ministerio Público? Porque no pudo manejar al juez como querían. Quisieron manejar al juez, provocar una revisión para presentar los argumentos que no lo hicieron en su escrito de acusación, que no tiene ni fundamento ni relato fáctico, y cuando el juez no le dio lugar y le dijo que ya había pasado ese momento procesal y que contestarían a nuestros incidentes, ellos les recusaron”, expresó el abogado defensor de 6 de los acusados, Roque Orrego.

Comentarios

Publicá tu comentario