La discriminación en el seno familiar predomina contra comunidad LGBTI

La mayor parte de las denuncias de discriminación por orientación sexual se debieron a casos registrados en la propia familia, revela un informe de la organización de defensa de los derechos de las lesbianas Aireana. 

Concentración de Aireana al costado del Panteón de los Héroes. Foto: Gentileza.

El grupo por los derechos de las lesbianas Aireana dio a conocer un informe que da cuenta de los resultados de los primeros 10 meses de funcionamiento del servicio Ro Hendu, un sistema de recepción de llamadas telefónicas de denuncia de discriminación contra las lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI).

El servicio comenzó a operar el 1 agosto de 2013 y hasta la fecha ha recibido más de 200 consultas a través de los medios habilitados como las líneas telefónicas y mensajes en las redes sociales.

 En el informe se destaca que los mayores índices de discriminación se registran en el seno de la propia familia, alcanzando un 38% de los casos denunciados. Las personas sobre todo jóvenes y adolescentes a diario sufren  de aislamiento, maltrato psicológico y físico por el solo hecho de hacer pública su orientación sexual, revela el informe.

La segunda denuncia más frecuente es el sufrimiento que causa en las personas la discriminación, o el sentirse despreciadas por su orientación sexual en la sociedad. El 37% de las personas acudieron al servicio en búsqueda de asesoría sicológica y apoyo emocional.

“Una señal positiva que nos demuestra cierto cambio en la mentalidad de la gente es que un 25% del total de las llamadas ha sido para pedir información por parte de instituciones (públicas, privadas) y personas sobre derechos LGTBI y no discriminación, incluyendo a familiares que desean tratar bien a sus hijos LGTBI”, rescata el documento.

Otro motivo de consulta importante fue el referente a la tenencia de las hijas e hijos de matrimonios heterosexuales anteriores.

En cuanto a la discriminación en lugares públicos (shopping, ómnibus, etc., incluyendo ámbito laboral), se destacó la escasez de denuncias, que según estima la organización puede deberse a la falta de confianza de la gente en el sistema de justicia, la ausencia de un mecanismo de denuncia (no hay ley contra la discriminación) y que la discriminación está naturalizada.

Por último, Aireana advierte que la falta de canales adecuados y suficientes para que los jóvenes puedan hablar de sus inquietudes, a lo que se suma la hostilidad del entorno,  puede derivar en situaciones extremas como suicidios

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.