La desigualdad aumentó pese al crecimiento económico, según experta

En Paraguay, el auge del crecimiento económico no sólo no redujo la pobreza, sino que inclusive se verificó un aumento de la desigualdad, de acuerdo al análisis presentado por Verónica Serafini en su artículo para la revista Economía y Sociedad del Centro de Análisis y Difusión de la Economía Paraguaya (CADEP).

 “El ingreso del quintil más rico de Asunción creció 22,9%, muy por encima del crecimiento del PIB que fue del 15,0%, y el ingreso del quintil más pobre –en pobreza extrema- solo lo hizo en 1,1%”, según datos de un informe PNUD/OIT del 2013 a los que se refiere la investigadora. Indica que los problemas de empleo que aquejan a la ciudadanía y la poca capacidad redistributiva del sistema tributario son los principales impedimentos para que la mayoría de la población pueda beneficiarse con la bonanza económica.

El índice de Gini, que mide la desigualdad en los ingresos de las personas dentro de un país, creció de 0,487 a 0,512, lo que indica que se ha profundizado la brecha entre los sectores sociales. En los sectores rurales y las áreas urbanas del departamento Central esta situación se agudiza, ya que allí el ingreso de las personas de los sectores más pobres disminuyó a pesar del crecimiento económico.  En la misma línea, la analista agrega que “mientras la pobreza total disminuyó apenas 0,4 puntos porcentuales, bajando de 35,1% a 34,7%, la pobreza extrema aumentó de 18,8% a 19,4%”.

Por otra parte, el crecimiento económico no ha creado la cantidad suficiente de empleos, “y los que crea son de mala calidad”, afirma Serafini. Los datos corroboran esta aseveración. El subempleo afecta al 20,6% de la Población Económicamente Activa ocupada, donde el 13,7% está dado por las personas asalariadas o en relación de dependencia (empleados y obreros públicos y privados) que trabajando más de 30 horas por semana no llegan a percibir el salario mínimo vigente. El restante 6,8% trabaja menos de 30 horas por semana pero desea trabajar más horas y está disponible para hacerlo.

La situación se agrava al contar el porcentaje de población que no goza de jubilación, agrega la analista. “EL Informe Nacional sobre Desarrollo Humano editado por OIT-PNUD con la colaboración de JICA presenta una situación preocupante: el empleo informal sin jubilación afecta al 81,3% de la población ocupada de 15 años y más”, describe.

Serafini concluye que sin medidas drásticas, será difícil salir de la situación en la que se sume la mayoría de la población. Con un Estado que no recauda de quienes se benefician con el crecimiento de la economía, y sin una modificación de la estructura productiva, no se logrará encaminar al país hacia un modelo de mayor inclusión, industrialización y absorción de mano de obra.

Fuente: CADEP

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.