La Cumbre Rio+20 y un llamado a la acción

Sobre la biotecnología y sus amenazas, a tratarse del 20 al 22 de junio de 2012 en la ciudad de Río de Janeiro, Brasil.

Imagen de la Cumbre a realizarse en junio de 2012.

Denuncia de actualidad y llamado a la reflexión y movilización. El Centro de Actividades del Sol de América, en el barrio Obrero de Asunción, estalló cuando Derrick Green, actual vocalista de Sepultura, entonó uno de los himnos de la banda brasileña: “Biotech is Godzilla”, la noche del sábado 12 de mayo pasado. A 20 años de este tema, cuyas letras fueron escritas por el músico estadounidense Jello Biafra, para el disco grabado por los brasileños “Chaos A.D.”, este grito adquiere preponderancia.

En unas semanas más se realizará en Río de Janeiro, Brasil, una nueva cumbre mundial, denominada Rio+20, en alusión al vigésimo aniversario de dicha reunión que reunió a gobernantes de todo el planeta, en un intento, vano hasta ahora, de revertir la calamitosa situación actual en que se ciernen varios ecosistemas en el mundo. La biotecnología y sus efectos en el planeta será un tema central.

La Cumbre de la Tierra Río+20 –llamada oficialmente Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable– se efectuará desde el 20 al 22 de junio de 2012 en la “Ciudad Maravillosa”. Este encuentro es un nuevo intento de Naciones Unidas en el comienzo de milenio para avanzar sobre el compromiso de los Estados y la comunidad mundial en los grandes cambios de este siglo XXI.

Diversas organizaciones sociales paraguayas, tanto del campo como de la ciudad, están preparando su presencia en la ciudad carioca, a fin de exponer la gravedad de la situación. La deforestación, la expansión de la soja transgénica y sus nefastos efectos sobre las comunidades y el ambiente, así como el desequilibrio climático originado por ello, son algunos de los ejes temáticos cuya transformación será impulsada por el movimiento popular paraguayo.
El presidente del Estado Plurinacional Boliviano, Evo Morales Ayma, sugirió, hace 2 años, formar un Tribunal de Justicia Internacional a fin de juzgar a quienes están atentando contra la Madre Tierra.

El líder de la Revolución Cubana, entonces presidente de la nación, Fidel Castro Ruz, había expresado en la Cumbre de 1992: “una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre”.

El revolucionario advertía además: “ahora tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo. Es necesario señalar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destrucción del medio ambiente. Ellas nacieron de las antiguas metrópolis coloniales y de políticas imperiales que, a su vez, engendraron el atraso y la pobreza que hoy azotan a la inmensa mayoría de la humanidad. Con solo el 20 por ciento de la población mundial, ellas consumen las dos terceras partes de los metales y las tres cuartas partes de la energía que se produce en el mundo. Han envenenado los mares y ríos, han contaminado el aire, han debilitado y perforado la capa de ozono, han saturado la atmósfera de gases que alteran las condiciones climáticas con efectos catastróficos que ya empezamos a padecer.

Los bosques desaparecen, los desiertos se extienden, miles de millones de toneladas de tierra fértil van a parar cada año al mar. Numerosas especies se extinguen. La presión poblacional y la pobreza conducen a esfuerzos desesperados para sobrevivir aun a costa de la naturaleza. No es posible culpar de esto a los países del tercer mundo, colonias ayer, naciones explotadas y saqueadas hoy por un orden económico mundial injusto.

La solución no puede ser impedir el desarrollo a los que más lo necesitan. Lo real es que todo lo que contribuya hoy al subdesarrollo y la pobreza constituye una violación flagrante de la ecología. Decenas de millones de hombres, mujeres y niños mueren cada año en el tercer mundo a consecuencia de esto, más que en cada una de las dos guerras mundiales. El intercambio desigual, el proteccionismo y la deuda externa agreden la ecología y propician la destrucción del medio ambiente”, describía Castro.

Entonces, como bien ya lo dijeran también los integrantes de Sepultura también en el mismo disco de 1993: “Refuse, resist”, es decir, “Rechaza, resiste”.

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.