La crisis del «macho paraguayo» es parte de una descomposición general

«La liberación de Lucía Sandoval es una victoria política que da ánimo para disputar el poder misógino», nos cuenta. Pero es una victoria a medias porque, por un lado, se da sin reparación de los años que estuvo en la cárcel, sin contacto con sus hijos, y por, el otro, se la libera ante la “duda”.  Es decir, ante la imposibilidad material de demostrarse su responsabilidad en la muerte de su marido.

-Cómo viviste el caso y cómo sentiste la determinación judicial.

Es una victoria política. No la ideal. No hay reparación. Tampoco sale inocente. Pero en el marco de un poder misógino como lo es el Poder Judicial, es una victoria política.

Además, el caso se volvió emblemático en la lucha por la igualdad. Por primera vez, que yo recuerde, hubo movilizaciones, tal vez no masivas, pero importantes. Tuvo una cobertura mediática importante. Implica un paso. Abre un camino de disputa para las mujeres, muchas arrinconadas en la violencia familiar. Ese es el mensaje, creo, más importante para las mujeres: «Ya no podemos ni debemos tolerar».

-Belén, hace poco, en un artículo, el arquitecto Boh sostenía que el “macho paraguayo” dispara violencia porque está en una crisis, una crisis de posesión-posición, de control. Como que su “antiguo” poder se destroza al no poder asumir el poder patriarcal antiguo.

Belén Cantero, con el cartel, y otros manifestantes durante las jornadas de protesta del 15 de agosto.

Belén Cantero, a la drecha con el cartel, y otros manifestantes durante las jornadas de protesta del 15 de agosto.

El “macho proveedor” está en crisis hace rato. De hecho, en nuestro país, hay mucha cultura de madres solteras.

-Por dónde viene esta especie de agresión y acoso generalizados

No creo que venga solo por una cuestión meramente actitudinal. Las condiciones materiales han cambiado profundamente. Está visto que en las crisis económicas las mujeres trabajan en lo que haya: limpieza, cocina, tienda, supermercados. En tiempos de crisis económicas sube el empleo femenino y cae el masculino. Son todos empleos precarios y en ellos se sufre violencia machista por parte de la estructura machista. Entonces, no es un síntoma de avance tampoco, pero puede dar pie a cambios. Pero no hay solo una dirección para esos cambios, por lo que la pelea contra el machismo está más vigente que nunca.

-Vos sentís que la “violencia masculina” está más exacerbada. Sentís más agresión en tu entorno o en los diversos entornos.

Sí, creo que está mucho más exacerbada en los ámbitos privados. Hay  una cantidad de fricción de roles al interior de la parejas y de las familias. Cambios de roles. Se interpela la masculinidad y puede dispararse violencias no solamente con la mujer si no con los hijos, los vecinos…

Comentarios

Publicá tu comentario

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: Las solicitudes de API se están retrasando para esta cuenta. No se recuperarán nuevas entradas.

Inicia sesión como administrador y mira la página de configuración de Instagram Feed para obtener más detalles.