La comunicación popular profundiza su duelo: anoche falleció Beto Centurión

Tras la muerte de Díaz Bordenave, la comunidad edu-comunicativa vuelve a perder a otro referente inigualable. Ayer murió quien fuera ex director de Radio Fe y Alegría y pionero de campañas de alfabetización a distancia, tras sufrir un accidente en su casa.

Beto es el más alto de la foto, de remera de ao po’i marrón y lentes. En esta imagen con el equipo radial de Fe y Alegría en sus épocas de director del medio.

En 72 horas la comunicación social y la educación popular paraguayas tuvieron dos grandes pérdidas, el pasado jueves 22 fallecía en Río de Janeiro Juan Díaz Bordenave, tras una breve enfermedad. Anoche nos enteramos de la trágica muerte de otro compañero.

Adalberto “Beto” Centurión (47) fue uno de los que inició la alfabetización radial en Paraguay junto con Verónica Vázquez, Esteban Ortega y otros/as comunicadores y comunicadoras. Una de las iniciativas más emblemáticas fue el programa de alfabetización para adultos Prebir.

Junto con Verónica Vázquez, Beto fue la voz oficial por largos años en la radio Fe y Alegría, en cuanto a emprendimientos de alfabetización y educación a distancia, principalmente en idioma guaraní, del cual eran grandes promotores.

El colega fue una de las personas que participó de la fundación y  construcción de la radio Fe y Alegría 1.300 AM. Además de la radiodifusión y la educación popular, su otro gran campo de acción fueron las organizaciones sociales de su propio barrio y las de origen campesino.

Beto era una persona excepcional, bondadosa, solidaria, comprometida con las causas de los sectores populares y más desamparados de nuestra sociedad. Acompañaba en procesos de estrategias de comunicación y radiodifusión de las organizaciones.

Quienes tuvieron la dicha de conocerlo, saben que fue un hombre que trasmitía bondad, optimismo y confianza, siempre alentando a las generaciones más jóvenes de comunicadores/as y activistas sociales.

Otra de las experiencias donde aportaba fue la Universidad Popular, iniciativa de formación social de referentes sociales, jóvenes y adultos, ubicada en el departamento de Canindeyú. Y cientos de otros espacios de sus ámbitos de acción.

Murió por una descarga eléctrica, mientras montaba un equipo de sonido en su casa, donde preparaba el escenario para una actividad a beneficio de una vecina de su barrio, San Isidro de Lambaré.

Sus restos están siendo velados en su domicilio, sobre las calles Marcelino Pérez y Acuña de Figueroa, del barrio mencionado. A las 15 hs de hoy domingo se partirá en caravana hasta el Parque Serenidad de Villa Elisa, donde a las 16 hs de hoy le decimos adiós, compañero, gracias, con tu recuerdo seguiremos construyendo una comunicación justa y solidaria, para una sociedad mejor.

Comentarios

Publicá tu comentario