La ciencia lo confirma: El glifosato produce malformaciones en embriones anfibios

Un reciente estudio publicado en una revista médica, revela que la exposición a niveles mínimos de glifosato causan severas alteraciones en el desarrollo de embriones anfibios. De esta manera se confirma el perjuicio que causa este agroquímico tanto para la flora, la fauna y los seres humanos.

La investigación fue realizada por el jefe del Laboratorio de Embriología Molecular de la UBA e investigador principal del Conicet, Andrés Carrasco en 2009. Un año después la revista estadounidense Chemical Research in Toxicology (Investigación Química en Toxicología) publicó la investigación de Carrasco.

El trabajo advierte en términos técnicos sobre las diversas malformaciones ocasionadas por el compuesto químico: microftalmia (ojos más pequeños de lo normal), microcefalia (cabezas pequeñas y deformadas), ciclopía (un sólo ojo, en el medio del rostro, malformación conocida en clínica médica), malformaciones craneofaciales (deformación de cartílagos faciales y craneales) y acortamiento del tronco embrionario. Y no descarta que, en etapas posteriores, se confirmen malformaciones cardíacas.

El agroquímico tiene la propiedad de instalarse por mucho tiempo en el ambiente y en su recorrido el glifosato es arrastrado por el viento y el agua. Se rocía (vía aérea o terrestre) sobre los campos. Lo único que crece en la tierra rociada es soja transgénica, el resto de los vegetales absorbe el veneno y muere en pocos días. La publicidad de las empresas clasifica al glifosato como inofensivo para al hombre.

Lea el informe completo en Pagina 12

Comentarios

Publicá tu comentario