La casa tomada por artistas

Una casona antigua del microcentro Asunceno, en estado de olvido y silencio, ganará vitalidad con formas, colores, texturas y  música. De esto se trata la muestra colectiva La Casa Abandonada, exposición realizada por 15 artistas. que se realizará este jueves 26 de junio a partir de las 19.00 hs hasta las 23.00.

Algunos de los artistas que tomaron la casa. Foto. Charita.

La idea inicial surgida de la artista urbana Priz Praz Pruz, fue bien acogida por otros colegas suyos. En total fueron quince exponentes que se sumaron con la idea de apropiarse por un día de este espacio. La muestra abarca diversas manifestaciones del arte, como la fotografía,  la ilustración e instalación. También se apreciarán obras en pintura, intervenciones, performance y música. Con su mirada particular cada arista, con su mirada particular desarrollará su propia temática.

Con esta actividad, los autores llegan hasta el público interesado sin tener como intermediarios a las galerías de arte. Según los organizadores de esta movida, la generación de espacios alternativos para exposiciones  es primordial para la difusión de artistas emergentes. Esto apunta a dar a esos nuevos valores el espacio que no tienen en galerías de arte tradicional, que por decir de alguna manera son ocupadas con obras de artistas reconocidos en el medio. El local de la La Casa Abandonada está ubicado sobre la calle Herrera entre entre EE UU y Tacuary. Las entradas tienen un costo de 10.000 Gs.

Las obras

Entre las creaciones de los diversos expositores, los asistentes verán el trabajo de Tasha López Moreira: Una lámpara hecha con envases vacíos de aerosoles y metales diversos.

Aldo Gulino suma su aporte con una escultura y trazos realizados con aerógrafo sobre lona.

Algunas de las obras que podrán de la casa tomada. Foto: Charita.

Sergio Buzo presenta su instalación en el muro hecha a mano con sus particulares nanoesculturas,  esténcil y dibujos. Sus esculturas son elaboradas con restos de piezas tecnológicas, como computadoras, celulares, etc. El propio artista señala que ha construido esas obras formando imágenes de indígenas locales de la pre-historia, combinándolas con la recreación de un futuro tecnológico post-apocalíptico.

 Andrés Velaztiquí, aporta a la muestra  escultura y objetos hechos de materiales diversos.

 Diego Saravia, exhibe su serie de fotografías denominadas El doble discurso. Estas consisten en alegorías encontradas fuera de un contexto tradicional, captadas bajo la mirada del fotógrafo.

 Marcela Dioverti, expone un cuadro llamado Rocío, reciente obra realizada a principios del mes de junio. Este consiste en 24 cuadritos hechos en técnica mixta. Juntos conforman la obra completa, el cuerpo desnudo de una mujer con cierto estilo cubista y que muestran líneas geométricas.

También estará Wendy Noe Ritter, quien expresa su sensibilidad artística a través de una instalación.

Jork Aveiro da rienda a su creatividad con otra instalación. Esta tiene como protagonista  a un maniquí, desplegando su vestuario en la alfombra roja. De esta manera alude a un contrasentido en el glamour y el vacío interior.

Otra intervención utilizando el arte la hace Hugo Cataldo, con una serie de juguetes, llamadas Artoon Exelso, intervenidas por el artista con pinturas de mostritos en acrílico. Creaciones realizadas entre los años 2008 y 2011.

Imágenes

Waldo Longo, dibujos, presenta un collage de creaciones nuevas y viejas en base a cómics, ilustraciones y stickers. Tiene como temática lo flickrs, porno, sangre, violencia, zombies, con un aire de ternura.

Regi Rivas, muestra su colección de stickers y bocetos de dibujos.

Gustavo (Gutti) Barrios, exhibe Cosa de la Mente. Esta obra está basada en un collage de ideas basadas en las tecnologías, redes sociales y la alienación a la que nos llevan estos adelantos. También mostrará al público El Supremo, retrato de Augusto Roa Bastos, realizado en formato de pintura digital.

Priz Praz Pruz, mostrará a los visitantes una serie de fotografías denominadas Kuña pete’i demonio. La creadora lo define como una “reflexión sobre la emancipación de la mujer paraguaya, dentro de una sociedad medieval y machista con internet, en pleno siglo XXI”. Además suma su participación a la instalación colectiva con Tasha López Moreira y Aldo Gulino El árbol de la vida y las mujeres que corren con los lobos,  en conjunto.

Teatro

El arte de la actuación también marcará su presencia en esta muestra. Manu Portillo personificará a  Juana la empleada, una trabajadora del servicio doméstico que vive entre al amor y desamor.  Juana está cegada por el amor imposible que siente hacia su patrón, mientras  por otro lado aborrece con recelo a su patrona. La performance es presentada por Ropero Producciones.

Juan estará acompañada por su amiga Florecita Rockera, una DJ venida directamente desde Colombia. Florecita es el nuevo personaje representado por Marlene Sautu. Haciendo gala de su destreza, la discjey estará  amenizando el espacio con ritmos latinos, especialmente de la década de los 90’s.

Comentarios

Publicá tu comentario